Allanamiento ilegal de la Policía

Amenaza de desalojo en el «Hotelito» de la 31: mujeres víctimas de violencia de género reclaman vivienda digna

Son siete madres que se mudaron con sus hijos al complejo de viviendas transitorias conocido en el barrio como "El Hotelito". No tienen dónde ir y denunciaron que recibieron amenazas desde la Secretaría de Integración Social y Urbana para que abandonen el lugar. La policía realizó un allanamiento ilegal el viernes y la fiscalía a cargo está a punto de ordenar el desalojo.

El viernes pasado, la Policía de la Ciudad realizó un allanamiento ilegal sobre el complejo de viviendas transitorias conocido en la Villa 31 como «El Hotelito», donde viven desde hace dos meses un grupo de siete familias con más de 30 pibes y pibas en emergencia habitacional. El lugar fue ocupado en su mayoría por mujeres que arrastran denuncias por violencia de género en sus hogares anteriores dentro del barrio. El operativo del viernes prendió las alarmas de un posible desalojo, cuya fecha está al caer desde el despacho de la Fiscalía 21 porteña.

«No teníamos dónde vivir ni ninguna contención del Gobierno porteño ante nuestra situación, por eso decidimos cada una agarrar sus cosas y mudarnos a vivir acá. Enseguida armamos un comedor popular, con apoyo de La Poderosa. Pero ahora nos amenazan y nos quieren desalojar a toda costa sin ofrecernos una salida digna para nosotras y nuestros hijos», contó a El Grito del Sur Antonella, una de las madres que duerme en las casillas transitorias del Hotelito.

Antonella denuncia que la Secretaría de Integración Social y Urbana, que conduce la urbanización del barrio, sólo les ofrece un subsidio habitacional para alquilar fuera de la 31 una vez que abandonen el lugar. «Nosotras queremos una vivienda digna, y dentro del barrio», aclaró.

Ante la presencia el viernes de la Policía, se acercaron a las organizaciones del barrio y establecieron un diálogo con el Comité de Crisis de la 31. Si bien el conflicto es complicado dado que «el Hotelito» es un complejo transitorio para familias beneficiadas por el plan de mejoramiento de viviendas del Gobierno porteño, por lo que no puede estar «ocupado», Antonella y sus compañeras se mantienen firmes y denuncian que las habitaciones estaban abandonadas y no tienen mantenimiento.

Además, las madres que se mudaron al lugar fueron víctimas de violencia de género y están sin contención. En el caso de Antonella, consiguió una perimetral sobre su agresor y tiene un botón antipánico. Pero hay otros casos más complejos y las familias denuncian que fueron amenazadas por autoridades de la Secretaría. «Lo que nosotros pedimos es que nos den una vivienda digna, estamos acá transitoriamente. Queremos quedarnos y pagar los impuestos hasta que consigamos un lugar digno donde vivir», aclaró.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

«Queremos definir cuánto debe ganar un cartonero o una mujer que trabaja en un merendero»