Hugo "Cachorro" Godoy

«El Gobierno está más preocupado por las amenazas reaccionarias que por su base social»

El gremio UPCN cerró paritarias en el sector estatal por apenas 7%. Desde ATE Nacional rechazaron la oferta y el próximo martes irán al paro. "Un aumento del 7% es una migaja en un año donde la inflación va a estar en 35%", explicó "Cachorro" Godoy, secretario general de este gremio.

La discusión se calienta a medida que avanza el año y se concretan los primeros cierres de paritarias estatales, que definirán muchas de las futuras negociaciones. Esta semana, la Unión de Personal Civil del Estado (UPCN) acordó una recomposición de 7% a partir de octubre y renegociación en diciembre. Sin embargo, desde la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) rechazaron la propuesta de aumento y convocaron a una medida de fuerza el próximo martes que incluirá movilizaciones y desconexiones en todo el país. El Grito del Sur se comunicó con Hugo «Cachorro» Godoy, secretario general de ATE Nacional, para conocer la situación de la pulseada paritaria.

Ayer se conoció que UPCN acordó un 7% de recomposición por tres meses. ¿En qué situación se encuentra la negociación paritaria con ATE y qué proponen desde el sindicato?

Estuvimos en dos reuniones consecutivas, donde el Gobierno no trajo propuestas que mejoraran las ofertas que habíamos rechazado los dos gremios la semana pasada. Pero ellos decidieron aceptar 7%, que para nosotros es una migaja, en un año donde vamos a tener una inflación del 35%. Y es 7% solamente para los tres últimos meses. Verdaderamente es una desconsideración para con los trabajadores estatales y, por lo tanto, lo hemos rechazado. Hoy (por ayer) hicimos un plenario con 400 delegados de todo el país y hemos decidido convocar a una jornada nacional de lucha que realizaremos el martes próximo con movilizaciones, caravanas, desconexiones y paros. De diversas maneras nos expresaremos a lo largo y ancho del país para mostrar que los trabajadores del Estado somos esenciales, lo está demostrando esta pandemia. Somos los que estamos poniendo el cuero, hasta nuestra vida y nos merecemos salarios dignos. El Gobierno, en lugar de meterle la mano en el bolsillo a los trabajadores y las trabajadoras, tiene que meterle la mano en el bolsillo a las grandes fortunas, a los que se la han llevado en pala, los que se han beneficiado con la fuga de capitales. Que paguen un impuesto a las grandes fortunas para que Argentina pueda despegar hacia una perspectiva distinta.

¿Cómo impacta en el movimiento obrero que un sector tan importante como los estatales de UPCN hayan arreglado una paritaria tan baja?

Toda paritaria nacional en el Estado impacta a favor o en contra (en este caso va a impactar en contra y para abajo) de las discusiones que estén pendientes en las provincias y en aquellos municipios donde se debe discutir salarios. Es muy negativo y también creo que es un mensaje hacia el sector privado, ya que tira para abajo las negociaciones de los otros gremios que están discutiendo paritarias. Evidentemente no es una buena señal. Por eso nosotros vamos a oponernos y estamos en estado de movilización, de alerta, de asamblea y la medida de fuerza del martes que viene va a ser muy contundente.

¿Qué pasa en este momento donde la capacidad de movilización, uno de los principales activos de los sindicatos a la hora de negociar, se encuentra en vilo por la pandemia?

Acá hay dos planos. Uno de la situación objetiva del aislamiento, que hace que gran parte de los trabajadores estén en sus casas, trabajando a distancia y eso limita el impacto de un paro. Y, además, los cuidados que hay que tener nos obligan a ser muy cuidadosos con las movilizaciones. Por otra parte, las patronales agitan el fantasma de los despidos y es otra situación que se agrega a los miedos generados por la pandemia. Pero hay un tercer aspecto que perdió de vista Macri y que espero que este Gobierno no pierda de vista: es la capacidad de rebeldía de nuestro pueblo, la capacidad y la inteligencia para desplegar múltiples formas de expresión para que los valores e intereses de la clase trabajadora sean tenidos en cuenta. No tengo ninguna duda de que el martes va a predominar el criterio de inteligencia y creatividad para hacer muy extensiva la protesta en todo el país.

¿Cómo ves al gobierno de Alberto Fernández?

Con este tipo de cosas sigue retrocediendo: es como lo de Vicentin, dieron un paso para adelante y tres para atrás. Pusieron al Estado dando un paso adelante muy fuerte, pero después no lo sostienen. Para que el Estado sea un actor activo y dinámico, lo sostienen los trabajadores y las trabajadoras a lo largo y ancho de todo el país. Y si no hay trabajadores reconocidos y valorados, termina impactando en el propio funcionamiento del Estado. El gobierno de Alberto Fernández debería reflexionar sobre estas cuestiones porque está más preocupado por las amenazas de los sectores más reaccionarios de la sociedad argentina que quieren volver a los privilegios del 9 de diciembre que por la base electoral que lo eligió para que aplique políticas diamentralmente opuestas y en beneficio de las mayorías. Así está socavando su propia base de representación.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

La urbanización de los barrios populares se muda a Desarrollo Social