Una memoria tejida entre generaciones

Nietes: tercera generación en lucha

“Somos nietes de les desaparecides de los 70 e hijes de la lucha de los 90”. A poco más de un año de conformarse como organización, les pibes enarbolan -con la fuerza de las juventudes- las banderas para sostener y alimentar una memoria tejida entre generaciones donde van anidando nuevas luchas.

NIETES se forma en agosto del 2019, en un contexto de gobierno neoliberal, el mismo sistema que desapareció a nuestres abueles y el mismo al que nuestres viejes resistieron. Nosotres vimos la necesidad de reivindicar la lucha por los derechos humanos, la lucha de nuestres viejes, la de madres y abuelas, la de nuestres abueles y la de tantas otras organizaciones de Derechos Humanos, y también de generar un espacio en el cual nos pudiéramos contener entre nosotres”, cuentan a La Tinta les pibes, cuando les preguntamos desde cuándo están organizades y cómo surgió el encuentro.

Les pibes se saben parte de la historia viva de América Latina. Afirman que levantan los más de 500 años de resistencia de los pueblos originarios, los sueños de la liberación de Latinoamérica; la resistencia de Juana Azurduy; la resistencia de la clase obrera ante el golpe gorila del 55; la revolución cubana; el Cordobazo, les fusilades de Trelew; les pibes de Malvinas; la revolución nicaragüense; la resistencia al neoliberalismo en los 90; el Argentinazo; el Puente Pueyrredón, Darío Santillán y Maximiliano Kosteki; la lucha antiimperialista, la dignidad y las puertas abiertas de la política a les jóvenes; la cárcel común a cientos de genocidas, el rechazo al 2X1, la lucha por justicia ante la desaparición de Julio López y Santiago Maldonado.

Con la pandemia, se vieron en la necesidad -y en la oportunidad- de vincularse virtualmente con nietes de todo el país y así se fueron encontrando y creando una nueva identidad. “En agosto, fue el segundo plenario en lo que va de la historia de NIETES. Estuvimos hablando del recorrido de la organización y planeando futuros proyectos para seguir creciendo juntes. Celebramos habernos encontrado, a pesar de este contexto complicado, para seguir discutiendo y construyendo política. Luego, en septiembre, durante unas semanas muy agitadas para la organización, ya que estábamos con muchas actividades y NIETES, de algún modo, iniciaba su resurgimiento al mundo público, vimos cómo el espacio empezó a crecer a una velocidad que ningune se esperaba, de manera que llegamos a ser 106 nietes”.

“Con esta historia en la espalda, nacemos, ella nos guía y nos marca el camino”

Les pibes saben que la salida es colectiva. Son la generación crecida en los pliegues de una democracia que dialogaba con toda la región latinoamericana, tenían a la mano los sueños de esa Patria/Matria Grande. Son la generación que heredó el calor reciente de las luchas de los 90, que alojó el relato de la memoria más activa. Nos han dicho mil veces que la juventud es el futuro, pero sabemos que es el presente, este, el de esta pibada.

Para el #28S, Día de Acción Global por el acceso al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, hicieron énfasis en la importancia que este proyecto tiene para la juventud de hoy. Se hacen eco de la necesidad del derecho al aborto legal, quieren y siguen insistiendo para que el Proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo se apruebe este año. Son la generación del acceso a los derechos de la Educación Sexual Integral en las escuelas, son quienes pusieron el cuerpo en las vigilias, dieron pulso a la marea verde e irrumpieron con los pañuelos en las escuelas.

El 20 de agosto, para el Día del Activismo Sexual y reivindicando a Carlos Jáuregui -primer presidente de la Comunidad Homosexual Argentina y uno de los primeros activistas en visibilizar la lucha por los derechos humanos del colectivo LGTBIQ+-, desde NIETES, expresaron: “Hay 400 compañeres a quienes se les intentó borrar de la memoria colectiva, quienes no tuvieron familias que marchen por elles debido a que aquellas identidades eran expulsadas dentro de las mismas, hacia quienes la dictadura dirigió un plan sistemático de secuestro, tortura y exterminio. Consideramos que es preciso visibilizar a eses compañeres, ya que la dictadura no sólo vino a atacar organizaciones políticas, sino también formas de habitar la vida profundamente políticas que contradecían el modelo de país que la dictadura quería instalar, condenando y censurando todo aquello considerado subversivo para el régimen. Como nietes, nos parece fundamental acompañar su lucha y poner en agenda a esos 400 compañeres. La memoria no es un privilegio cisheterosexual”.

Es con les pibes que nos encontramos en el abrazo a las banderas que -desde hace décadas- nos reúnen en las calles y en las organizaciones. Es con elles que compartimos que la memoria es un relato colectivo, que asegura la verdad y garantiza la justicia. Escucharles en medio de este contexto pandémico -que nos tiene aislades, con miedo y en retazos de individualidades- es seguir apostando al horizonte esperanzador que necesitamos.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Hablamos de memorias, en plural, y de un horizonte: la Argentina plurinacional