"Estamos cansades de que se nos mueran pibes en situación de calle"

Encontraron muerto a un pibe de 16 años en situación de calle

Agustín tenía 16 años y vivía en la calle, escapando del acoso policial por parte de efectivos de la Comisaría 48 de Lugano, según denunció la Gremial de Abogados. Fue encontrado muerto este domingo, mientras dormía en una ranchada del Microcentro. "Hacemos responsable al Gobierno de la Ciudad de esta situación, exigimos que se ponga en marcha seriamente un circuito de asistencia territorial a lxs pibxs en situación de calle", dijeron los trabajadores del CAINA.

Agustín Lara, un pibe de 16 años en situación de calle, fue encontrado muerto este domingo mientras dormía en una ranchada del Microcentro porteño. De acuerdo a las fuentes consultadas por El Grito del Sur, Agustín había quedado en calle como consecuencia del acoso policial que sufría por parte de la Policía de la Comisaría Nro 48 de Villa Lugano, barrio del que tuvo que irse amenazado por «las bandas que siempre operan a la sombra de la policía», de acuerdo a un comunicado de la Gremial de Abogados, que había interpuesto un habeas corpus preventivo para resguardar al menor desde mediados de marzo.

El Colectivo de Trabajadores del Caina, el último dispositivo de emergencia porteño por el que pasó Agustín, lo despidió hoy con un comunicado en que responsabiliza al Gobierno de la Ciudad por la muerte y en el que exigen «que se ponga en marcha seriamente un circuito de asistencia territorial a lxs pibxs en situación de calle».

Según los trabajadores y las trabajadoras del dispositivo, se intentó hasta último momento buscar una salida que sacara a Agustín de la calle y de la violencia que lo perseguía. «Entendiendo los motivos que expulsaron a Agustín de su comunidad, el amedrentamiento que estaba padeciendo en su barrio, elaboramos una estrategia acorde, dando aviso al CDNNYA a los fines de implementar de manera urgente una medida de protección, y gestionarle una vacante en un hogar, para, precisamente, correrlo del contexto de calle. Esta estrategia fue acordada con las partes intervinientes que se encontraban ya acompañándolo», aclararon.

 

«Estamos cansadxs que se nos mueran pibxs en la calle. Lo repetiremos hasta que nos escuchen, las políticas públicas que el Gobierno de la Ciudad ofrece a nuestrxs pibxs son insuficientes, los dispositivos de atención y asistencia existentes se encuentran en situaciones de deterioro muy graves, la falta de respuesta integral desde el Estado a la vulneración de los derechos de nuestrxs pibxs lamentablemente culmina nuevamente en tragedia», dijeron desde el CAINA, en un comunicado que también firman los trabajadores y las trabajadores de Puentes Escolares.

«Hoy lloramos a otro pibe más, hoy nos toca despedir a Agustín. Hacemos responsable al Gobierno de la Ciudad de esta situación, exigimos que se ponga en marcha seriamente un circuito de asistencia territorial a lxs pibxs en situación de calle que pueda garantizar el acceso a dispositivos acordes a la situación, a las necesidades y derechos de cada pibx, garantizando a su vez las condiciones de salud en esta terrible crisis sanitaria en el contexto de expansión del virus COVID-19. Los derechos no pueden esperar al paso de la pandemia, las vidas de nuestrxs pibxs tampoco», concluyeron.

De acuerdo al último censo de las organizaciones sociales, hay más de 800 menores en situación de calle sólo en la Ciudad de Buenos Aires, un número muy por encima del que reconocen las autoridades del Gobierno porteño.