Avanzan las políticas para la disminución de la violencia de género

Se presentó el Plan Nacional de Acción contra las violencias de género

A través de un acto realizado en la Casa Rosada esta mañana, se dio a conocer el Plan Nacional de Acción contra las violencias por motivos de género 2020-2022. Elizabeth Gómez Alcorta, Alberto Fernández y Dora Barrancos fueron les responsables de encabezar la conferencia.

Con la presencia del presidente Alberto Fernández y la asesora ad honorem Dora Barrancos, la ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad Elizabeth Gómez Alcorta encabezó la presentación del Plan Nacional de Acción contra las violencias por motivos de género 2020-2022. Durante la conferencia que se realizó en la Casa Rosada, les tres disertantes aclararon los principales lineamientos e implicancias del mismo, que responde a exigencias nacionales e internacionales. Destacando el carácter federal e interministerial, Gómez Alcorta aseguró que para diseñarlo se tomaron en cuenta las más de 1600 propuestas presentadas por organizaciones sociales y les participantes de los foros presenciales. “Nosotras decimos que es un cambio de paradigma. ¿Por qué decimos que eso? Porque entendemos que hay ciertos lineamientos estratégicos y políticos que van a guiar una enorme cantidad de acciones. Pero no son acciones inconexas, sino que tienen un hilo político común por el cual vamos a pasar de un abordaje individual de las violencias a uno integral”, aseguró la ministra.

La meta principal del plan es asegurarse de que el Estado provea de condiciones subjetivas y materiales a las personas víctimas de violencia más allá de las medidas de emergencia. Algunos de los puntos destacables e innovadores tienen que ver con el trabajo con masculinidades, adolescentes, relaciones violentas y la articulación con organizaciones sociales en el territorio. Además, y palpitando la ansiada legalización de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, se proveerán recursos para el acceso a los abortos que ya son contemplados por el Código Penal. “Estamos convencidas que hay que salir a pensar las estructuras que generan las desigualdades y que tienen impacto en las violencias, políticas de prevención a mediano y largo plazo y generar esquemas que no revictimizen. También hay que tener políticas hacia los agresores”, afirmó la ministra para luego asegurar que el suyo era un ministerio con «los pies en la tierra».

“Estamos asistiendo a un cambio de época en nuestro país. Es la primera vez que el Estado argentino asume de manera integral el combate contra todas las formas de violencias que están engendradas en las modalidades diversas, pero casi monocordes del sistema patriarcal. Con esta iniciativa tan vigorosa, el Estado argentino sostiene los propósitos fundamentales que tuvo durante la campaña”, agregó Dora Barrancos, histórica referente de los feminismos argentinos.

El discurso de Alberto Fernández no fue menos que conmovedor. Recordando que el día anterior se cumplió un nuevo aniversario de la Ley de Identidad de Género en nuestro país, que calificó como el comienzo de un momento de más igualdad, aseguró que este momento histórico obligaba a la sociedad a reeducarse, especialmente en el caso de los varones. Si bien reconoció que aún hay fotos donde solo aparecen hombres discutiendo las políticas públicas, afirmó que -según un estudio reciente del CONICET- la Argentina es el país con más mujeres en cargos jerárquicos llegando al 38%. Si duda, el momento más disruptivo de su discurso fue cuando se refirió al lenguaje inclusivo. “Créanme que incorporar este lenguaje inclusivo para mí también es muy difícil, eh, no es una cosa fácil. Por eso digo que tenemos el deber de cambiar como sociedad, de cambiar, porque cuando uno dice «todes» no está haciendo el ridículo como algunos creen. Le está hablando a algunos a los que nunca se le hablaron, por eso dice eso”. Finalmente aseguró que, junto con Daniel Arroyo, está trabajando para que el programa Potenciar Trabajo comience a remunerar las tareas de cuidado que mayoritariamente recaen en las mujeres y feminidades.

Entre las 144 medidas que conforman el Plan Nacional de Acción contra las violencias por motivos de género, las 15 principales son:  

  • La creación del Programa Acompañar para personas en situación de violencia a partir de transferencias monetarias y acompañamiento integral.
  • La creación de 12 centros integrales y territoriales de políticas de género y diversidad con políticas para prevención, formación y asistencia y en algunos casos espacios para que las personas en situación de violencia están ahí con sus hijes.
  • La creación de una Mesa Interministerial de Abordaje Integral de las Violencias Extremas por Motivos de Género, creado en conjunto con los ministerios de Justicia y DDHH y de Seguridad.
  •  Programa de refuerzo y modernización de la línea 144.
  • Sistema digital de emergencia para casos de violencia al servicio de gobiernos locales que desarrollará botones antipánicos para municipios.
  • Crear un programa de apoyo económico y psicológico urgente e inmediato para los familiares de víctimas de femicidios, travesticidios y transfeminicidios.
  • Plan de apoyo y fortalecimiento a los hogares y refugios.
  • Generar un convenio con el Ministerio de Desarrollo Social para seguir incluyendo a las mujeres en el programa Potenciar Trabajo.
  • Crear el Programa Nacional de Prevención de las Violencias por Motivos de Género, que contendrá dos subprogramas: uno sobre construcción de otras masculinidades y otro sobre vínculos sexo-afectivos responsables y diversos.
  • Se lanzará el primer plan de prevención de las violencias con segmentación etaria y geográfica.
  • Programas Generar con transferencias para fortalecer las áreas de género a nivel nacional, provincial y municipal y el Programa Articular para acompañar a los proyectos de las organizaciones sociales.
  • Comenzar con el registro nacional de promotoras territoriales de géneros y diversidades a nivel comunitario.
  • Relanzar escuelas populares de género y diversidad a nivel comunitario.
  • Fortalecer las campañas de difusión de derechos sexuales y reproductivos, así como derecho a la ILE y asegurar anticonceptivos y medicamentos.