Lanzan campaña nacional

Organizaciones del Frente de Todos vuelven a la carga por Vicentin

A pesar de que el Gobierno reconoció que "la expropiación es el último recurso", organizaciones populares e intelectuales ligados al Frente de Todos insisten con la intervención y el control estatal de Vicentin para recuperar la senda de la soberanía alimentaria. Hoy se inicia una campaña nacional de difusión en todo el país.

Debido a las fuertes presiones del gran empresariado junto al macrismo más duro, de un fallo judicial adverso vociferado por los grandes medios y de ciertas desavenencias políticas al interior del oficialismo, el presidente Alberto Fernández se echó en principio atrás con el envío de un proyecto al Congreso para avanzar con la expropiación de Vicentin. «Hoy la expropiación es el último recurso», reconocieron desde el Gobierno el pasado fin de semana. A pesar del retroceso oficial, diferentes sectores dentro del Frente de Todos insisten con la intervención y el control estatal de la compañía cerealera para discutir de otra forma la soberanía alimentaria en nuestro país. En ese marco, organizaciones sociales y políticas lanzan este miércoles una «campaña nacional de debate público y difusión» con eje central en las oficinas porteñas de Vicentin, ubicadas en la calle Luis Sáenz Peña 1074.

Esta primera jornada -impulsada por el Movimiento Evita, Somos Barrios de Pie y la CCC- tiene como objetivo apoyar la «decisión política» del Presidente y «avanzar en el control de los precios de los alimentos que cada día consumimos, recuperando la senda de nuestra Soberanía Alimentaria». Por eso entregarán una carta solicitando la participación de la agricultura familiar, las cooperativas de producción y la generación de un millón de chacras. «El control estatal de Vicentin es la única manera de salvar a la empresa y a los puestos de trabajo de la destrucción en manos del capital financiero. Una conducción pública de Vicentin, con eje en la Soberanía Alimentaria, permitirá recuperar la capacidad del pueblo argentino para asegurar el abastecimiento interno de aceites y harinas a precios razonables con equilibrio económico, social y financiero», aseguran.

En paralelo, el Foro Nacional por un Programa Agrario, Soberano y Popular realiza hoy acciones solidarias bajo una consigna similar y donarán miles de kilos de alimentos para la realización de ollas populares en distintos puntos del país. Estas medidas de visibilización cuentan con el respaldo del Movimiento Nacional de Empresas Recuperadas y la Federación de Trabajadores Aceiteros, entre otros sectores interesados en el control social y estatal de la compañía que permita garantizar los salarios y los puestos de trabajo.

Trescientos referentes políticos e intelectuales del campo popular, encabezados por Claudio Lozano, Julio Gambina, Cristina Caamaño y Alejandro Bercovich, también sostuvieron ayer la necesidad de multiplicar el apoyo a la intervención de Vicentin. «Urge poner en movimiento una gran campaña popular de esclarecimiento contra los engaños que se intentan instalar en la opinión pública. Es falso que Vicentin sea una empresa privada que desarrollaba sus actividades normalmente hasta que llegó un Estado invasor para expropiarla. Lo cierto es todo lo contrario. Quebró y no paga y muchas denuncias de contrabando, triangulación, evasión impositiva, empresas off shore evidencian una operatoria delictiva», explican.

Este grupo planteó que «la intervención urgente de Vicentin resulta preventiva y habilita la posibilidad de discutir el modelo agrario para pensar en términos de soberanía alimentaria. Los firmantes nos comprometemos en una campaña que estimule el debate público y la movilización social. Es el paso inicial para intervenir en la discusión del modelo productivo y de desarrollo a favor de la mayoría social empobrecida».

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

«Los que cacerolean ahora se hubiesen preocupado antes, cuando despidieron compañeros»