La iniciativa fue presentada por el Frente de Todos

Buscan declarar la emergencia habitacional travesti trans en CABA

Esta semana las legisladoras porteñas Ofelia Fernández, Victoria Montenegro y Lorena Pokoik presentaron un proyecto de ley para declarar la emergencia habitacional travesti-trans en la Ciudad. Mientras la pandemia acentúa las desigualdades, el 4% del colectivo sigue en situación de calle.

En la ciudad más rica del país, apenas el 5,9 % de las personas travesti trans tiene una vivienda propia y un 4% vive en situación de calle. El reclamo por la vivienda digna no es nuevo pero ahora se le suma que, como un porcentaje muy importante son trabajadoras sexuales, desde que se decretó la cuarentena no están teniendo ingresos. A la dificultad para acceder al alimento y los elementos básicos de higiene, se le sumó el aumento en alquileres de pensiones u hoteles, cuyos dueños suelen aprovecharse de la informalidad del contrato. Este contexto expone a cada vez más travestis y trans a la posibilidad de quedar en situación de calle.

Si bien el Estado Nacional está tomando medidas para contener la situación -tanto desde el Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad como del Ministerio de Desarrollo Social se abrió una inscripción masiva al programa Proyectar Trabajo y muchas se convirtieron en beneficiarias de la IFE-, en la Ciudad de Buenos Aires el Gobierno porteño aún restringe el acceso al subsidio habitacional, que de todas maneras representa un monto bajo para cubrir las necesidades básicas. Por eso, esta semana las legisladoras porteñas Ofelia Fernández, Victoria Montenegro y Lorena Pokoik presentaron un proyecto de ley para declarar la emergencia habitacional travesti trans en CABA, el cual exige que se le permita a toda persona TT que lo solicite cobrar el subsidio habitacional a corto plazo.

“Estamos atravesando uno de los momentos más difíciles para el movimiento travesti: la pandemia puso en evidencia cuáles son los sectores más vulnerables. Nuestro colectivo siempre vivió en un aislamiento, pero ahora nos dimos cuenta de la verdadera situación de nuestras compañeras que no podían salir a la calle a trabajar, ya que el único recurso que tenemos es la prostitución”, contó a El Grito del Sur Marcela Tobaldi, presidenta de la Asociación Civil La Rosa Naranja. “El Gobierno de la Ciudad nunca ha tenido políticas públicas con perspectiva de género y muchísimo menos quieren trabajar para ayudar a los pobres. Son una élite y tienen mucha gente trabajando para ellos sin conciencia de clase. Desde el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat han rechazado a casi todas las compañeras que exigen el subsidio porque les dicen que no están en situación de calle e incluso muchas veces quienes sí están tampoco acceden”.

Según el informe “La Revolución de las Mariposas. A 10 años de la Gesta del Nombre Propio”, realizado por  la Secretaría Letrada en Género y Diversidad Sexual (SLGyDS) del Ministerio Público de la Defensa de la Ciudad, el 65,1% de las personas travestis y trans de CABA viven en hoteles, habitaciones alquiladas o casas prestadas. Asimismo, comparado con las cifras de 2005, la posibilidad de tener una vivienda propia bajó del 8,8% al 5,9% y la posibilidad de acceder al alquiler de una vivienda única se redujo del 26.3% al 22.5%. A esto se agrega que en la metrópolis porteña sólo el 9% del colectivo accede al trabajo formal.

El reclamo excede la coyuntura y data de varios años atrás. En el año 2018, la Secretaría junto con organizaciones de la sociedad civil, presentó el primer amparo colectivo en materia de acceso a la vivienda digna para el colectivo travesti/trans. A pesar del éxito de la estrategia colectiva en primera instancia, las presentaciones comenzaron a ser apeladas por el GCABA y confirmadas por la Cámara de Apelaciones, quedando como opción la recusación y la espera de resolución por el Tribunal Superior de Justicia. Los argumentos esgrimidos para apelar el amparo colectivo, dan cuenta de la falta de perspectiva de género y la especificidad de la vulneración de derechos de la población travesti y trans.

“Las compañeras están pasando una situación terrible y quienes tendrían que tomar cartas en el asunto no lo hacen», contó a este medio Marlene Wayar, de Futuro Trans. «Les exigen a las compañeras que estén en situación de calle porque las quieren ver tiradas y en los hoteles; si no las desalojan les cortan el gas, el agua o la luz».

Wayar señala la vulneración de derechos y critica el accionar del Gobierno de la Ciudad. «Lo único que ofrecen son los paradores y el subsidio sigue siendo insuficiente, ya que a una persona trans le cobran tres veces más que a una persona cis, que ya es mucho”, explica y agrega que otro de los grandes problemas de esta población es no estar bancarizadas ni tener acceso a la alfabetización digital.

Desde la Legislatura, Ofelia Fernández sumó: “hoy la situación es dramática, y si de algún modo se está conteniendo es con recursos nacionales y la labor de las organizaciones sociales y comunitarias. El Gobierno de la Ciudad está restringiendo cada vez más el único subsidio que estaba otorgando, el subsidio habitacional. Que, vale aclarar, no alcanza para pagar lo que hoy cuestan las habitaciones de hoteles”.

“Nosotras podemos buscar soluciones alternativas, pero necesitamos que los responsables se hagan cargo. Los legisladores y las legisladoras de la Ciudad no pueden negarse a tener una discusión ni a que un proyecto presentado por una legisladora llegue al recinto. El oficialismo ha cambiado la estrategia, si Macri era el rey del veto Larreta no quiere asumir esa responsabilidad y lo que hace es que no se lleguen a discutir o aprobar los proyectos de ley para no tener que vetarlos”, finaliza Wayar.