El brillo de este año será televisado

La Marcha del Orgullo 2020 copa la TV Pública

En una co-producción con la TV Pública, la Comisión Organizadora de la Marcha del Orgullo prepara una transmisión especial para homenajear activistas LGBT, recorrer la historia de la marcha y mantener vivo el orgullo a la distancia.

Una nueva marcha popular se traslada a la virtualidad y, con una apuesta ambiciosa, se propone traspasar la pantalla para inundar de glitter y orgullo la Televisión Pública. Las conversaciones para organizar la 29ª Marcha del Orgullo, que generalmente arrancan en junio, se atrasaron algunos meses producto de la pandemia y la imposibilidad concreta de reunirse presencialmente. Finalmente, en septiembre iniciaron los intercambios vía mail entre las más de 60 organizaciones que forman parte de la Comisión Organizadora de la Marcha del Orgullo para darle curso a la realización del evento. Desde el inicio -cuentan algunes de sus organizadores- hubo un consenso pleno en pensar una alternativa desde la virtualidad para que la Marcha del Orgullo no pase desapercibida. La idea fue tomando forma hasta llegar a planificar, junto con la TV Pública, un programa especial de una hora y media que será transmitido esta noche a las 21 horas. «Ya desde el año pasado tenía ganas de que se televise la Marcha del Orgullo, porque entendía que se perdía un poco el mensaje del escenario y nuestro discurso, muchas veces por la gran cantidad de personas que había y sentíamos que no lo podíamos comunicar», cuenta Ezequiel Rabines, militante de La Cámpora y uno de les integrantes de la Comisión Organizadora, en diálogo con El Grito del Sur.

Fotos: Abril Pérez Torres

En vistas de que la pandemia continúa y que la Marcha del Orgullo no iba a poder realizarse en forma presencial, les pareció el momento oportuno para avanzar con dicha propuesta. Una vez alcanzado el acuerdo mayoritario de la Comisión Organizadora, comenzaron las conversaciones con Rosario Lufrano, presidenta de Radio y Televisión Argentina, a quien le encantó la propuesta y dio lugar a la organización de un programa co-producido con la TV Pública. La consigna principal de este año será «Ley para la inclusión travesti-trans. Aborto legal. Estado laico» y habrá, además, 22 subconsignas que retoman reivindicaciones históricas del colectivo LGBTTTIQ+: el reclamo por una nueva Ley Antidiscriminatoria, la aplicación efectiva de la Ley de Educación Sexual Integral y la lucha por una nueva Ley de VIH, Hepatitis Virales, Tuberculosis e ITS. «La prioridad siempre está en el colectivo travesti-trans, que sigue siendo el más vulnerado dentro de nuestra población y me parece que la agenda siempre va en ese sentido», plantea Rabines.

«Siempre es un proceso de reflexión y debate dentro de la Comisión, hay consignas que históricamente nosotros venimos trayendo y llevando en los últimos años. Sin lugar a dudas, hubo un consenso clarísimo que la inclusión de la población travesti-trans era fundamental. Es algo que ha estado en nuestras consignas en los últimos años pero ahora más que nunca, no solamente por la urgencia, sino también por lo que sigue pasando con las compañeras travestis-trans en cuanto a los travesticidios y los transfemicidios, la violencia institucional y la falta de acceso al ámbito de la salud, educativo y laboral», explica José María di Bello, militante de Mala Junta – Poder Feminista y presidente de la Fundación Grupo Efecto Positivo (GEP), en relación a la discusión acerca de las consignas de la marcha. El activista y militante por los derechos humanos y de las diversidades sexuales celebró la decisión del Ejecutivo nacional de promulgar el Cupo Laboral Travesti-Trans en el sector público, aunque remarcó que será importante seguir haciendo presión para que esta normativa se haga verdaderamente efectiva. En este sentido, destacó la voluntad del Gobierno nacional en abordar las reivindicaciones del colectivo LGBTTTIQ+, ubicando incluso a numerosas personas del movimiento en distintos cargos del Estado.

Foto: Abril Pérez Torres

Consultado sobre esta nueva propuesta que vuelca a la virtualidad una de las movilizaciones callejeras más festivas dentro de la agenda popular y en particular de los feminismos, Matías Muñoz, coordinador de la Asociación Ciclo Positivo, responde: «Así como tuvimos que adaptar casi todos los aspectos de nuestra vida, también tuvimos que adaptar nuestra militancia y en ese sentido la Marcha del Orgullo, con la historia que tiene, no podía dar un paso atrás por la pandemia. Desde la Comisión tuvimos que organizarnos de manera tal que pudiéramos tener una visibilidad a la altura de la Marcha del Orgullo, sin perder la alegría y la política en la fuerza de nuestros reclamos». Y agrega: «Haber ganado un espacio en la TV Pública tiene que ser un derecho adquirido, entendiendo que los medios públicos son del pueblo, son de la sociedad civil y, por lo tanto, creo que estas gestiones deberían llegar para quedarse».

El programa de esta noche será conducido por Diana Zurco e incluirá un recorrido por la historia de la Marcha del Orgullo, homenaje a activistas de la comunidad LGBTTTIQ+, y cerrará con la lectura del documento de la movilización, expresando el posicionamiento político de la Comisión. También habrá participaciones artísticas y se desarrollarán actividades virtuales desde las distintas organizaciones. «Tenemos mucha militancia en redes, articulando con otras organizaciones. Vamos a hacer algunos vivos, a trabajar con la Secretaria de Juventud del Municipio de La Matanza, actividades junto a la RAJAP, a Nueva Mayoría y a la Secretaría de VIH de la Federación Argentina LGBT en un conversatorio sobre la nueva ley, un taller interactivo sobre ¨Indetectable es Intransmisible¨. Además un montón de actividades virtuales, que esperamos sean muy concurridas como lo hubiesen sido si fuera presencial», describió Muñoz. «Va a ser un programa histórico, porque toda esa mística de la marcha me parece que va a estar expresada en una síntesis superadora que hemos hecho todas las organizaciones. Creo que va a haber un material inédito e histórico y va a ser un programa muy inclusivo y federal», señala.

«Tenemos mucha esperanza de que se mire mucho el programa, que se participe de las actividades que hay en internet, hay algunas organizaciones que están organizando fiestas por zoom y suponemos que también va a ser muy exitoso eso», comenta di Bello sobre las expectativas respecto de la movilización de hoy. Y destaca: «La ventaja de todas estas cosas es que van a poder ser seguidas en el momento desde cualquier rincón del país, y no solo eso, sino también desde el mundo entero». «Entendemos a esta 29ª Marcha como histórica pero renovando el compromiso militante y activista para seguir luchando por nuestros derechos que faltan y para defender aquellos que ya fueron conquistados», añadió Rabines en ese sentido.

El militante de La Cámpora y activista por las diversidades hizo referencia a la visibilización que cobró durante todo este año la desigualdad que sufre la población LGBTTTIQ+ y criticó a la administración de Horacio Rodríguez Larreta, a la que acusó de no tener políticas específicas para esa población. «Estamos viviendo en el distrito más rico del país y, sin embargo, desconocemos cuáles son las políticas LGBT que tiene el Gobierno porteño», sentenció.

Foto: Abril Pérez Torres

A pesar del contexto sanitario que complejizó las distintas agendas programadas para el 2020, les militantes rescatan algunos de los principales cambios que hubo en estos meses, en comparación a los cuatro años de gobierno de la alianza Cambiemos. Entre ellas, mencionan la recuperación del Ministerio de Salud de la Nación, que había sido rebajado al orden de Secretaría, y la regularización de los faltantes de medicamentos. «Vamos por más, no solamente en lo referido a la nueva Ley de VIH, que ya es el cuarto año que forma parte de las consignas de la Marcha del Orgullo, sino que este año ampliamos a que se difunda el mensaje de «Indetectable es igual a Intransmisible», y también pedimos por la investigación y el desarrollo de preservativos para vulvas», concluyó el coordinador de Ciclo Positivo.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Feminismos made in USA