Encontraron en una comisaría un objeto que pertenecía a Facundo

«Cada vez está más implicada la Policía Bonaerense»

Luego de que se encontrara un objeto que pertenecía a Facundo Castro en el allanamiento realizado en la comisaría de Teniente Origone, la madre del joven de 22 años volvió a cargar contra la Policía Bonaerense y denunció las irregularidades en el caso.

«Se encontró una bolsa, tipo de caramelos, chiquita, y en esa bolsa había un regalo que le había hecho mi mamá a mis hijos hace más de 10 años. Algo que Facundo llevaba consigo en su mochila, todo el tiempo». Las palabras desgarradoras son de Cristina Castro, la madre de Facundo Astudillo Castro, el joven de 22 años desaparecido el pasado 30 de abril, en diálogo con La Retaguardia. La investigación no ha demostrado avances concretos y lo poco que se sabe es que el joven fue visto por última vez cuando salía de Pedro Luro con dirección a la ciudad de Bahía Blanca. Facundo nunca llegó a su destino.

Ahora, una causa viciada por denuncias de encubrimiento e irregularidades, suma un nuevo elemento que podría ser fundamental para el futuro de la investigación. Este viernes, durante un allanamiento a la comisaría de Teniente Origone, la madre de Facundo pudo reconocer un elemento que pertenecía a su hijo: una pequeña sandía de juguete que en su interior cobijaba una vaquita de San Antonio. El objeto fue hallado en un depósito de basura de la Comisaría en el marco del peritaje que se realizaba bajo las directivas del perito Marcos Herrero.

La propia Cristina Castro comentó que el perro policía ladraba mucho al acercarse al tacho y que cuando pudo ver el objeto lo reconoció inmediatamente: «Acá hay una mitad de huevo», sentenció uno de los oficiales. «No, es una sandía», respondió la madre del joven en la entrevista con La Retaguardia. «Era el regalo que le había hecho mi mamá. Casi me muero. Si esta gente me dijo que lo dejó seguir, y esto está acá», declaró la madre en relación a los testimonios de los policías que declararon haber detenido a Facundo pero que señalaron que le habrían permitido continuar su viaje. El recuerdo era un objeto que Facundo llevaba consigo desde la fecha de la muerte de su abuela: «lo llevaba para tener a la abuela cerca», explicó Cristina.

Para reafirmar la pertenencia del pequeño regalo, Cristina le envió a los investigadores la foto de la otra pequeña sandía de madera, que conservaba el hermano de Facundo en su poder. El adorno hallado en la pericia se encontraba arrumbado y en condiciones de putrefacción. «A medida que van llegando las pruebas, cada vez está más implicada la Policía Bonaerense», sentenció en declaraciones radiales la madre del joven desaparecido. «Ahora lloran y me dicen que tienen familia, pero ellos mintieron y desaparecieron a mi hijo», sentenció Cristina.»Ellos nunca se acordaron que Facundo tenía madre, tenía hermanos, tenía una sobrina. Y ahora ellos me piden a mí que me calle: yo no me callo más», explicó.

Según relata el periódico Página/12, en una pericia realizada anteriormente, un pastor alemán utilizado para este tipo de pruebas había detectado “esencia odorífera” de Facundo en el móvil policial 22.788 de esta misma comisaría de Origone. Alberto González, el oficial a cargo del vehículo, declaró que detuvo a Facundo pero que le permitió continuar con su viaje tras haber registrado su documentación. El agente declaró que vio a Facundo subir a una camioneta Renault Duster Oroch.

Sin embargo, las irregularidades parecen ser moneda corriente en la causa. De hecho, al momento de escribir esta nota, los abogados de Facundo Castro estaban próximos a solicitar la detención de 16 personas, entre ellas el intendente de Villarino, por haber entregado a la Justicia información falsa sobre la circulación de vehículos en el distrito aquel 30 de abril.