Críticas por las obras de IRSA en el playón de Caballito

Negocios inmobiliarios: las tareas esenciales de Larreta

Representantes de la Junta Comunal Nº 6 y el Consejo Consultivo presentaron un amparo judicial frente a la reanudación de las obras en el playón de Caballito en plena pandemia por parte de IRSA Propiedad Comerciales SA. Denuncian irregularidades, falta de permisos y papeles, y un alto riesgo de contaminación en la zona.

La Ciudad de Buenos Aires volvió a principios de este mes a la fase 1 de la cuarentena debido al enorme pico de contagios en el AMBA. Se redefinieron entonces las tareas esenciales que iban a contar con la habilitación correspondiente y, para sorpresa de muchos vecinos y vecinas del barrio de Caballito, IRSA Propiedades Comerciales SA. contaría con el aval para iniciar un plan de obras que no sólo viola el aislamiento, sino que además es rechazado por numerosas organizaciones, colectivos y entidades barriales. «Nos resulta al menos curioso que esta empresa pueda trabajar en el contexto de fase 1 de la cuarentena en la Ciudad de Buenos Aires cuando todas las obras están prohibidas y las únicas que se pueden habilitar son aquellas que tienen peligro de derrumbe o que puedan generar algún riesgo inminente, lo cual no es el caso porque esta obra arrancó hace apenas unas semanas», señaló Osvaldo Balossi, comunero del Frente de Todos, en diálogo con El Grito del Sur.

En este sentido, representantes del Consejo Consultivo de la Comuna 6 y comuneres del Frente de Todos presentaron este miércoles un amparo en el que denuncian que la obra no cuenta con un certificado ambiental válido, y además, al ser un terreno contaminado por su actividad ferroviaria y un depósito de automóviles, contenedores de telas, entre otros elementos, realizar cualquier tipo de excavación traería una contaminación del suelo que podría quedar suspendida en el aire afectando la salud de los vecinos y las vecinas de Caballito. La medida judicial fue patrocinada por la abogada Nadia Mileva Solodkow y lleva la firma de les comuneres Osvaldo Balossi y Agustina Quinteros, la presidenta de la Asociación Civil y Vecinal S.O.S Caballito por una mejor calidad de vida, Stella Maris Díaz, y cuatro miembros del Consejo Consultivo: Martín Andrés Iommi, Rodolfo Enrique Diringuer, Marcos César Galasso y Rubén Kavanagh.

«El permiso de obra que tiene es irregular, faltan papeles del proceso para el permiso de la obra y no hay estudio de impacto ambiental, cosa muy importante en obras de gran envergadura como ésta -enumera Balossi-. Pero además hay informes sobre los niveles de contaminación de la tierra donde está excavando esta empresa que dicen que la tierra está contaminada, por lo que excavar naturalmente generaría contaminación que se esparce por el aire en todo el barrio». «Lo más llamativo es que hayan trabajado un día como el 9 de julio cuando está prohibido por ley trabajar los días feriados», suma.

«La construcción en esos terrenos está generando varios efectos contra los derechos de los ciudadanos y las ciudadanas de Caballito y de la Ciudad», denuncia el comunero del Frente de Todos y titular del Área de Participación Vecinal de la Comuna 6. Cabe recordar además que en el predio en cuestión, donde IRSA viene realizando las obras planificadas para la construcción de un nuevo shopping en el barrio, los vecinos y las vecinas piden que se construya un parque, entre otras cosas. «Caballito no necesita más torres, no necesita más cemento, necesita que el Gobierno de la Ciudad ponga como prioridad la construcción de nuevos parques que ayuden a aumentar la cantidad de espacios verdes por habitante, que en Caballito está muy por debajo de la media», plantea.

«Lo que nosotros vemos acá es una complicidad de alguna manera con el Gobierno de la Ciudad. Y, por otro lado, nos enteramos también que el jefe de Gabinete, Felipe Miguel, dijo que esta obra estaba consensuada y que se había informado al Consejo Consultivo y los vecinos del barrio, lo cual es mentira», advierte Balossi al tiempo que aclara que toda la información que tienen les habitantes de Caballito fue provista por les comuneres no oficialistas.

«Siempre sospechamos sobre cómo IRSA se hizo de la propiedad. Hay serias dudas de irregularidad sobre cómo se adquirió, pero eso vamos a seguir trabajándolo en el mediano plazo para demostrar que IRSA hizo una ocupación ilegal o compró de manera fraudulenta los terrenos», concluyó.