Otro crimen de odio

Horror: prendieron fuego y asesinaron a una persona en situación de calle

El crimen de odio se produjo este sábado, cerca de la medianoche, en el barrio de Constitución. El estado de descomposición del cuerpo de la víctima impide hasta ahora determinar su género. Hay registros de cámaras de seguridad que podrían dar indicios sobre el autor. Las organizaciones sociales denunciaron abandono del Gobierno porteño hacia las personas sin techo en la Ciudad.

Una persona en situación de calle fue brutalmente asesinada este sábado en el barrio de Constitución. El autor del crimen, cuya identidad por ahora se desconoce, se acercó pasadas las once de la noche hasta una de las ranchadas bajo la Autopista 25 de Mayo, a la altura de la calle Virrey Cevallos, y la prendió fuego. Efectivos de la Comisaría Vecinal 1C, ubicada a menos de 300 metros del lugar, encontraron más tarde, entre los restos, un cuerpo quemado, que permanece como NN. Según confiaron a El Grito del Sur fuentes cercanas a la causa, habrá que esperar los resultados de la autopsia para determinar si la víctima era hombre o mujer; vecinos de la zona señalaron que en la ranchada quemada vivía una pareja joven. Las organizaciones sociales de la Asamblea por los Derechos de las Personas en Situación de Calle (APSC) repudiaron el asesinato, al que calificaron como “crimen de odio”, y responsabilizaron al Gobierno de la Ciudad por la sucesión de muertes en los últimos años, “consecuencia del abandono, la desidia, la falta de respuestas y de políticas públicas” para los sin techo.

La Fiscalía en lo Criminal Correccional Nº 52 investiga el caso como “muerte dudosa” y, según pudo averiguar este medio, tiene en su poder la filmación de una cámara de seguridad de la Autopista en la que se ve a un hombre de campera azul y ropa deportiva, sobre la ranchada, a la hora exacta del incendio. Es la pista más firme hasta ahora.

Según la versión policial, un vecino que pasaba en coche por el lugar “alertó” sobre el incendio a los efectivos de la Comisaría 1C, que al llegar al lugar procedieron a apagar el fuego con la ayuda de bomberos. Más tarde encontraron el cuerpo quemado entre los restos. El grado de descomposición, aparentemente, impidió identificar el género de la persona. Los vecinos de la zona aseguran que en el lugar paraba una pareja joven.

Lo que llama la atención de la versión policial es que la Comisaría se haya enterado por un tercero del fuego, teniendo en cuenta que se encuentra a unas pocas cuadras del lugar, en pleno corazón de Constitución, una zona que además es patrullada constantemente.

“Estamos consternadxs, llenxs de bronca y dolor”, dijeron las organizaciones de la APSC en un comunicado difundido esta noche. “Cuestionamos todos los discursos fascistas que instalan que quienes están en situación de calle son los criminales por “elegir” esta situación. Criminales son las consecuencias de gobiernos que llevan adelante políticas de hambre y muerte que dejan a miles de personas en situación de calle y aquellxs que realizan este tipo de atrocidades por intolerancia y fascismo. Sumado a la tremenda situación de verse obligadxs a vivir en la calle en plena pandemia, el discurso permanente de criminalización de la pobreza, de odio, xenofobia, transfobia y racismo indudablemente reproducido desde las esferas gubernamentales y desde los medios de comunicación alienta conductas violentas como la que estamos denunciando”, denunciaron.

El uso del fuego como arma para matar a una persona sin techo vincula el caso con el brutal ataque que sufrieron dos varones en situación de calle en mayo del año pasado, bajo el puente de General Paz y Avenida Alberdi, en Mataderos. Los agresores bajaron de un coche y prendieron fuego la ranchada, y además, se filmaron y subieron el video a las redes sociales.

La del sábado no fue la primera muerte de una persona en calle este año en la Ciudad. En lo que va del 2020, las organizaciones sociales ya contaron cinco. «El 30 de mayo murió Agustín Lara, de 16 años, al caérsele encima un pedazo de mampostería mientras dormía en la calle. El 7 de junio fue Leonardo Macrino, quien sufría un padecimiento mental y fue desalojado enfermo de un hotel del barrio de Montserrat, y amaneció muerto sobre la vereda en la esquina de Luis Sáenz Peña y Chile. A los pocos días fue a Sergio a quien sus compañeros de ranchada encontraron sin vida, tenía 63 años y dormía en la esquina de México y Sánchez de Loria. El 27 de junio fue Dimitri, un señor de origen serbio que paraba en Av. Caseros y Lavardén, en el barrio de Parque Patricios; fue trasladado por una ambulancia del SAME que llamaron sus vecinxs y falleció a las pocas horas en el Hospital Penna. El 3 de julio, Bernardo “Tuly” Micieli, de 66 años, fue desalojado en plena pandemia del terreno ubicado en Melián y Vilela en el barrio de Saavedra, donde vivía, con lo que quedó en situación de calle y perdió su vida», alertaron.

«Exigimos el esclarecimiento del asesinato del compañerx prendidx fuego, y convocamos a instituciones gubernamentales de exigibilidad de derechos, organismos de derechos humanos, organizaciones sociales, comunitarias y a toda persona que se sienta interpelada por esta situación, a acompañarnos para condenar tan aberrante hecho, pedir el esclarecimiento total del caso y, primordialmente, para defender la condición humana contra cualquier acto criminal u ofensa que viole su dignidad», concluyeron.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Exigen que la Ciudad implemente una ayuda social de emergencia para les migrantes