Fuerte cuestionamiento por parte de los gremios docentes

Larreta prepara la vuelta a clases en la Ciudad para el 7 de septiembre

Una vez más la administración porteña desoye a docentes, estudiantes y familias. Según trascendió, el Jefe de Gobierno aspira a retomar las clases presenciales en la Ciudad de Buenos Aires el próximo 7 de septiembre.

Fuentes oficiales de la cartera educativa porteña confirmaron a El Grito del Sur que la propuesta llegó por orden del jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, y se comunicó en una reunión con algunos legisladores oficialistas. Desde los gremios docentes afirman que no están dadas las condiciones para comenzar con las clases presenciales y que nunca fueron convocados para hablar sobre este tema.

El lunes 10, el jefe de Gabinete de la ministra Soledad Acuña, Luis Bullrich, se reunió con algunos legisladores y legisladoras oficialistas, para acercar la propuesta de Horacio Rodríguez Larreta, de habilitar el retorno a las aulas la primera semana del mes de septiembre. Según fuentes oficiales, el “protocolo” de retorno a las aulas constará de dos etapas: la primera será para los chicos y las chicas que, según el propio Gobierno porteño, tuvieron poco contacto a distancia con la escuela desde el 16 de marzo, cuando se suspendió la presencialidad en las aulas. La segunda etapa del protocolo sería a mediados del mes de septiembre, y será para alumnas y alumnos de los últimos años de primaria y de secundaria.

Desde la cartera educativa reconocieron que esta fecha estimativa debe ser aprobada por el Gobierno nacional y que, sin el visto bueno del Ministerio de Educación de la Nación, no podrán avanzar con esta decisión.

Por su parte, los gremios docentes mayoritarios de la Ciudad de Buenos Aires afirman que no están dadas las condiciones para el retorno a las aulas. “Se necesita mucha responsabilidad para estas decisiones en el contexto de una jurisdicción que tiene el nivel de contagios que tiene”, destaca Angélica Graciano, secretaria general de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE). “Esta discusión tiene que ser acompañada por una inversión en elementos de prevención, en lavandina, en la preparación de los establecimientos. Nosotros también pensamos que la presencialidad es importante, pero creemos que la educación a distancia está funcionando y que el Gobierno porteño tendría que suministrar las computadoras para poder continuar con esta modalidad, dado que tienen la gran responsabilidad de proteger a la población”, cierra Graciano.

Por otra parte, la secretaria de prensa de ADEMYS, María Isabel Grau, afirma que “no están dadas ni las condiciones epidemiológicas ni las condiciones de infraestructura. Es impensable una vuelta a clases, y además en todo este tiempo en la Ciudad no se han realizado en las escuelas las obras necesarias para pensar en una vuelta a las aulas”. En el mismo sentido, Grau señala que “lo que dicen los protocolos es absolutamente impracticable en nuestras escuelas. Hay varios barrios en el sur de la Ciudad que ni siquiera tienen agua potable garantizada todos los días, con lo cual pensar en la higiene en esas escuelas es un absurdo”.

Como argumento para adelantar el retorno a las aulas, el Gobierno porteño toma como válido un relevamiento que realizó la cartera educativa de la Ciudad durante el mes de julio y parte de agosto, mediante llamadas que realizaron a las familias donde indagaban sobre el contacto que tenían sus hijos e hijas con la escuela, y sobre los materiales pedagógicos que enviaban las y los docentes. Estas llamadas fueron advertidas en su momento por la comunidad educativa, donde directamente afirmaban que Larreta espiaba el accionar de las y los docentes.

El Grito del Sur tuvo acceso a los números que arrojaron esas llamadas: el Gobierno de la Ciudad afirma que el 88 por ciento de les estudiantes tuvieron más de 2 contactos por semana con la escuela. En el nivel primario detallan que 1.609 alumnas y alumnos -el 1,37% de la matrícula total de CABA- perdieron el vínculo con la escuela. Mientras que en el nivel secundario el número asciende a un total de 3.525 estudiantes, que representa el 3,8% de la matrícula.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Denuncian a Larreta por espiar docentes en cuarentena