Día de la Militancia en una jornada clave

De caravana para cobrarle a las grandes fortunas

La militancia del Frente de Todos se moviliza esta tarde para condecorar una jornada en la que se espera que Diputados dé media sanción al Aporte Solidario Extraordinario. Mientras el empresariado pone el grito en el cielo, el Gobierno apuesta a recuperar de a poco la calle con mística.

Después de varias idas y vueltas, este martes al mediodía iniciará finalmente en la Cámara de Diputados el debate del proyecto de ley denominado “Aporte Solidario Extraordinario de las Grandes Fortunas”, que prevé recaudar unos 307 mil millones de pesos a partir de la contribución de 9.298 personas. Pasaron casi dos meses desde que la iniciativa impulsada por Máximo Kirchner y Carlos Heller obtuvo dictamen de comisión, lapso que el Gobierno utilizó para cerrar la negociación con los gobernadores sobre el nuevo pacto fiscal y la reforma tributaria que enviará al Congreso.

La iniciativa alcanza a aquellas personas físicas que posean una riqueza declarada superior a los 200 millones de pesos, con una alícuota del 2% que se incrementa a medida que el patrimonio es mayor, llegando al 3,5% para las fortunas de más de 3 mil millones. También se establece que las personas humanas con bienes declarados en el exterior deberán pagar un diferencial del 50% en cada escala. No obstante, si deciden repatriar el 30% de sus tenencias extranjerizadas quedarán exceptuados de ese diferencial y serán igualados con el resto de los aportantes.

Además de que parte de lo recaudado sería destinado a la urbanización de los barrios populares y al relanzamiento del Plan Progresar, la medida tiene una alta carga simbólica para la gestión gubernamental del Frente de Todos: que la crisis de la pandemia sea afrontada en cierta medida con los recursos económicos de quienes más tienen. En ese marco, no es casualidad que el tratamiento del proyecto coincida con el Día de la Militancia, que conmemora el retorno de Juan Domingo Perón al país el 17 de noviembre de 1972 tras 18 años de exilio.

Bajo el lema #SiAlAporteExtraordinario, la militancia oficialista llegará al Congreso de la Nación a partir de las cinco de la tarde para respaldar la iniciativa. Dado que el proyecto cosechó las firmas de los bloques minoritarios de la oposición, el Frente de Todos considera que tendrá los votos necesarios para obtener la media sanción en Diputados. En el Senado, por su parte, la mayoría es aún más holgada con lo cual su sanción tampoco tendría obstáculos.

En diálogo con El Grito del Sur, el economista y diputado nacional del Frente de Todos Itai Hagman explicó que «el aporte de las grandes fortunas es muy importante para hacer que la crisis no recaiga únicamente en los que menos tienen y en la clase media, como suele suceder. Es un proyecto de sentido común, que lograría recaudar 1 punto del PBI. Si se repite la votación que se dio en la Comisión de Presupuesto, el proyecto debería terminar la jornada con media sanción. Sin embargo, todos sabemos que hubo muchas presiones para que este proyecto no se discuta, por eso es fundamental dar el debate con las calles llenas de militancia».

Además del rechazo de Juntos por el Cambio, el Aporte Solidario Extraordinario generó el disgusto de las principales cámaras empresariales de nuestro país. En una reciente entrevista con Infobae, el banquero Jorge Brito planteó que el proyecto «sólo creará una rebelión fiscal como nunca se ha visto y posiblemente no se cobre nada o poco y sólo se mediatizará nuevamente una guerra entre el Gobierno y los empresarios que no llevará a nada, irritará a la gente y nos acercará un paso más al precipicio». La UIA, que en un primer momento había respaldado el Aporte Solidario, también puso el grito en el cielo: «El sesgo con el que se lo ha diseñado descapitaliza a empresas que invierten, producen y sostienen el empleo en un contexto de emergencia social, sanitaria y económica».

«Es mentira que este proyecto podría afectar a las pymes o medianas empresas, o a la inversión y producción como dicen algunos. Afecta solo el patrimonio, y ninguna empresa grande decide su inversión de acuerdo a lo que tiene el dueño en su bolsillo. Creo que es lógico que quienes ven sus intereses tocados hagan lobby para evitar el avance del proyecto, lo que me llama la atención es la liviandad con la que determinados dirigentes de Juntos por el Cambio salen a defender esos intereses en vez de los de las mayorías», agregó Hagman.

La Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV) calculó recientemente que el aporte especial a las grandes fortunas equivaldría a 5.622 hospitales modulares, 20.8 millones destinados al IFE y 12.3 millones de jubilaciones por mes. Una vez que se apruebe en ambas cámaras legislativas, el principal desafío del Estado será hacer efectivo el pago de las más de 9 mil personas involucradas. Para ello puede mirar el espejo de otras experiencias incipientes que están teniendo lugar en otros países del mundo: España y Rusia, por ejemplo, impulsan un «Impuesto de Solidaridad Cívica» a los grandes patrimonios y un gravamen a los depósitos bancarios del 13%, respectivamente.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Aborto legal: todo listo para reescribir la historia