Fernández anunció el envío del proyecto de legalización del aborto al Congreso

Hay proyecto, habrá ley

El Presidente cumplió hoy con una de sus principales promesas de campaña y envió al Congreso el esperado proyecto de legalización del aborto. "Salva vidas de mujeres y preserva sus capacidades reproductivas", dijo y pidió un debate "con respeto". La Campaña saludó la iniciativa, la festejó en las calles y exigió "un inmediato tratamiento". El anuncio fue acompañado del proyecto de "los mil días".

«Tomé un compromiso ante ustedes que hoy vengo a cumplir», dijo Alberto Fernández esta tarde al anunciar que el Gobierno enviará al Congreso el esperado proyecto de ley de legalización del aborto y cumplirá, finalmente, con una de sus principales promesas de campaña.

Fernández se convirtió así en el primer presidente de la democracia que se pone al hombro uno de los reclamos históricos del movimiento de mujeres y de las diversidades, que había sufrido un revés en 2018, cuando se debatió por primera vez en ambas cámaras. El anuncio había sido postergado largos meses por la pandemia y por las especulaciones en torno al conteo de votos a favor del proyecto, que el oficialismo dice haber esperado a tener garantizado antes de darle el impulso definitivo. Todo parece indicar que, a partir de ahora, todo está dado para que sea sancionado positivamente en sesiones extraordinarias.

La interrupción legal del embarazo, dijo el Presidente, servirá para terminar con «la criminalización del aborto» que «de nada ha servido» hasta ahora. «Solo ha permitido que los abortos ocurran clandestinamente en cifras preocupantes. Cada año se hospitalizan alrededor de 38.000 mujeres por abortos y desde la recuperación de la democracia murieron más de 3.000 mujeres por esa causa», argumentó durante los poco más de siete minutos que duró el mensaje grabado en Olivos y que fue difundido a través de sus redes sociales.

La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito recibió la novedad con el entusiasmo esperado y emitió un comunicado a través del cual «saluda la presentación del proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embrazo (IVE), redactado por el Poder Ejecutivo Nacional». La Campaña también sostuvo que «espera que de inmediato inicie su tratamiento en el Congreso de la Nación, a la par de nuestro proyecto, que fue presentado el 28 de mayo de 2019 con el apoyo de las más de 70 firmas de representantes legislativos de todo el arco político y que aún cuenta con estado parlamentario».

Fernández hizo una defensa enfática del proyecto que lleva su firma. «Salva vidas de mujeres y preserva sus capacidades reproductivas, muchas veces afectadas por abortos inseguros. No aumenta la cantidad de abortos ni los promueve. Solo resuelve un problema que afecta a la salud pública», dijo.

«La legalización del aborto permite además, como ocurrió en Ciudad de México y Uruguay, que disminuyan los abortos y las muertes que ellos causan. Brindando cobertura en el sistema de salud también se facilita el acceso a métodos anticonceptivos para prevenir embarazos no intencionales», agregó.

El proyecto oficial estará acompañado por uno complementario, el «Proyecto de los mil días», que, según dijo, «tiene por objeto fortalecer la atención integral de la salud de las mujeres durante el embarazo y la de sus hijos e hijas durante los primeros meses del embarazo». «Busca bajar la mortalidad, malnutrición y desnutrición, además de prevenir la violencia protegiendo los vínculos tempranos, el desarrollo emocional y físico y la salud de manera integral de las personas gestantes y de sus hijos e hijas hasta los 3 años de vida», afirmó. «Este proyecto establece una nueva asignación por Cuidado de Salud Integral que consiste en el pago de una Asignación Universal por Hijo a pagarse una vez por año para ayudar al cuidado de cada niño o niña menor de tres años», detalló.

Al respecto de la complementariedad de ambos proyectos, la ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación, Elizabeth Gómez Alcorta, explicó más tarde: “Estos dos proyectos de ley que estamos enviando al Congreso de la Nación son complementarios y promueven una mayor justicia social e igualdad de oportunidades, amplían derechos y establecen que el Estado debe acompañar a las mujeres en sus decisiones, cuidando sus vidas y su salud de manera integral. Tenemos la obligación de cuidar la integridad física de las mujeres en todos los casos, evitar muertes por abortos clandestinos y acompañar a todas aquellas que desean continuar con sus embarazos y se encuentran en situaciones de vulnerabilidad, para que puedan cumplir con su deseo de maternar y que ellas y sus hijos e hijas cuenten con el acompañamiento de un Estado presente”.

«El debate no es decirle si o no al aborto. Los abortos ocurren en forma clandestina y ponen en riesgo la salud y la vida de las mujeres que a ellos se someten. Por lo tanto, el dilema que debemos superar es si los abortos se practican en la clandestinidad o en el sistema de salud argentino», reflexionó el Presidente y llamó a dar el debate «con respeto».

«Esta es una de mis principales convicciones», concluyó. Palabra empeñada, Alberto.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

«Tratar el proyecto de aborto significa volver a creer en la palabra pública»