La Ministra de Educación porteña brindó una conferencia de prensa esta mañana

Acuña volvió a “militar” el regreso anticipado de clases en medio de la incertidumbre por la pandemia

En medio de una ola de críticas hacia su figura, la Ministra de Educación de la Ciudad de Buenos Aires anunció que abrirán 116 escuelas primarias y 15 secundarias desde el lunes 4 de enero hasta el viernes 5 de febrero.

“Yo hablo con mis acciones, no tengo que explicar quién soy, ni tengo que explicar qué valores tengo”, respondió la Ministra de Educación de la Ciudad, Soledad Acuña, ante la pregunta de un periodista que le consultó sobre qué implicaba «haber estado en una escuela con un jerarca nazi”.

Durante la primera gestión de Soledad Acuña al frente de la cartera educativa porteña, el GCBA intentó cerrar 14 secundarios nocturnos donde asisten estudiantes de los sectores más postergados de la Ciudad; asimismo, el oficialismo larretista logró aprobar la UniCABA, que llevará a la disolución de los 29 Institutos de Formación Docente; en cuatro años crecieron la cantidad de alumnos y alumnas sin vacantes, y ya en 2020 suman más de 28 mil; y, por si fuera poco, Acuña acompañó el cierre del Plan Conectar Igualdad que llevó adelante Mauricio Macri como presidente, en cuatro años donde la Ciudad bajó considerablemente la entrega de dispositivos electrónicos del Plan Sarmiento. Todas estas políticas educativas fueron llevadas adelante, con un fuerte ajuste presupuestario, que implicó una baja de 5 puntos en la primera gestión de la Ministra. Pasó de un presupuesto de 22% en 2016 a 17% en 2019.

El oficialismo porteño tiene una característica muy particular que implementa cada vez que parece que todo está a punto de caer. Ante la adversidad del contexto “reciclan” la situación y la transforman en algo positivo, con viento a favor. Los dichos de Acuña son una nueva demostración de esta herramienta que, sin la ayuda del conjunto de medios afines al larretismo, sería prácticamente imposible de aplicar.

Es por eso que, frente a una ola de rechazos y críticas fuertes a Soledad Acuña por sus dichos antidemocráticos, la titular de la cartera educativa aprovechó su momento de pleno apogeo mediático para brindar detalles del retorno anticipado a las aulas, en medio de la incertidumbre de la pandemia y para reafirmar sus descalificaciones hacia las y los docentes.

Los gremios de maestras y maestros realizaron un fuerte llamamiento a la unidad. “Desde el sector docente tendremos que tener unidad de acción táctica entre todos los gremios, porque la ministra Soledad Acuña ha instalado una guerra simbólica con una profunda raíz ideológica, donde nos violenta constantemente y avasalla nuestros derechos como trabajadoras y trabajadores”, asegura Alejandra López, secretaria general del gremio de maestros del sector privado, SADOP. “La ministra nos quiere meter en su terreno de discusión: es la línea de pensamiento continuidad del macrismo y de Juntos por el Cambio, que se opone fuertemente al que tenemos el conjunto del sector docente, donde no hacemos política partidaria, pero el acto pedagógico es netamente político, esa es la diferencia”, concluye López.

La Unión de Trabajadores de la Educación aseguró que “hoy quedó en evidencia el desgaste político que tuvo la ministra después de sus dichos oprobiosos con la docencia. Obviamente que estos anuncios siguen siendo marketing que hablan del Plan de 100 días cuando desde enero hasta febrero quedan 30, parece que a cada día lo multiplican por 3”, enfatiza Angélica Graciano, titular del gremio UTE.

“Dijo más de lo mismo que manifestó en el famoso Zoom, porque volvió a poner bajo sospecha a los docentes cuando pidió que las evaluaciones que hagamos a los alumnos reflejen la verdad. Quiere poner bajo sospecha nuestro trabajo porque la intención es la descalificación para tomar medidas de gobierno que vayan en contra de nuestros derechos”, agrega Graciano.

El dato duro de la presentación que realizó se basa en un plan con 4 ejes. Primero, evaluación y calificación de alumnas y alumnos: las familias recibirán en los próximos días una valoración pedagógica con el resultado de la evaluación. Las y los alumnos de secundarios recibirán este material desde el 30 noviembre al 4 de diciembre y quienes estén en primaria desde el 9 al 16 de diciembre. Sólo se emplea la escala numérica en aquellos estudiantes que pasan a otro nivel educativo. Para el resto habrá tres valoraciones en cada materia: en proceso, suficiente y avanzado. Quienes obtengan suficiente y avanzado promocionan, y quienes reciben la valoración “en proceso” necesitan una nueva instancia de capacitación que se llevará adelante en las escuelas de verano.

La ministra afirmó que las Escuelas de Verano estarán abiertas para los chicos y chicas que no lograron los conocimientos suficientes en 2020. Abrirán 116 escuelas primarias y 15 secundarias desde el lunes 4 de enero hasta el viernes 5 de febrero. Según la ministra, las y los estudiantes trabajarán 5 días de la semana, tres días en la escuela y dos días en los predios y polideportivos para realizar actividades recreativas. Soledad Acuña volvió a insistir con que los docentes se reintegrarán el 8 de febrero y los estudiantes el 17 de febrero con el objetivo de adelantar el ciclo lectivo, ya que en esos días se realizarán evaluaciones de cada alumno.

“Una cosa es lo que plantea Acuña en los medios y otra cosa cómo puede implementarse. Nosotros tenemos muchas dudas e interrogantes de cómo se puede llegar a implementar este Plan de la Ciudad”, aclara Jorge Adaro, secretario adjunto del gremio ADEMYS. “Quedó claro que en la presentación que hizo hoy Acuña, vino a decir ‘acá estoy yo, sigo siendo la ministra y vamos a continuar con esta política’. Nosotros desde ADEMYS seguimos pidiéndole la renuncia a la Ministra de Educación, ya que hoy, en la carta que le envió a los docentes y en cada oportunidad que tuvo, volvió a reafirmar sus agravios hacia estudiantes, maestros y a las familias en general”, termina Adaro.

Durante su exposición, la ministra Acuña aprovechó la presencia de los medios para ratificar sus dichos: “Estoy convencida que la enorme mayoría de los docentes entendemos la escuela como un lugar donde tenemos que enseñar a pensar, y no decirle a los chicos y chicas qué tienen que pensar. Pero también sabemos que hay un grupo de docentes que entienden el lugar como un espacio de militancia”, lanzó.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

La voracidad macrista se topó con una bicicleteada masiva en defensa del río