#Pogo

SOMOS: la historieta como herramienta para la memoria

La Casa Nacional del Bicentenario, con el apoyo del suplemento Soy de Página/12, abre su convocatoria al concurso SOMOS. Destinado a ilustradorxs e historietistas de todo el país, la iniciativa propone visibilizar temas de diversidad sexual e identidad de género a través del trabajo de estes artistas gráfiques.

En continuidad con experiencias como “Poder Trans. Historieta Latinoamericana” (2019) e “Historieta LGBTI” (2017), organizadas ambas por la Dirección de Diversidad Sexual de la Municipalidad de Rosario y la Editorial Municipal de Rosario, y proyectos como Secuencia Disidente, la historieta aparece hoy como un medio de comunicación fundamental para la visibilización y la lucha por transformar significados. SOMOS entiende esa potencialidad y propone un concurso abierto a la diversidad.

“La historieta es el medio visual más democrático, permitiendo hacer muchísimo con muy poco y generando un puente sensible con les lectorxs al transmitir estos mensajes y subjetividades de una manera única”, dijo Luciano Vecchio, historietista e integrante del jurado. “Es potencialidad pura”, agregó.

«Recuperar la memoria sobre la propia historia se convierte en una tarea fundamental para construir el presente y el futuro», anuncia el concurso SOMOS en sus bases y condiciones. La historia, entonces, no puede evadir el hecho de ser construida siempre desde un presente presencial, acá y ahora, y por les mismes sujetos.

La experiencia y trayectoria de décadas de lucha es en SOMOS la materia principal con la que formar hoy una memoria para todas las identidades que construyen desde la diversidad. Entender la historia como continuidad de momentos y procesos encadenados de lucha es uno de los mayores atractivos de la propuesta de SOMOS. Y más aún entendiendo como herramienta para la construcción de estas memorias a la historieta y la ilustración.

Para el hoy dibujante de Marvel Comics, “la potencialidad de la historieta o la ilustración más texto es enorme para abordar estas temáticas”. “Es algo que venimos viendo en los últimos años sobre todo en redes y también en fanzines y publicaciones”, dijo Luciano. En este caso en particular, “el lenguaje historieta acerca un medio de expresión riquísimo a voces y temáticas que históricamente fueron excluidas de la producción mediática”.

SOMOS, en este sentido de continuidad, se enmarca dentro de la conmemoración por el décimo aniversario de la Ley 26.618 de Matrimonio Igualitario, sancionada el 15 y reglamentada el 21 de julio de 2010, y como un homenaje a la revista “Somos”, órgano de prensa y difusión del Frente de Liberación Homosexual, publicada en Argentina entre 1973 y 1976.

Sobre las expectativas como jurado, Vecchio dijo estar muy manija. “Creo que lo rico del formato concurso además de visibilizar y amplificar los trabajos ganadores, es arengar y estimular el hecho de hacer, contar, decir, explorar la herramienta y entenderla como medio que cualquiera puede usar para expresarse”. En temáticas tan atravesadas por lo represivo de los silencios, para Luciano «intriga leer los trabajos que aprovechen la convocatoria para animarse». “Me interesan más los mensajes sinceros y las urgencias que medir calidades de acuerdo a un canon técnico impuesto por sistemas que fueron diseñados para excluirnos. Que importe más necesitar decir que “saber dibujar””, agregó el historietista.

 

El concurso ofrece tres premios de veinte mil pesos ($20.000) cada uno y la publicación de las obras ganadoras en el Suplemento SOY de Página 12 (también a remunerar) y en el sitio web de la Casa Nacional del Bicentenario y en sus redes sociales.

Con respecto a la importancia dada por instituciones gubernamentales, Vecchio encuentra un gran valor: “Sobre todo cuando se trabajan desde una coherencia entre discurso y acción política”. Y en esto SOMOS se distancia de proyectos anteriores, “porque con la experiencia de haber habitado diferentes fuerzas a cargo de nuestras instituciones, sabemos diferenciar entre pinkwashing de cotillón y el acercar herramientas para dar la batalla cultural por el sentido común, nuestros derechos, existencias e integridades”.