Las elecciones de Estados Unidos en clave feminista

Feminismos made in USA

Las elecciones de Estados Unidos aún no se definieron y ya traen novedades que repercuten en todo el mundo incluso en términos de género. Mujeres, lesbianas, trans, gays y minorías raciales avanzan en el Congreso de una de las potencias mundiales.

Hoy los estadounidenses se despertaron, si es que durmieron, con un país alborotado y ansioso por saber qué sucederá con sus representantes. Si bien el resultado final se conocerá en unos días, en caso de que gane Joe Biden, el candidato del partido Demócrata, Kamala Harris se convertiría en la primera mujer y afroamericana en ser vicepresidenta, a sus 56 años de edad.

De ascendencia jamaiquina e hindú, Harris nació en Okand, California, y fue la primera mujer en convertirse en fiscal general de ese distrito de la costa oeste. Aunque se había postulado para las elecciones presidenciales, en vistas de los malos pronósticos de las encuestas, la abogada decidió bajarse y sumarse a la candidatura de Biden, quien la eligió como acompañante entre varios postulantes. Además, a sus 77 años, Biden -de cuya edad se burló su rival a pesar de tener tan solo 3 años menos- ya anunció que no iría por la reelección, lo cual posicionaría a Harris como una posible candidata 2024. Durante su campaña, Kamala Harris promovió la implementación de políticas públicas ambientales y realizó un video con la ídola musical Billie Eilish hablando de la importancia de cuidar el planeta. Además, Harris ya dejó en claro su posición a favor de los derechos de la mujeres a decidir sobre su cuerpo, la cual comparte con el 51% de su electorado.

Sarah McBride

Pero, sin duda, la gran novedad de esta elección tiene que ver con que por primera vez Estados Unidos tendrá un senadora trans. Sarah McBride, quien hasta ahora se desempeñaba como secretaria de prensa nacional de la Campaña de Derechos Humanos, fue elegida como representante del estado de Delaware con el 90 por ciento de los votos. Militante LGBT+, McBride se propone trasladar las políticas en las que ya venía trabajando a la Cámara Alta. McBride formó parte del gobierno de Barak Obama y ganó popularidad en 2016 tras ser la primera persona trans en hablar en la Convención Nacional Democrática. “¿Seremos una nación donde solo hay una forma de amar, una forma de ver, una forma de vivir? ¿O seremos una nación donde todos tengan la libertad de vivir de manera abierta e igualitaria, una nación que es más fuerte unida?», expresó en su discurso. Ayer, conmovida, publicó en un comunicado de prensa: «Lo hemos conseguido, hemos ganado las elecciones. Espero que esta noche demuestre a un niño LGBTQ que nuestra democracia es lo suficientemente grande también para él». Además, la senadora hizo alusión a los mensajes de odio recibidos por parte de los seguidores de Trump en redes sociales.

La marea feminista y de las minorías no termina ahí, ya que la latina Alexandria Ocasio Cortez (AOC) fue reelecta en representación del estado de Nueva York con el 68,8% de los votos frente al 30,6% del candidato del Partido Republicano John Cummins. En su campaña, la latina llegó a recolectar 17 millones de dólares frente a los 10 millones de su contrincante, convirtiéndose ésta en la segunda elección más cara de la historia. Nacida y crecida en el Bronx, en 2018 Ocasio Cortez se convirtió en la congresista más joven del país con 29 años. El año pasado, mientras se discutían leyes para restringir el acceso al aborto, la demócrata posteó en su cuenta de Twitter: “La prohibición del aborto no se trata solo de controlar los cuerpos de las mujeres. Se trata de controlar la sexualidad de las mujeres, adueñarse de las mujeres. Desde limitar el control de la natalidad hasta prohibir la educación sexual integral, los fundamentalistas religiosos estadounidenses están trabajando arduamente para prohibir las relaciones sexuales que quedan fuera de su teología”. Recientemente, AOC tuvo un encontronazo mediático con integrantes del Partido de Republicano, que la cuestionaron por llevar puesto un traje extremadamente caro en la portada de la revista Vanity Fair. Luego de explicar que se trataba de ropa prestada por la revista para la producción, la joven declaró: «Escuche, si los republicanos quieren sugerencias sobre cómo lucir lo mejor posible, me complace compartirlas. Consejo número uno: tomá agua y no seas racista».

Alexandra Ocasio Cortez

Las otras tres congresistas que forman el llamado “escudrón progresista” del Partido Demócrata también fueron reelectas: Ilhan Omar por el estado de Minnesota, Ayanna Pressley por Massachussets y Rashida Tlaib de Michigan, estas últimas dos se habían convertido en las primeras mujeres musulmanas en obtener un escaño durante las elecciones del 2016. A esto se suma que Ritchie Torres, también del Partido Demócrata, será el primer afrolatino gay en entrar al Congreso con apenas 32 años de edad.

Actualmente, de los 15 miembros del gabinete de Trump, solo dos son mujeres y, de los 535 congresistas que suman ambas cámaras, hay 26 senadoras y 101 mujeres en la Cámara de Representantes. Antes de las elecciones, miles de mujeres habían realizado multitudinarias movilizaciones en diferentes puntos del país para oponerse a la reelección de Donald Trump, inspiradas en la primera Marcha de Mujeres en Washington que tuvo lugar en 2017 días después de que éste asumiera.

Kamala Harris

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Latin Mood: cómo se planta el voto latino de cara a las elecciones presidenciales en EE.UU.