Claudio Ferreño

«La quita de coparticipación a la Ciudad no puede generar ningún conflicto judicial»

Amigo de la infancia de Alberto Fernández, el jefe de bloque del Frente de Todos en la Legislatura porteña habló de todo en una entrevista con El Grito del Sur: la evolución de la pandemia, el conflicto por la coparticipación y la carrera electoral al 2021. "Tenemos que rever las candidaturas en la Ciudad, pero primero nos ocupa la pandemia", asegura.

Luego de una semana agitada, en la que se produjeron levantamientos policiales durante tres días, el presidente Alberto Fernández decidió quitar 1 punto de la coparticipación de la Ciudad -incrementado discrecionalmente en 2016 durante la gestión Macri- para otorgárselo a la Provincia de Buenos Aires. Esto reavivó el conflicto entre el Presidente y el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta, que hasta allí habían logrado una convivencia pacífica para sobrellevar la emergencia sanitaria.

Claudio Ferreño preside el bloque del Frente de Todos en la Legislatura porteña y tiene el desafío de comandar desde allí la oposición al Pro en la Ciudad de Buenos Aires, que acumula 13 años ininterrumpidos de gestión. Amigo de la infancia del presidente Alberto Fernández y uno de los integrantes de su círculo más selecto, el legislador habló de todo en una entrevista con El Grito del Sur: la evolución de la pandemia, el conflicto por la coparticipación y la carrera electoral al 2021. «Esta quita de la coparticipación no puede generar ningún conflicto judicial», asegura.

¿Qué tenés para decirle a los vecinos y las vecinas que ven la quita de 1 punto de la coparticipación como un ataque a la Ciudad de Buenos Aires?

Yo soy porteño, nacido y criado en el barrio de Coghlan. Obviamente, lo primero que tengo que defender es a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Pero en su momento, al asumir Macri como presidente, la coparticipación había sido llevada de 1,4 a 3,75 por ciento con el traspaso de la Policía Federal. Hoy la Ciudad tiene un presupuesto anual de 480 mil millones. Es decir, lo que está perdiendo con la quita de 1 punto de coparticipación es aproximadamente 30 mil millones, eso ya se venía hablando con Larreta y Santilli desde antes que Alberto Fernández asumiera la presidencia. Nación le entregó a la Ciudad desde marzo hasta septiembre un total de 47.184 millones de pesos mediante aportes por el Tesoro Nacional. Allí se contabilizan 5916 millones en créditos a tasa cero para monotributistas y autónomos, 8687 millones en créditos a tasa regular, 10828 millones para pago de salarios, 15700 millones para IFE, 358 millones para el bono de la AUH, 5534 millones para el bono de pensionados y discapacitados, 203 millones para un bono de la Tarjeta Alimentaria. No hay motivos para estar enojado con el Gobierno Nacional, éste nunca va a dejar de asistir a la Ciudad de Buenos Aires.

¿Cómo interpretás que Horacio Rodríguez Larreta haya decidido recurrir a la Corte Suprema de Justicia para reclamar esos fondos de la coparticipación?

Los números están a la vista, con todo lo que le pasó Nación a Ciudad desde marzo hasta septiembre. Yo soy porteño y quiero que la Ciudad de Buenos Aires siga siendo la mejor de todas, pero no puedo entender que el Jefe de Gobierno esté protestando porque le sacaron 30 mil millones de pesos cuando Nación le está dando 47 mil millones. Tampoco puedo entender cómo el Gobierno de la Ciudad, con 480.833 millones de pesos de presupuesto anual, no logra afrontar sus obligaciones. Esta quita de la coparticipación no puede generar ningún conflicto judicial porque la Ciudad recibía 1,4 por ciento y el expresidente Macri le aumentó con la excusa del traspaso de la Policía Federal. Lo que sí queremos poner en conocimiento de la ciudadanía es que el Gobierno Nacional le dio a la Ciudad desde marzo hasta septiembre 47.184 millones de pesos.

¿Por qué el distrito más rico del país, habiendo tenido una muy generosa coparticipación, no otorgó computadoras ni conectividad para garantizar el ciclo lectivo en plena pandemia? 

El problema es que estamos hablando de dos ciudades: la ciudad del norte para los más ricos y la ciudad del sur para los más pobres. El Gobierno de la Ciudad siempre ha mirado al norte y nunca al sur. Nosotros proponemos que haya una sola Ciudad de Buenos Aires con beneficios para todos los ciudadanos y ciudadanas, que Rivadavia no funcione como divisoria y sea una avenida más. Yo vivo en el norte de la ciudad y me siento a veces un privilegiado porque, caminando al sur, veo que evidentemente la cosa no es igual.

¿Creés que la pandemia perdió un poco de relevancia en el discurso político y en la consideración de la ciudadanía?

En la Ciudad de Buenos Aires se relajó bastante la situación con la pandemia. Ahora se ven muchos autos y mucha gente caminando, algunos ya no le dan tanta importancia al distanciamiento social. Pero más allá de eso, hay muchísima gente que tiene conciencia y se cuida, que guarda los lugares correspondientes para que no estemos todos juntos. Los contagios son cada vez mayores, pero la mayoría de la población porteña ha tomado conciencia de que esto es serio. También existe un grupo minoritario al que sólo le interesa salir y divertirse, que quieren que pase esta pandemia pero con ellos en la calle.

Las últimas imágenes en los bares preocupan…

Sí, son muy preocupantes. Pero también me preocupa la visión de ese grupo minoritario del que te hablaba recién, que lo único que quieren es divertirse y estar fuera de sus casas porque ya están cansados de la pandemia. Es muy complicado, los porteños somos complicados.

¿Ya se largó la campaña electoral al 2021? A Larreta se lo vio el otro día como un potencial presidenciable.

Sí, puede ser. Ahora nosotros estamos abocados a que termine la pandemia y que haya la menor cantidad de contagios y muertes. Estamos pensando en que haya una Argentina mejor para todos.

¿Cuál es tu balance de este primer año de trabajo legislativo con un bloque renovado del Frente de Todos en la Ciudad?

Es el bloque más numeroso de los últimos años, pero no nos alcanza para dar una pelea real y concreta en la Legislatura. Nos faltaría que seamos más compañeros y compañeras, pero estamos dando peleas en las comisiones y en el recinto. Las leyes que propusimos, que son para beneficiar al conjunto de la Ciudad, no salen porque no tenemos los votos suficientes. Somos un bloque de 17 legisladores donde tenemos discusiones internas y posiciones encontradas, pero que siempre salimos unidos hacia afuera y con un discurso único. Hacemos lo mejor que podemos en cada una de las sesiones, evidentemente no somos por ahora un número suficiente para dar vuelta la historia. Pero vamos a seguir trabajando para cambiar la fisonomía de la Ciudad y que Buenos Aires sea una sola.

Más allá de lo legislativo, ¿por qué al Frente de Todos le cuesta constituirse como una oposición fuerte que ponga obstáculos al proyecto político de Larreta?

Empiezo hablando por mí. Los porteños somos complicados, tenemos visiones diferentes en lo que decimos y hacemos. Creo que tampoco encontramos un candidato o candidata ideal en lo que es la Ciudad, me parece que tenemos que rever algunas cosas más allá de que Matías Lammens sacó una buena cantidad de votos. Cuando estuvimos separados, ahí tampoco nos fue bien. Tenemos que sentarnos para ver cómo encaramos la elección de medio término, pero hoy nos ocupa la salud de los argentinos y de los porteños.

¿Estás realizando una autocrítica al experimento Lammens del año pasado?

No estoy haciendo autocrítica, estoy diciendo que tenemos que mejorar el porcentaje que sacamos con Lammens. Hay que ver qué candidatos llevamos, puede ser Lammens o una compañera. No estoy cuestionando a Lammens, estoy diciendo que hay que mensurar lo que hicimos con él. Si es con Lammens nuevamente, bien. Y sino tendremos que ver la compañera o el compañero que va a encabezar la candidatura el año que viene. Igualmente, reitero, no es una crítica a Lammens, con él realizamos la mejor elección de los últimos años. Pero hoy la mente nuestra está puesta en salir de la pandemia.

¿Cuáles son las medidas que se deben tomar desde la Ciudad de Buenos Aires para que la crisis de la pandemia no siga golpeando a los sectores más humildes?

La primera medida, que depende del Gobierno nacional, es seguir haciendo las diferentes obras de vivienda que en los próximos días se van a inaugurar en Pompeya y en Barracas. En ese marco es importante seguir entregando viviendas a pagar en el largo plazo, pero con una tasa cero, a las clases medias de la Ciudad para que de una vez por todas tengan su vivienda propia. También es muy importante el tema hospitalario: por un lado, hay que hacerle un monumento a médicos/as y enfermeros/as que trabajan día a día con el tema de la pandemia y mejorar su calidad de vida; por el otro, hay que seguir mejorando los hospitales que había dejado de lado el gobierno anterior. También hay que preservar a los ciudadanos y ciudadanas en el tema seguridad, dándole armamento legal a las fuerzas de seguridad para que estemos cada vez más tranquilos. Además es fundamental atender el problema alimentario y educativo, que la gente del sur tenga las mismas condiciones que en el norte. Hay muchas cosas para pensar y mejorar, donde podemos trabajar junto al oficialismo porteño con vistas a mejorar esta situación.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

La Metropolitana, ese capricho de Macri que financiaron todas las provincias