La calle no es un lugar para morir

Asesinaron a una persona en situación de calle en Belgrano: es el tercero en 18 meses

En el último año y medio, al menos tres personas sin techo murieron a raíz de hechos violentos cerca de la Plaza Barrancas de Belgrano, una zona que busca instaurar un polo comercial en el bajo del nuevo viaducto. Las organizaciones sociales denuncian acoso y agresión policial permanente.

El lunes a la madrugada, la Policía de la Ciudad halló el cuerpo sin vida de un joven de 33 años en situación de calle que paraba en la Plaza Barrancas de Belgrano. Según la versión oficial, un vecino llamó al 911 alertando sobre la situación, lo que movilizó a efectivos de la Comisaría vecinal 13A, que dieron con el joven en la esquina de La Pampa y 11 de Septiembre. La principal hipótesis que difundió la Policía dice que el joven murió apuñalado, aparentemente a raíz de una pelea entre ranchadas. Bajo esa premisa trabaja el juez titular del Juzgado en lo Criminal y Correccional porteño Nº 24, Alfredo Godoy. Pero les vecines y organizaciones que a diario asisten a las personas en calle de la zona, preocupados por hechos recientes de violencia institucional hacia los sin techo, ponen en duda esa explicación. «Cuando muere una persona en situación de calle todo es dudoso, menos su muerte. No es la primera vez que pasa: en el último año y medio ya tuvimos otras dos personas sin techo que han sufrido violencia y han muerto después», señaló en diálogo con El Grito del Sur Carlos Durañona, referente del comedor popular «El Gomero», un histórico del barrio.

Durañona recordó el caso de otras dos personas en situación de calle en la zona de Barrancas que también murieron por hechos de violencia el año pasado. Héctor Ferreyra Baigorria, «el uruguayo», que tenía unos 50 años y dormía a la intemperie en Avenida Libertador entre Sucre y Echeverria, falleció en el Hospital Pirovano dos meses después de que le prendieran fuego la ranchada. La sospecha de los vecinos y las vecinas no era sobre una banda de fascistas -como fue en el caso de la ranchada prendida fuego en Mataderos ese mismo año-, sino de la Policía. Según relataron en su momento Durañona y otros vecinos del barrio a este medio, Héctor vivía amenazado por los efectivos de la Ciudad: había sido testigo de cómo un compañero suyo de ranchada, que curiosamente se llamaba igual, pero apodaban «el zurdo», había muerto luego de un cruce con efectivos de la misma comisaría, en febrero de 2019. La Justicia nunca investigó los hechos.

«Hace poco, además, detuvieron a otra persona que paraba debajo de la Estación Belgrano, y lo tuvieron cuatro días en la comisaría», denunció Durañona. El referente de «El Gomero» describe cómo el desarrollo del bajo del nuevo viaducto como polo comercial implicó una persecución a la personas en situación de calle. «Se pretende hacer una limpieza de la zona, en el mal sentido», denunció.

Fotos: Nicolás Cardello

Hasta ahora, en el juzgado sólo dejaron trascender que tienen a un sospechoso que fue indagado, pero no dieron mayores precisiones. «Es probable que haya sido un enfrentamiento, nosotros conocemos el paño y sabemos que esas cosas pueden pasar, pero como siempre nadie investiga y las personas en calle mueren con impunidad, sin la menor dignidad», agregó el referente.

Cerca de la zona, cuando recién empezaba la cuarentena, en el barrio de Nuñez murió otro adulto en calle, conocido como «El Toba». Vecinos y vecinas denunciaron que días antes fue agredido brutalmente por efectivos policiales, y que su estado de salud se deterioró gravemente desde entonces, hasta que terminó por fallecer. Según fuentes judiciales consultadas por este medio, la autopsia se truchó y la causa terminó cerrándose, sin que pudiera establecerse qué sucedió.

En lo que va del año, ya fallecieron al menos cuatro personas en situación de calle dentro de la Ciudad: una de ellas un menor de 16 años; también una mujer, cuya ranchada fue prendida fuego en Constitución, a pocas cuadras de la comisaría de la zona. En ese marco, organizaciones que participaron del último Censo Popular harán este sábado un festival vía Instagram bajo el hashtag #QuenoCalle, para juntar fondos que permitan seguir asistiendo a los sin techo ante la ausencia del Estado.