Buscan modificar la Ley de Paridad de Género en ámbitos políticos

«Estamos tratando de iguales a grupos que no son iguales»

La diputada nacional Mara Brawer presentó un proyecto para modificar la Ley de Paridad de Género en Ámbitos de Representación Política. A partir de una cláusula transitoria se quiere evidenciar que la paridad no será efectiva si se continúa entendiendo como iguales a dos grupos sociales con una larga historia de inequidad de condiciones.

En una nueva búsqueda por impulsar acciones afirmativas, la diputada nacional Mara Brawer (Frente de Todos) presentó un proyecto para modificar la Ley de Paridad de Género en Ámbitos de Representación Política. Éste propone agregar una cláusula transitoria que especifique que si una diputada o senadora abandona su cargo deberá ser sustituida por la siguiente mujer de la lista y, en caso de que sea un varón el que deje su banca, lo sustituirá el/la próximo/a candidato/a que lo preceda independientemente de su género. El proyecto intenta dejar en evidencia que la paridad no será efectiva si se continúa entendiendo como iguales a dos grupos sociales con una larga historia de inequidad de condiciones.

En nuestro país, si bien la Ley Sáenz Peña fue instituida en el año 1912, las mujeres debieron esperar hasta 1947, cuando se sancionó el sufragio femenino y las elecciones de 1951 fueron las primeras en que pudieron expresar su voto. En 1991 se instauró la Ley de Cupo Femenino, que permitió que -de un promedio entre 4% y 8% de mujeres en ambas Cámaras entre 1983 y 1991- se pasara al 30%. Sin embargo, esta normativa enfrentó obstáculos para su implementación y no fue suficiente para modificar la estructura política patriarcal reinante. Recién en el año 2017 se implementó Ley N° 27.412 de Paridad de Género en Ámbitos de Representación Política, aplicada por primera vez en las elecciones del año pasado. Ésta determina que las listas deben estar conformadas por 50% de candidatos/as de cada género intercalados/as y, en caso de que alguno/a abandone su cargo, será reemplazado/a por el candidato del mismo género que le siga en la lista. Pero, como quienes detentan el poder pocas veces quieren cederlo, la paridad no llegó a ser tan pareja.

“Se supone que debían entrar una mujer y un varón de forma intercalada, pero eso no fue así porque el 83% de las listas de las elecciones fueron encabezadas por varones. Es decir que -aún con la ley de paridad- entraron muchos más varones y se fueron más varones a ocupar un cargo de mayor relevancia, que a su vez fueron reemplazados por varones. Esto provocó que asuman algunos candidatos que estaban en lugares de la lista más bajos que sus compañeras mujeres. Estamos tratando de iguales a grupos que no son iguales”, sostuvo la diputada nacional en diálogo con El Grito del Sur.

Mara Brawer (Frente de Todos)

En el año 2019 ingresaron a la Cámara Baja 78 diputados frente a 52 diputadas y, a su vez, el 70% de quienes abandonaron sus bancas para asumir otros cargos fueron hombres y sólo el 30% mujeres. Por lo tanto, actualmente la Cámara de Senadores -conformada por funcionarios/as electos en el 2017 y el 2019- cuenta con un 39% de legisladoras, mientras que en la Cámara de Diputados este porcentaje asciende a 42%, “por lo que la lógica de los reemplazos por género de la Ley N° 27.412 no aporta al ideal paritario del 50/50, sencillamente porque no estamos en un contexto paritario”, se explica en los fundamentos de la ley. La disparidad de género y la subrepresentación aplica en todos los ámbitos: por ejemplo, apenas 4 de los 16 Centros Científicos Tecnológicos que tiene el Conicet a nivel nacional son dirigidos por mujeres y, aunque hay paridad de género en la planta docente, sólo hay 5 rectoras en las 55 universidades públicas nacionales.

Mara Brawer explica: “El poder en la política es un poder masculino, hay muchos más ministros, funcionarios y jueces varones. Lo mismo pasa en el sindicalismo y en muchas profesiones feminizadas en sus bases con representaciones masculinas. Por eso, teniendo en cuenta que hubo un montón de años donde tuvimos una representación minoritaria, propongo establecer una cláusula transitoria hasta que la sociedad sea más igualitaria y recién ahí que se aplique realmente la paridad. El plazo sería hasta el 2051, que es cuando se cumplen cien años de la primera votación donde participaron las mujeres. Es una fecha simbólica, pero también implica un homenaje a aquellas argentinas que durante siglos lucharon por los derechos de las mujeres”. “Los varones tienen que entender que una sociedad equitativa es una sociedad con justicia social y es una sociedad mejor también para ellos en todos los ámbitos de la vida”, concluyó.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

¿Se posterga el 35º Encuentro en San Luis?