Fue ayer, en San Telmo

Otra muerte «anunciada» de una persona en situación de calle en la Ciudad

Leandro, conocido en el barrio como "Winnie", fue encontrado sin vida entre las calles Defensa y San Juan. Las organizaciones habían notado su ausencia en las ollas populares de la zona, donde asistía a diario. Son al menos seis las muertes desde que empezó la cuarentena. “Una nueva víctima de la ausencia del Gobierno porteño", denunciaron desde el Frente de Todos.

Al Gobierno de la Ciudad se le va haciendo costumbre contar por decenas las muertes de personas en situación de calle, todos los años. Ayer, organizaciones sociales que sostienen ollas populares en el barrio de San Telmo notaron la ausencia de Leandro, un hombre con varios años viviendo en la calle al que apodaban “Winnie”. Lo encontraron más tarde tirado sin vida en la esquina de San Juan y Defensa, rodeado de patrulleros. “Winnie es una historia más del abandono del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires”, denunciaron en un comunicado difundido ayer por el Frente de Todos en la Comuna 1.

Leandro arrastraba varias enfermedades, pero rechazaba dormir en los dispositivos del Gobierno porteño, por lo que construyó una relación de larga data con las organizaciones sociales de la zona. Según contaron a este medio, fue entrevistado en los dos censos populares, que en 2017 detectaron más de 5 mil personas sin techo y más de 7 mil el año pasado. «De la ranchada del Banco Itaú, donde paraba, se fueron muriendo Cecilio, Seba y alguno más. Se murieron todes. En dos años esa ranchada desapareció del barrio», contaron a El Grito del Sur desde la Asamblea de Plaza Dorrego.

“San Telmo recuerda” sería un titular que pondría “el Winni” para expresar la tristeza con la que lo despedimos, tras…

Posted by Asamblea Plaza Dorrego San Telmo on Tuesday, October 13, 2020

«Para nosotres se trata de un compañero que perdemos», publicó la Asamblea a través de sus redes sociales. «Podríamos escribir un largo texto sobre responsabilidades por estas muertes. Pero conscientes de que la repetición de estas violencias produce un efecto de normalización de la crueldad frente al sufrimiento de les otres, elegimos recordarlo sentado en la puerta del Itaú, en Defensa e Independencia. Mientras esta pandemia cuantifica los cuerpos, nosotres queremos nombrarlo, identificarlo, desnaturalizando una existencia injusta», lo despidieron.

“Leandro pasó varias enfermedades sin asistencia técnica. En el último tiempo había empeorado bastante. Logró curarse con la asistencia de los vecinos, pero quedó claro el abandono del Gobierno de la Ciudad, la falta de políticas públicas integrales y de recursos. Fue otra muerte anunciada”, afirmaron por su parte las comuneras Luciana Grossi y Sofía González.

“Lamentamos la muerte de Leandro, otra persona en situación de calle en la Ciudad. Exigimos que se esclarezca su muerte. El Gobierno de la Ciudad debe hacerse cargo de las desigualdades que vacían de derechos a las personas y delinear políticas urgentes para revertir la situación”, aseguró el legislador porteño Matías Barroetaveña. “Una nueva víctima de la ausencia del GCBA. Lo más triste, una muerte que era evitable”, afirmó la legisladora Lorena Pokoik.

La de Leandro fue al menos la sexta muerte de una persona en situación de calle en lo que va de la cuarentena. Como la Ciudad no lleva registros oficiales ni comunica las muertes, el relevamiento lo llevan las organizaciones sociales a través de sus redes de solidaridad. Así sucedió con Agustín Lara, un pibe de 16 años que fue encontrado muerto en el microcentro allá por junio; con Leonardo Macrino, hallado sin vida un mes más tarde en Montserrat, tres días después de haber sido desalojado; con el caso de una mujer que murió de frío en Plaza San Martín, en Retiro, cuando cursaba un embarazo de cinco meses; y con dos asesinatos, uno en Constitución, en julio, que la Justicia determinó que se trató de un femicidio, con fuego intencional, y otro en Barrancas de Belgrano, todavía sin resolver, de un joven de 33 años que según los vecinos y las vecinas de la zona era hostigado permanentemente por la Policía.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Una ley para empezar por los de más abajo