El uso de la religión para destruir a los pueblos originarios

La colonización silenciosa

Una nueva corriente de líderes "espirituales" ingresó al escenario político a comienzos de la década del 90 y despliega a lo largo de todo el continente templos religiosos. El caso del polémico subcoreano-boliviano Chi Hyun Chung, que se hizo conocido el año pasado a partir de sus discursos discriminatorios y homofóbicos.

No tenemos intención de ofender ni de faltar el respeto al credo de nadie, pero tenemos que poner en evidencia que hay religiones que lo único que traen es mayor sufrimiento a los pueblos. Es evidente que el catolicismo es la religión de importación que más ha crecido en nuestro Abya Yala/América con la colonización a partir de 1492.

No cuestionamos a las religiones, sino a los intérpretes de éstas, que utilizan la fe para cometer sus acciones. Uno de los mayores genocidios en nuestro continente se dio de manera silenciosa y fue justificado por las colonias, luego por los estados, y aún hasta el día de hoy siguen ejerciendo imposiciones.

El clero dio órdenes de eliminar todo rastro cultural y político, y de esta forma ejecutaron un etnocidio. Todo esto con el único propósito de tener controladas a las masas y ejercer su poderío utilizando a Dios como excusa. Sin embargo, las culturas y formas sociales/políticas de los pueblos autóctonos se mantuvieron no sin distorsiones y aceptación de lo que la cultura occidental trajo consigo.

A comienzos de la década del 90 volvieron a aparecer religiones exportadas de otros países y continentes, tal como es el caso de los Mormones y Evangélicos. No es casual que, en un contexto de crisis política frente a la expansión del neoliberalismo en la región, empezaran a surgir nuevos cultos.

¿Por qué van cobrando fuerza al punto que surge una corriente de líderes «espirituales» que ingresan en el escenario político? El filósofo y teólogo Enrique Dussel sostiene que Estados Unidos propicia una «guerra santa» para provocar derrocamientos en la región. «Se propone que el hombre deje sus costumbres ancestrales y se proponga a trabajar y entrar en la sociedad consumista capitalista burguesa», explica el teórico.

Con sedes y templos se van desplegando en toda Latinoamérica con apoyo de los estados y subsidiados por las empresas multinacionales. Un claro ejemplo actual es el del polémico subcoreano-boliviano Chi Hyun Chung, un personaje que empezó a hacerse conocido a partir de sus discursos discriminatorios y homofóbicos al colectivo LGTB en 2019, y que fue candidato a presidente por el Partido Demócrata Cristiano. En las elecciones pasadas del Estado Plurinacional de Bolivia, obtuvo un sorpresivo 8% (elección que fue ganada por el expresidente Evo Morales, quien luego sufrió un golpe de Estado el pasado 10 de noviembre).

Chi Hyun Chung

¿Casual o creación de los medios y las corporaciones ?

Chi fundó más de 70 iglesias evangélicas en toda Bolivia, gran parte de ellas en las comunidades originarias de las periferias del país. Precisamente, sus seguidores vienen de los sectores más humildes. Si Chi fue tomando entidad, esto fue gracias a los medios hegemónicos. Él no es un pastor que quiere salvar el alma de sus fieles, es un invento de las élites para que de una vez por todas adoctrinen y supriman la fe y el espíritu de los pueblos originarios.

Las culturas Andinas tienen la filosofía de tomar lo mejor del otro, es así que el Inkanato fue conformándose como una confederación de Suyus (territorios). No aniquilando el credo del otro. Entonces recuperemos lo nuestro y no permitamos nada por imposición. Nada que vaya en contra de la libertad política, económica y cultural de los pueblos.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

De la Justicia ahora se espera justicia