Otro golpe a la democracia en Bolivia

Inhabilitan a casi 25 mil bolivianos en Argentina para votar en las elecciones de su país

Ayer se conoció la lista de inhabilitados en el exterior para las elecciones generales en Bolivia el próximo 18 de octubre. Entre las 51.255 personas que se les niega el derecho al voto, casi un 50% residen en Argentina. ¿El motivo? No haber ejercido el voto en las elecciones de 2014 y 2016, desconociendo su participación en 2019.

Sorpresivamente nos enteramos ayer, en el Día Internacional de la Mujer Indígena, que la página del Órgano Electoral Plurinacional publicó la lista de inhabilitados en el exterior para las próximas elecciones generales de Bolivia el 18 de octubre, con cláusula de inamovibles e impostergables, ante las reiteradas maniobras de postergaciones por parte del gobierno de facto a fin de evitar el voto del pueblo y de esa manera se restituya el orden democrático en Bolivia.

Se trata de un archivo PDF de 1315 páginas, para que la gente busque en ese archivo, con tantas hojas, si es que figuran sus datos y así hacer su reclamo pertinente de reincorporación. ¿Cuál es el dato llamativo? Que las personas que figuran en la lista tienen tiempo hasta el martes 8 de septiembre, o sea en menos de 2 días, para hacer el trámite. En el caso de la Argentina, casi 25.000 personas deberían hacer su reclamo y a nivel mundial son 51.255 los inhabilitados en el exterior para las próximas elecciones. Otro dato alarmante es que el motivo por el cual el Órgano Electoral Plurinacional realiza estas inhabilitaciones es porque -según ellos- no ejercieron el voto en las elecciones de 2014 y 2016, en el caso del exterior, desconociendo si es que estas personas lo hicieron en 2019, en el cual la oposición por aquel entonces y la OEA desconocieron el triunfo en primera vuelta del MAS-IPSP, con una diferencia superior del 10% con respecto a la segunda fuerza política, propiciando así el Golpe de Estado.

De esas 51.255 personas inhabilitadas a votar en el exterior, casi el 50% se refiere a los que residen en la Argentina. Recordemos que en 2014, el MAS-IPSP sacó más del 92% de los votos, en 2016 más del 82%, y en 2019 también fue superior al 82%. Es evidente que la derecha en Bolivia quiere impedir el voto en aquellos lugares donde el amplio apoyo del electorado se inclina por la fuerza política que mas alegrías y transformaciones positivas le dio en 14 años de gestión, en el cual el mundo observó a Bolivia como el “milagro”, por los innumerables logros en pos de la ciudadanía, y que hoy el pueblo deposita su esperanza para que Bolivia retome el camino del desarrollo con igualdad para todos y todas.

Estas acciones van en sintonía con el anuncio del encargado de negocios en Brasil, el ex ministro de facto de Desarrollo Productivo, Wilfredo Rojo Parada, en un comunicado que impide el voto de los residentes bolivianos en Brasil. En Argentina el padrón de compatriotas bolivian@s es aproximadamente de 160.000 personas, eso quiere decir el 2,2% del padrón general y más del doble que en el departamento de Pando, que es alrededor de 75.000 habilitados a votar.

El dato curioso es que representa casi el 16% las personas inhabilitadas en Argentina, con respecto al total que había el año pasado, y que de ese total casi 21.000 de los inhabilitados corresponden a Buenos Aires, seguido por casi 2.000 en la provincia de Jujuy y en la provincia de Mendoza, y el resto en las demás provincias del interior de la Argentina. A todo esto falta aún el Padrón Consolidado del 15 de septiembre, que deberá filtrar en su lista aquellas personas que fueron a Bolivia y realizaron el cambio de domicilio.

Todos estos datos nos muestran las claras intenciones del gobierno de facto, de cómo se dice popularmente en el futbol, de embarrar la cancha, con el motivo de impedir una victoria rotunda del MAS-IPSP, que se muestra como favorito por el electorado. Y no les importa si para llevar a cabo sus planes deban recurrir a cualquier tipo de maniobras para perpetuarse en el poder, por ejemplo la normativa que están utilizando para calificar de “NO VOTANTE”, nunca se había aplicado en el exterior, y por lo tanto en Argentina, y cabe aclarar que en Bolivia el voto es obligatorio. Otra información importante, es que en el ultimo archivo que subió el Órgano Electoral Plurinacional de Bolivia, con respecto a los residentes bolivianos en Argentina que estaban inhabilitados era de tan solo de 119 personas, y ahora paso a ser una lista de casi 25.000 compatriotas, concentrados de ese total el 83,37% en Buenos Aires.

Hasta la fecha no se realizó empadronamiento en Argentina. Sólo hasta el 26 de enero se hizo para que puedan participar de las elecciones del 2020 y se frenó con la excusa de la pandemia, a pesar de que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (del partido del ex presidente Macri) viene teniendo una política de apertura de actividades. Ni siquiera en Argentina los jóvenes que cumplen 18 años hasta el 18 de octubre pudieron empadronarse; por lo tanto, esos jóvenes no podrán ejercer ese derecho. Son innumerables las acciones que están tomando para impedir el desarrollo del proceso electoral con normalidad, a esto se suma la poca difusión y los escasos o nulos recursos para comunicar a la colectividad residente en la Argentina de las elecciones generales de este año, y las nuevas disposiciones y protocolos que se ejecutarán con motivo de la pandemia.

Como residentes bolivianos en Argentina denunciamos estas maniobras y exigimos a quienes tienen la responsabilidad y obligación de garantizar el voto, que es el instrumento político que tienen los pueblos para elegir a sus representantes, y que se consagra también en la CPE el voto tanto dentro de nuestra querida Bolivia como en el exterior.

Los bolivianos que residimos en el exterior no olvidamos, siempre estamos añorando nuestra querida Patria, y nos duele como nuestros hermanos y hermanas padecen la negligencia y el abuso del gobierno de facto; tenemos familia, amistades y el deseo de ver a Bolivia en lo más alto, como se logró en los últimos 14 años de Proceso de Cambio.

Basta de atropellos, queremos elecciones transparentes y que el soberano, el pueblo, decida quien debe asumir la responsabilidad de restablecer la normalidad, la esperanza y la Democracia en Bolivia.

*Leandro Ruiz Iriarte – Generación Evo Argentina

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

La colonización silenciosa