Roxana formaba parte de la rama agraria de UTEP

Exigen justicia por el femicidio de una trabajadora de la economía popular en Jujuy

Roxana Masala, de 32 años, fue envenenada ayer por su marido, quien luego se suicidó. Organizaciones sociales se movilizan esta tarde en San Salvador de Jujuy para pedir justicia por ella y otras víctimas de femicidio y reclaman "políticas integrales que aborden y destinen recursos sobre la violencia de género en los sectores populares".

Roxana Masala (32) era una joven trabajadora de la economía popular que integraba la rama agraria de la UTEP en Jujuy y militaba en el Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE). Tenía tres hijos y luchaba contra la violencia machista. El lunes, en el día de su cumpleaños, fue a una marcha a pedir justicia por un femicidio, pero al regresar su marido la envenenó y éste luego se suicidó. Roxana vivía en el barrio Éxodo Jujeño, en la ciudad de Perico, y no sólo era una productora rural, sino que también tenía una activa militancia feminista. Organizaciones sociales convocaron una movilización para esta tarde en San Salvador de Jujuy, donde se pedirá justicia por ella y otras víctimas, y además se exigirán «políticas integrales que aborden y destinen recursos sobre la violencia de género en los sectores populares».

«Esta situación no se aguanta más, el Estado cómplice y ausente: no las busca y el gobierno reprime a la comunidad», dijeron desde UTEP. En Jujuy recrudeció la violencia de género con la pandemia: el mes pasado, Celsia Nicole fue asesinada en Abra Pampa y hay una ola de desapariciones de mujeres jóvenes. Esta semana, más de 15 mil personas marcharon para pedir justicia por Iara Rueda, una joven de 16 años que apareció muerta en un descampado el jueves pasado en Palpalá, al tiempo que exigieron la aparición con vida de Gabriela Cruz y Violeta Ávalos, pero fueron brutalmente reprimidas por la policía jujeña.

Roxana Masala

En el entorno de Roxana contaron a El Grito del Sur que «20 días antes que la asesinaran hizo una denuncia por violencia de género pero no fue escuchada». «Ella formaba parte del MTE desde hacía dos años y era constante, una buena mujer porque trabajaba básicamente por sus hijos. También trabajaba en su casa vendiendo macitas, pizzas y distintas cosas. Era el sostén de la casa», sostuvieron. En cuanto a la producción rural, se desempeñaba como trabajadora en el área tabacalera.

La movilización de esta tarde está convocada para las 15:30 horas en Dorrego e Irigoyen, San Salvador de Jujuy, y se espera una presencia multitudinaria para pedir justicia por Roxana y otras víctimas de femicidio.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Se acerca el desalojo y crece la tensión en Guernica