El programa cuenta, además, con el apoyo del Ministerio de Educación de la Nación

Lanzaron un Programa de Promotores Educativos Territoriales en la Villa 31

El Instituto Superior de Formación Docente "Dora Acosta", de la Villa 31, en coordinación con la cartera que conduce Nicolás Trotta, lanzó un Programa de Promotores Educativos Territoriales focalizado en el acompañamiento y el reforzamiento de las trayectorias educativas de niños, niñas, vecinos y vecinas del barrio.

En sintonía con el programa Redes del Ministerio de Educación de la Nación, el Instituto Superior de Formación Docente «Dora Acosta», de la Villa 31, celebró esta semana el acuerdo alcanzado con la cartera nacional de Educación para lanzar en el barrio el Programa de Promotores Educativos Territoriales. Éste busca acompañar y fortalecer las trayectorias educativas del nivel primario y articular territorialmente con las redes que existen dentro y fuera del barrio para brindar ayuda y asesoramiento a las familias, de acuerdo a las distintas problemáticas que manifieste cada una. «Surge porque durante todo el año el rol que cumplieron los estudiantes y las maestras recibidas del instituto fue el de acompañar y enseñar a los vecinos y las vecinas, a los niños y las niñas del nivel primario del barrio, y nos parecía que ese rol había que institucionalizarlo», contó a El Grito del Sur la rectora del «Dorita», Florencia Martin.

El proyecto fue elaborado junto a las familias, los vecinos y las vecinas del barrio, y los distintos espacios que están presentes en la Villa 31 y que conforman las redes de organización barrial. La docente y rectora de la institución destaca en este sentido la «relación muy genuina» que existe entre todos los actores que conviven dentro de los barrios populares y menciona que, gracias a ello, «la noticia fue celebrada por todo el barrio». La Villa 31 es uno de los pocos barrios populares de la Ciudad de Buenos Aires que cuenta con un instituto de formación docente y ahora vuelven a tomar la delantera dando un paso importante en el reconocimiento y valorización de los promotores y las promotoras territoriales.

«El programa consiste en la conformación de parejas pedagógicas. Cada pareja pedagógica va a tener a cargo el seguimiento de diez trayectorias escolares y definen para esto primero realizar un diagnóstico, para ver un poco en qué situación están, cuáles son los problemas que hay, si tienen vínculo o no con la escuela. Se define una estrategia pedagógica y, por otro lado, lo que hace la pareja pedagógica es un seguimiento: se proponen actividades didácticas y también acompañan a las familias», explica Florencia Martin. Además, sobre este último punto, destaca: «Esto te da una familiaridad y un contacto, que en este momento que hemos aprendido mucho del aislamiento, implica recuperar esa trama y hacerla más fuerte». La idea también es poder organizar grupos de niños y niñas que, de acuerdo a los diversos niveles de alfabetización, puedan brindar talleres de alfabetización inicial.

El programa aprobado y presentado formalmente este martes en la Villa 31 contó con la presencia de estudiantes, docentes y familias del barrio, legisladores y legisladoras del Frente de Todos, y el ministro Nicolás Trotta, quien celebró el acuerdo alcanzado con el ISFD «Dora Acosta». El anuncio, incluso, viene en línea con el Programa Redes, que depende del Ministerio de Educación de la Nación, y que se propone potenciar este tipo de iniciativas en distintos territorios. Sin embargo, la comunidad educativa del «Dorita» va por más y quiere llevar a la Legislatura un proyecto para que el Ejecutivo porteño también adopte esta iniciativa, con el objetivo de replicarla en los numerosos barrios populares de la Ciudad de Buenos Aires.

La pandemia que sacudió la realidad política, social, económica y sanitaria del mundo entero no solo dejó al descubierto un sinfín de desigualdades, sino que sirvió también para reforzar y en algunos casos construir fuertes lazos de solidaridad y acompañamiento entre distintos sectores. Es ahí donde radica el objetivo de este programa: en reconocer y valorar el trabajo de decenas, cientos y miles de promotores y promotoras territoriales que durante la crisis sanitaria se pusieron al hombro innumerables tareas, y entre ellas muchas relacionadas al ámbito educativo.

«Solemos escuchar y hemos escuchado durante todo este año que la pandemia puso en evidencia algunas desigualdades que había en términos educativos. No es lo mismo quienes tienen acceso a dispositivos de conectividad que quienes no, y estas carencias se dan en los barrios más vulnerables sobre todo. Teniendo un gobierno en la Ciudad de Buenos Aires que su única propuesta pedagógica fue armar burbujas, y que ni siquiera es una propuesta pedagógica, nosotros hacemos hincapié en lo educativo, en la formación pedagógica que tienen las promotoras, porque son estudiantes de un profesorado. Y, por otro lado, en lo territorial, poder definir estrategias y dar cuenta de la situación del barrio. Eso también potencia», cerró la rectora del «Dora Acosta».

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Consejo Federal de Educación: la pelota del ciclo lectivo 2021 queda en manos de Larreta