Fuerte repudio de les estudiantes

La UBA deja afuera a migrantes en medio de la pandemia

El ingreso de estudiantes al segundo cuatrimestre del CBC y UBA XXI dejó a muches migrantes fuera de la Universidad de Buenos Aires. Con la inscripción ya cerrada y aún sin una pronta solución, el rector Alberto Barbieri se pronunció sobre el tema y aseguró que está trabajando para resolverlo.

Este 12 de agosto la Universidad de Buenos Aires, que se ha caracterizado durante décadas por abrir sus puertas sin restricciones a les miles de migrantes que vienen a nuestro país a estudiar, cumplió 199 años. Sin embargo, la inscripción al CBC y UBA XXI para el segundo cuatrimestre de este año dejó afuera a cientos de estudiantes que no cuentan con la documentación necesaria, en un contexto donde las oficinas administrativas están cerradas y los trámites de Migraciones están paralizados. «En la primera convocatoria, que se realizó entre el 20 y el 29 de julio, la Universidad de Buenos Aires continuó utilizando el sistema de Trámites A Distancia (TAD), y éste lo que hace es exigir el número de DNI y de trámite del documento, por lo que todos los y las estudiantes que no tienen el DNI quedaron directamente excluidos», explica Esteban Andrés Trujillo Gaitán, referente del colectivo de Estudiantes Migrantes de la Universidad de Buenos Aires (EsMiUBA).

Gaitán es colombiano, estudia en la Facultad de Derecho de la UBA y se considera un exiliado académico. En diálogo con El Grito del Sur, cuenta el problema que atraviesan en este momento cientos de migrantes que quisieron inscribirse al CBC y UBA XXI para el segundo cuatrimestre. Durante el primer período de admisión, desde EsMiUBA lograron comunicarse con numerosos casos de estudiantes que no estaban pudiendo matricularse para iniciar sus estudios universitarios en la segunda mitad del año. Así fue que decidieron hacer un envío masivo de mails a las casillas de correo de todas las sedes del CBC. Y si bien el 24 de julio publicaron, además, un pronunciamiento público sobre la situación, al día del cierre de la inscripción las respuestas de las autoridades universitarias eran las mismas: «Lamentablemente, para el segundo cuatrimestre no habrá inscripciones para estudiantes extranjeros sin DNI».

Respuesta oficial del Departamento de Alumnos del CBC frente a los reclamos de los estudiantes.

Finalmente, el 30 de agosto, la Universidad anunció que abrirían un nuevo llamado de inscripciones para los compañeros y las compañeras sin DNI. «Esto nos pareció un logro -aunque parcial-, ya que si bien tenían la posibilidad ahora de realizar la inscripción al CBC y UBA XXI, les siguen exigiendo el examen de castellano y la convalidación del título», aclara el estudiante. Este último trámite en particular no puede realizarse -según afirman les estudiantes- porque la Dirección de Convalidación, dependiente del Ministerio de Educación, se encuentra cerrada desde el 16 de marzo, producto de la pandemia. «Estamos perdiendo el sentido de la universidad gratuita para todos y todas por la que tanto ha luchado el pueblo argentino», denuncian.

Respecto al requisito del examen de castellano, éste se acostumbraba a realizar en paralelo a la cursada del CBC o previo al ingreso a la carrera, algo que ha sido aparentemente modificado y que representa en este momento uno de los principales obstáculos para que les estudiantes migrantes puedan iniciar su trayectoria académica en la Universidad de Buenos Aires. «No es una traba, es una necesidad académica y de comunicación», dijo el rector Alberto Barbieri en relación a este tema. Esteban Gaitán responde: «Comprendemos que venimos a la Argentina y que acá hablamos en castellano, que los documentos y las clases son en castellano, pero consideramos que esto es una barrera al no permitirse el ingreso de los y las estudiantes al CBC». Este examen, además, es un trámite arancelado, que ronda entre los 3.500 y los 10.000 pesos, motivo por el que desde EsMiUBA lo consideran un «examen aporofóbico».

Esteban Andrés Trujillo Gaitán. Foto: Nicolás Cardello

En la última sesión del Consejo Superior, entre festejos y celebraciones por el 199º aniversario de la Universidad, la consejera estudiantil por la minoría y militante de La Mella, Mariana Gottardo, cambió el tono de la reunión y plasmó la denuncia del colectivo de Estudiantes Migrantes de la UBA frente al rector, sus secretarios y les consejeres presentes. «Tras varios días, el rector de la UBA respondió por primera vez a los reclamos realizados en el Consejo Superior. Explicitó que la UBA no iba a dejar ningún estudiante afuera, siempre y cuando éstos cumplan con los requisitos necesarios para inscribirse a la cursada. Sin embargo, el conflicto sigue al día de hoy sin una solución», le contó a este medio. «Mientras los y las estudiantes nacionales lograron inscribirse hace tres semanas, los y las estudiantes migrantes continúan esperando una respuesta para poder ingresar a la universidad», sumó.

«Nuestra universidad es totalmente inclusiva y, en ese sentido, recibimos con los brazos abiertos a todas aquellas personas de nuestro país que quieran venir a estudiar aquí, en la medida que cumplan con las leyes de nuestro país», dijo Alberto Barbieri el pasado 12 de agosto, después de la intervención de la minoría estudiantil. «En la presencialidad, los y las estudiantes migrantes no venían teniendo problemas de este tipo para la inscripción. Desconocemos si se trata de un error o el por qué de la exigencia de requisitos que son imposibles de conseguir en medio de la pandemia», plantea Gottardo.

En las últimas horas, les estudiantes afectades por estas normativas presentaron una denuncia ante el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI). Por otro lado, el lunes 17 se reunirán nuevamente en una gran asamblea estudiantil migrante, donde esperan discutir y resolver las próximas acciones que tomarán para resolver este conflicto. «Estos problemas podrían resolverse fácilmente si la UBA abriese una nueva inscripción en la que se cuente con la posibilidad de realizar una declaración jurada que permita a los y las estudiantes migrantes anotarse condicionalmente y entregar la documentación a posteriori, que son las mismas posibilidades que se le da a les estudiantes nacionales», propone la consejera estudiantil, en línea con las iniciativas que impulsa el colectivo EsMiUBA.