¿Cómo serán las vacaciones de verano en la Argentina?

Con el barbijo a la playa y la montaña

Desde el Ministerio de Turismo confirmaron que ya hay nueve protocolos homologados para ser aplicados en el territorio nacional, además de que se prevé la compensación de un crédito para aquellos turistas que compren un paquete. Mientras crecen los casos de coronavirus fuera del AMBA, el sector turístico está al borde de la quiebra.

Hace varias semanas empezaron las consultas por la temporada de verano 2021: vacaciones en la costa, alquiler de casas en barrios privados, protocolos, venta de pasajes de avión, postergación del retorno de los vuelos de cabotaje, leyes para incentivar el turismo interno y la lista sigue. Sin embargo, el incremento de los casos de coronavirus fuera del AMBA preocupa cada vez más a los gobernadores y les da mayor incertidumbre a aquellas localidades que tienen el turismo como su principal fuente de ingresos.

“El sector está colapsado”, dijo a El Grito del Sur Aldo Elías, presidente de la Cámara Argentina de Turismo (CAT), sobre estos casi siete meses de pandemia en los que el rubro no pudo trabajar y debió pagar costos fijos y un porcentaje de los salarios de sus trabajadores y trabajadoras.

A los meses de inactividad, señaló Elías, se suma una situación sanitaria “más complicada que en marzo” y “un escenario de retorno a la actividad laboral incierto”. “Los vuelos primero iban a retornar el septiembre, después el primero de octubre, ahora el 12. Estamos muy complicados. El escenario es malo, el presente es malo y lo que tenemos por delante puede llegar a ser peor”, lamentó.

Protocolos para el turismo

En agosto, la secretaria de Promoción Turística del Ministerio de Turismo y Deportes, Yanina Martínez, confirmó que ya hay nueve protocolos homologados «para ser aplicados en todo el territorio nacional» durante las próximas vacaciones. Cada uno de los protocolos se adapta a las localidades porque, recordaron desde la Secretaría, “no es lo mismo un turismo en playa que un turismo en montaña” y se debe respetar la especificidad de cada destino.

Aún así, hay puntos en común: en alojamientos turísticos y establecimientos gastronómicos los protocolos plantean controlar al personal antes del ingreso al trabajo para detectar posibles síntomas; los trabajadores deberán utilizar barbijo en todo momento, así como digitalizar el check-in y check-out para minimizar el contacto entre personas. En relación a la comida, se sugiere evitar los desayunos continentales y compartir el comedor.

“Lo que hace falta es la decisión política de que se abra o no se abra y es tan importante el sí como el no -afirmó el presidente de la CAT a este medio-. No se puede pensar en abrir un hotel de temporada que funciona de noviembre a marzo o de diciembre hasta marzo, abril, si un intendente no va a permitir que nadie entre (en la localidad)”.

Para Elías, es importante que “el Gobierno insista en la importancia de la responsabilidad social” porque “no va más el discurso del miedo”. “La facilidad del contagio depende de la situación individual o social. Si usted va al supermercado y no cumple con las normativas que indica el Ministerio de Salud de mantener el distanciamiento social, usar tapabocas e higienizar las manos, vuelve contagiada. Si el supermercado está abierto, también tiene que estarlo la actividad turística y que la responsabilidad quede en quienes nos movemos en el lugar”, afirmó.

Aquí en la playa (con barbijo)

La Cámara Empresaria de Balnearios Restaurantes y Afines del partido de General Pueyrredón anunció las medidas que se tomarán para esta temporada de verano en Mar del Plata.

«El protocolo presentado establece que las carpas podrán ser ocupadas por seis personas, mientras que las sombrillas aceptan un límite de cuatro ocupantes; en todos los casos, los concurrentes deberán ingresar con barbijos y se les otorgará un dispenser con alcohol en gel», señaló Nicolás Parato, integrante de la cámara empresaria.

El uso de los vestuarios será limitado, para ingresar a los sanitarios se deberá usar barbijo y ojotas, no habrá juegos en la arena para los niños y el distanciamiento de las personas dentro de las piletas de los balnearios será de dos metros.

En el caso de los intendentes del partido de la Costa, esperan recibir a aquellas personas que tienen casas en las ciudades balnearias, quienes en lugar de alquilarlas podrían llegar a utilizarlas para pasar el verano. «Va a ser una temporada atípica, pero vamos a garantizar al turista y al geselino la mejor temporada posible, priorizando siempre la vida y la salud», dijo Gustavo Barrera, intendente de Villa Gesell, en una entrevista radial.

Todavía hay incertidumbre, incluso respecto a los precios, pero el gobernador Axel Kicillof creó un Fondo Especial de 300 millones de pesos para la Reactivación Cultural y Turística en todos los municipios de la Provincia. Además, aseguró que trabajará con todos los intendentes de zonas turísticas para tener «la mejor temporada posible».

Hoteles al borde de la quiebra

Ante el panorama incierto, el presidente de la CAT sostuvo que no se puede hablar de un porcentaje de ocupación para la temporada 2021. “Ya hay un 15 por ciento de los hoteles de todo el país que cerraron para no volver a abrir y se estima que puede llegar a un 46 por ciento”, advirtió.

El eventual retorno a la actividad podría ser llevado adelante con una ocupación de entre el 15 y 20 por ciento de la capacidad de cada hotel. “Pero no se pueden sustentar con ese porcentaje de alojamiento, por eso hay gente que piensa en cerrar -aseguró Elías-. Un hotel necesita de una ocupación del 50 por ciento para sobrevivir”.

Ley de Sostenimiento y Reactivación de la Actividad Turística

El Gobierno, además, ha tomado medidas para fomentar y proteger el turismo local. No sólo implementó el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) para cubrir un porcentaje de los sueldos de los trabajadores y trabajadoras del sector, sino que también sancionó la ley de Sostenimiento y Reactivación Productiva de la Actividad Turística Nacional.

La normativa prorroga el ATP, las asistencias económicas a pequeñas y medianas empresas, la reducción de contribuciones patronales, los planes de moratoria, la suspensión de embargos y la reducción de alícuotas de la ley de impuesto al cheque.

Para los turistas, la ley prevé programas de preventa; un plan de devoluciones de servicios que no pudieron ser brindados y la compensación de un crédito del 50 por ciento por parte del Estado a aquellos turistas que compren un paquete, el cual podrán utilizar en ese viaje u otro que realicen a lo largo de 2021.

Elías opinó que la ley -que todavía no está reglamentada- “es buena”. “Tenía dos artículos muy importantes para la actividad: los créditos a tasa cero y el programa de preventa que devuelve el 50 por ciento al turista para que gaste nuevamente en turismo”, destacó.

Sin embargo, el presidente de la CAT lamentó que los artículos 13 y 15 de la ley, los cuales promovían los créditos a tasa cero, fueron vetados por el Poder Ejecutivo.

Elías celebró que es la primera vez que existe una ley que beneficie de esta manera al sector turístico. “Pero no alcanza si no hay posibilidad de trabajar”, matizó.

Vuelos sin fecha, éxito de ventas en el Hot Sale

Esta semana, la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) anunció a las aerolíneas que los vuelos regulares de cabotaje quedan suspendidos hasta el 12 de octubre, fecha en la que termina la nueva extensión de la cuarentena. El regreso de las operaciones aéreas ya había sido programado para el 1 de septiembre y luego se postergó al 1 de octubre.

El organismo que regula la aviación en el país señaló en el comunicado que sólo se podrán realizar vuelos sanitarios, humanitarios, de carga y otros especiales. Todos deberán contar con la aprobación previa de la ANAC.

A pesar de esta incertidumbre, la venta de pasajes en avión fue la vedette durante el Hot Sale de mitad de año. “El éxito de las ventas del Hot Sale fue que las compañías aéreas flexibilizaron sus condiciones en lo que hace a la fecha del pasaje y demás”, señaló Elías.

Sin embargo, los gobernadores de distintas provincias ya han manifestado su rechazo a recibir vuelos de cabotaje por temor a que favorezca la circulación del coronavirus.

“La idea es activar testeos con antígenos que demoran 15 minutos en dar un resultado y tienen un precio razonable -afirmó el presidente de la CAT-. Antes de subir a un vuelo u ómnibus de larga distancia se harían los tests. El que da positivo, adelante y el que no, no viaja. Así tendríamos la certeza de que llegan personas sanas”.

Pero si en el destino elegido hay circulación del virus, el turista tendrá que tomar todos los recaudos para evitar potenciales contagios.

El boom de las viviendas con parque y pileta

Ante este panorama, hubo un récord de consultas para alquilar casas con espacios verdes y, preferiblemente, pileta. Según informó Alejandro Ginevra, presidente de la Cámara Argentina de Servicios Inmobiliarios (CAMESI), “las consultas reflejan la necesidad de la gente por lugares abiertos, con verde y posibilidad de relax”. “El interés por casas con parques y piscinas, así como también por viviendas en localidades de la Costa que no llegan a estar publicadas más que horas y son alquiladas”, señaló.

De acuerdo al relevamiento de CAMESI, “las viviendas con parque, con piscina o del tipo casa-quinta concentraron el 40 por ciento de esas demandas”. Luego se ubican los departamentos (25 por ciento de demanda), casas P/H (18 por ciento) y countries (8 por ciento). El incremento de los precios rondaría el 20 por ciento.

Por otro lado, muchos se preparan para pasar las vacaciones en casa y hasta algunos incluyeron un lugar para chapotear: fabricantes de piletas aseguraron que incrementó exponencialmente la consulta y la compra del producto.

“No podemos darnos el lujo de perder a la industria del turismo”

Según Elías, el ATP permitió que el sector turístico pudiera “llegar hasta donde estamos”. “Pero cuando el Gobierno empezó a pagar ese 50 por ciento tenía un valor que hoy está devaluado porque las empresas del sector no cobran un peso, tienen gastos fijos, el pago de la otra mitad del salario y esas espaldas (que tenían) se han consumido”, lamentó. Si no se define cuándo se reiniciará la actividad turística, advirtió el presidente de la CAT, “tendremos que pedir que el ATP sea del 75 o del 100 por ciento”.

“La actividad turística necesita estar de pie para la reactivación de la economía -subrayó Elías-. Es un sector que genera puestos de trabajo, genera inversiones que no se van del país y permite el ingreso de divisas. No podemos darnos el lujo de perder a la industria del turismo”.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Comprar norma por unos dólares: nueva metodología de Larreta para construir en la Ciudad