Gabriela Piovano

«La inmunidad de rebaño significa casi dos millones de contagiados en la Ciudad»

La reconocida infectóloga del Hospital Muñiz habló con El Grito del Sur sobre la situación sanitaria, el discurso anti-cuarentena y la posibilidad de un colapso. "Si se llega a una curva de 10 mil casos de COVID-19 por día, no hay ningún sistema sanitario que pueda resistir", advierte.

Gabriela Piovano es una reconocida infectóloga del Hospital Muñiz, institución de referencia a nivel nacional en lo que respecta al tratamiento de enfermedades de este tipo. Con la llegada del Coronavirus, Piovano cuestionó en diferentes programas televisivos a periodistas y políticos anti-cuarentena e inclusive protagonizó un cruce mediático con el economista liberal Javier Milei.

A lo largo de los últimos años, Piovano se ha opuesto a diferentes medidas de ajuste en la salud pública impulsadas por la administración de Horacio Rodríguez Larreta. Cabe destacar que, apenas dos años atrás, el Jefe de Gobierno quiso construir en los terrenos del Muñiz el proyecto denominado «5×1», por el cual se pretendía el cierre de cuatro hospitales públicos para construir allí el Complejo Hospitalario Sur. En diálogo con El Grito del Sur, Gabriela Piovano habló sobre la situación del COVID-19 en el AMBA, la disputa discursiva entre sanitaristas y militantes anti-cuarentena, la proximidad de una vacuna y el escenario sanitario en las próximas semanas.

¿Cómo analizás la evolución de los casos de COVID-19 en el AMBA?

La verdad es que esperábamos, cuando se cerró la circulación, un efecto de disminución en el número de casos. Eso no fue así. Lo que sí quedó claro fue que, respecto a la proyección, es mucho menor porque ésta nos daba por encima de los 20 mil casos y hoy estamos en 6 mil y pico. La estrategia de abrir y cerrar permitiría entonces lograr una curva más amesetada, y eso va a depender de la adhesión social a la cuarentena y de la conducta que tengan los individuos.

¿Cuál es la situación del sistema sanitario en la Ciudad? ¿Es suficiente con apelar a la responsabilidad ciudadana?

El sistema sanitario está muy al borde, más allá de que en la prensa los que manejan la cuestión no van a decirlo. Si vos llegás a una curva de 10 mil casos por día, no hay ningún sistema de salud que pueda resistir. Acá ha jugado la política diciendo que el Gobierno de la Provincia es malo porque no deja abrir, pero la realidad es que mucha gente de la Provincia se contagió en la Ciudad. Y nadie le pega a Larreta: evidentemente hay un pacto para eso. Creo que está bien apelar a la responsabilidad social. Un análisis posible es que ha habido rebrotes de 200 o 300 casos en varias provincias solamente porque una persona que estaba contagiada organizó o participó de una reunión social. Imaginate si en todo este tiempo nadie respetaba la cuarentena, hubiese sido un caos. Yo creo que hay responsabilidad en la mayoría de nosotros. Sin embargo, también existe un grupo que trabaja inclusive para que haya más contagios. Lo que me parece un contrasentido es apelar a la conciencia individual y después permitir que la gente marche o que salga a correr en Palermo. Allí se produce la transmisión del virus.

A partir de las últimas medidas, ¿el discurso de los sanitaristas perdió fuerza con respecto al de algunos economistas y los políticos anti-cuarentena?

Lógico. Inclusive algunos sanitaristas hablan de la inmunidad de rebaño, eso significa un 60% de infectados. Entonces, si en la Ciudad de Buenos Aires tenés 3 millones de habitantes, estamos hablando de casi 2 millones de contagiados. Es decir, 10 o 20 mil personas que van a necesitar cama de internación. Y mil o dos mil que se van a morir. Si esto se provoca en un mes, el sistema va a colapsar. Por eso es importante dilatar los tiempos de contagio hasta que llegue una vacuna, una medicación o un anti-viral.

¿Cuál es tu opinión respecto a la posibilidad de tener en el corto o mediano plazo una vacuna a disposición de la ciudadanía?

El problema de las vacunas es que no van a estar a disposición en lo inmediato, pero obviamente va a haber una solución a esto. En principio, se trata de realizar pruebas para saber si las vacunas tienen algún efecto dañino sobre las personas y si los anticuerpos resultan protectores. Pero no alcanza con probarlo en pocos casos, si yo lo aplico en un millón de personas no sé si va a tener el mismo efecto esperado. Por eso necesitamos que la vacuna, cuando esté, se empiece a aplicar en forma masiva. Yo pienso que para fin de año va a haber algún avance en ese sentido.

¿Qué escenario sanitario te imaginás en las próximas dos semanas?

Si hacemos la proyección de lo que está pasando hoy, el escenario no es muy alentador. Desgraciadamente, también hay que decir que cuando fallecen 100 personas se produce la liberación de camas de terapia. Quizás eso nos salve un poco del colapso sanitario. Si no tomamos una conciencia realmente acertada en el respeto a las normas, la situación va a estar muy complicada. La gente tiene que saber que hicimos las cosas muy bien y que obviamente hay muchos intereses que quieren arruinar esto. Fuera de eso, tenemos que estar orgullosos de lo que conseguimos hasta acá.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Los hospitales porteños se preparan para las «semanas más duras»