Siguen los sueldos bajos pero se recupera el gasto en áreas claves

«Si hay ajuste en el Conicet, recién se va a poder definir cuando cierre la paritaria»

El presupuesto general del Conicet para 2021 continúa en la escalada descendente que inició el macrismo. Sin embargo, los bajos salarios conviven con otras partidas, como los gastos de funcionamiento, que tendrán un crecimiento del 70%. La comunidad científica impulsa medidas de fuerza para pedir recomposición salarial, al calor del inicio de una discusión paritaria de estatales donde el Gobierno ofreció apenas un 15% en cuotas

Una de cal y otra de arena para el Conicet: el organismo de investigación más importante del país tiene previsto para 2021 un presupuesto más bajo respecto a años anteriores, pero al mismo tiempo recupera partidas por 1500 millones de pesos -un incremento del 72,8%- para gastos de funcionamiento que se habían visto afectados con el derrotero que inició el macrismo. En ese marco, nuevamente perderían los trabajadores y las trabajadoras del Conicet, dado que el 90% de su presupuesto se explica por la masa salarial y el salario real acumula una pérdida del 50% desde diciembre de 2015 hasta la fecha.

El abordaje en Ciencia y Técnica (CyT) viene siendo complejo y contradictorio para un gobierno que se propuso recuperar las bases de la inversión y el crecimiento en este rubro, pero que debió atender con urgencia una situación de crisis económica agravada por la pandemia. Comparado con 2019, la Función CyT sube en el Presupuesto 2021 un 3,1% en relación con 2019 y varios organismos empiezan a recuperar terreno: en ese sentido, se destaca la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) con una inversión de 4 mil millones de pesos para los proyectos SABIA-MAR y TRONADOR. También la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) tiene un incremento presupuestario sustancial -de casi 4 mil millones- si se compara con el año 2019.

Entonces lo que habrá, en principio, es un incremento en los gastos de funcionamiento del organismo. «Esa parte estaba destruida, no quedaba nada con el gobierno anterior. De hecho, muchos institutos ligados al Conicet estaban con serios problemas para pagar la luz y atender otras cuestiones esenciales como el papel de las impresoras. Es decir, el aspecto del reclamo de que no había fondos para funcionar se está resolviendo con este presupuesto porque está subiendo a valores constantes un 70%», explicó a El Grito del Sur Jorge Aliaga, ex decano de la Facultad de Ciencias Exactas (UBA) y reconocido físico del Conicet.

El resto de la situación en el organismo está atada al cierre de la paritaria de estatales, que tuvo su arranque formal esta tarde. El Gobierno ofreció una recomposición de apenas 15% en cuatro cuotas a pagar hasta abril de 2021. En paralelo, la comunidad científica viene realizando diferentes actividades para visibilizar el pedido por recomposición salarial, que incluye esta semana un paro de 48 horas (hoy y mañana) y una protesta virtual en redes sociales. «Al día de hoy, el personal del Conicet no tiene un convenio colectivo aparte y entonces está atado a lo que discutan UPCN y ATE con el Estado Nacional. A comienzos de este año se dio un aumento fijo a todos los empleados públicos para compensar un poco, pero después no se dio más. Al no haber paritarias, los sueldos que ya venían atrasados se encuentran peor. No creo que haya una recomposición grande para todo el Estado», sostuvo Aliaga.

El experimentado científico agregó que «si hay ajuste en el Conicet, se va a poder definir cuando cierre la paritaria. Recién ahí vamos a saber el presupuesto final que tendrá el organismo. En lo que se trata de gastos de funcionamiento, el presupuesto creció». «Hay una situación de deterioro salarial muy grande porque desde el 2011 o 2012 el poder adquisitivo de los investigadores fue bajando. Apenas llegó el nuevo gobierno, tomó dos medidas de urgencia: una recomposición a los becarios y un aumento en la cantidad de ingresos al Conicet para compensar a la gente que había quedado afuera durante la gestión anterior. En el medio vino la pandemia y el resto de las discusiones quedaron congeladas», concluyó Jorge Aliaga.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Crece el malestar en la comunidad científica por la situación salarial