Frente a la Legislatura porteña

La Policía de la Ciudad reprimió a enfermeras que reclamaban mejores condiciones de trabajo

Un grupo de enfermeras denunciaban "agotamiento" y reclamaban "mejores condiciones de trabajo" frente a la Legislatura porteña cuando fueron reprimidas por la Policía de la Ciudad. “Somos esenciales para trabajar, pero nos tratan como descartables”, dijeron.

La Policía de la Ciudad reprimió este mediodía a un grupo de enfermeras organizadas en la Asociación de Licenciades en Enfermería (ALE), que se manifestaban en reclamo de mejores condiciones de trabajo en plena pandemia y por el reconocimiento de su labor en igualdad con el resto de profesionales de la salud. La represión se desató en la puerta de la Legislatura porteña, cuando intentaban presentar un petitorio.

Ya desde temprano, enfermeras de la ALE convocaron a una conferencia de prensa para denunciar “condiciones deficientes de cuidado” por parte del Gobierno porteño, el “aumento del pluriempleo” por los bajos salarios y la situación de “agotamiento” por las largas jornadas de trabajo debido a la atención de pacientes con COVID. Algunos hospitales, como el Tornú y el Rivadavia, amanecieron con carteles con las leyendas “estamos de luto” por las 76 muertes de enfermeras con coronavirus relevadas por la ALE en todo el país, y otros que hacían alusión a la situación del sector en general: “somos esenciales para trabajar, pero nos tratan como descartables”. Del Congreso marcharon a Plaza de Mayo y de allí fueron hasta la Legislatura, donde fueron reprimidas.

“El equipo de salud está sufriendo contagios y pérdidas en todo el país. Les enfermeres somos los más afectados, las condiciones de trabajo son realmente deficientes. Además, como tenemos situaciones de pluriempleo, de tener que trabajar en dos o tres lugares para llegar a fin de mes, aumenta el riesgo de contagio, nuestro y de nuestras familias”, describió en diálogo con El Grito del Sur Carolina Caseres, enfermera del Tornu.

“Estamos con mucho agotamiento, trabajando entre 10 y 12 horas por día y, para peor, el Gobierno de la Ciudad sigue sin reconocernos como profesionales, lo que nos genera una inequidad salarial impresionante con el resto del sistema, algo que no podemos dejar de señalar como machista”, agregó. “Eso termina reflejándose también, por ejemplo, en el bono que recibimos de dos cuotas de 5 mil pesos, que es la mitad de lo que recibieron otros sectores”, denunció.

“Nosotras, además, no vemos ni de cerca la situación de cierto aplanamiento de la curva como dice el Gobierno porteño; al contrario, recibimos más de 80 pacientes por día como casos sospechosos”, agregó Cáceres. “Y las aperturas, además, nos perjudican, parece ridículo que la gente vaya a llenar los bares mientras nosotras, que estamos en la primera línea, después tengamos que atender esos contagios que se producen sin ningún tipo de reconocimiento”, concluyó.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

El Gobierno de la Ciudad cortó la ayuda alimentaria a 220 familias de La Boca