Las prioridades de Larreta

El GCBA gasta el séxtuple para los desayunos de cadetes policiales que los de estudiantes

Los valores de los desayunos, almuerzos y refrigerios que paga el Gobierno de la Ciudad para cadetes policiales representan entre 2,5 y 6 veces más el valor de los gastos para las mismas comidas en las canastas escolares. Pollo a la portuguesa para policías y pescado en conserva para las familias de la escuela pública.

Las prioridades de Horacio Rodríguez Larreta modelan los debates en torno a la administración pública en la Ciudad de Buenos Aires. Tras la decisión del presidente Alberto Fernández de traspasar un punto de la coparticipación de la CABA a la Provincia (en compensación por el exorbitante aumento de fondos que le cedió Mauricio Macri al distrito), las ojos vuelven a estar puestos en los gastos y definiciones de la gestión Larreta.

De acuerdo con la información a la que accedió El Grito del Sur, el Gobierno porteño destina más del doble de presupuesto para almuerzos de cadetes policiales que para la misma modalidad correspondiente a las canastas escolares. La cifra escala mucho más si se comparan los desayunos. Estos datos surgen de la comparación entre los montos asignados para bolsones escolares y de cadetes policiales. Ambos comedores trabajan con la firma proveedora Friends Food, pero mientras que el valor del desayuno de los cadetes asciende a $106 la unidad, la canasta escolar destina $17 diarios para los desayunos: 6 veces menos que el valor del desayuno policial.

En el almuerzo sucede algo similar: mientras que los cadetes tienen un monto para 10 días de $3.325 pesos, las canastas escolares cuentan con un presupuesto para el mismo período de apenas $1400. Dos veces y media menos. La misma situación se repite en los refrigerios, donde el presupuesto para comida policial duplica el de las familias de la escuela pública: $1.064 para estudiantes uniformados contra $529 para estudiantes con guardapolvo.

Otro dato que llama la atención es que, en virtud de la pandemia que atraviesa el mundo, las clases del Instituto Superior de Seguridad Pública fueron suspendidas desde el 16 de marzo hasta el 16 de agosto y continuaron con modalidad a distancia. Pero el instituto continuó recibiendo los fondos asignados a comida.

Por su parte, ya en el mes de marzo, el Ministerio de Educación de la Ciudad había dispuesto «continuar con la asistencia alimentaria brindada a alumnos/as que concurren a escuelas públicas (…) en pos de garantizar alimentos que cubran los aportes nutricionales básicos en lo referente a los servicios que se brindan habitualmente en los establecimientos educativos». La mala calidad nutricional de las viandas viene siendo objeto de denuncia por parte de los sindicatos docentes y las comunidades educativas. Vale entonces la comparación: mientras en el menú policial se lista sopa de crema, pollo a la portuguesa con papas y un postre de gelatina, en las canastas escolares apenas hay un paquete de arroz, uno de fideos y una lata de pescado para 10 días.

Por último, la frutilla del postre. La empresa Friends Food, encargada de garantizar las viandas a los cadetes policiales y las canastas de las escuelas públicas, es propiedad de Rubén Forastiero, expresidente de Argentinos Juniors y aportante a la campaña del PRO. El diario Tiempo Argentino denunció que figura entre las empresas proveedoras de alimentos que tuvieron un importante incremento patrimonial luego de haber realizado aportes a las fundaciones y ONGs vinculadas a Esteban Bullrich y Guillermo Dietrich en el año 2018.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Con la soga del desalojo al cuello