El subte cada vez más caro y con las obras paralizadas

«El aumento del subte es un ajuste contra los esenciales»

El secretario general de los Metrodelegados, "Beto" Pianelli, definió la nueva suba tarifaria como "una medida que no tiene nada que ver con la realidad del país". Mientras tanto, el asbesto sigue siendo un problema irresuelto y las obras en el subte brillan por su ausencia.

Esta semana se conoció que, a partir del próximo miércoles 25 de noviembre, la tarifa del subterráneo porteño pasará de los $19 actuales a $21. Dicho incremento genera que el costo de este medio de transporte haya trepado 180 por ciento en los últimos tres años. Lo paradójico es que, además de producirse en medio de la crisis económica de la pandemia, el flamante aumento se efectiviza en un contexto de parálisis total de las obras del subte que tienen -entre otras cuestiones- a la construcción de la Línea F sin ningún tipo de avance.

En diálogo con El Grito del Sur, el secretario general de los Metrodelegados, Roberto «Beto» Pianelli, definió la nueva suba de la tarifa como «una medida fuera de época que no tiene nada que ver con la realidad que se está viviendo en el país». «Mucho no se puede esperar del Gobierno de la Ciudad, que durante la pandemia desprotegió a los sectores más necesitados. Esto es absolutamente regresivo, es un ajuste contra los esenciales y los más vulnerables que usan este medio de transporte”, analizó.

Si bien desde el Gobierno de la Ciudad esgrimieron que la medida responde a «adecuaciones necesarias para garantizar el mantenimiento y correcto funcionamiento de estos servicios», lo cierto es que el transporte público sigue siendo por el momento exclusivo para trabajadores y trabajadoras esenciales. Éste representa el primer aumento para la gestión de Manuela López Menéndez como presidenta del directorio de Subterráneos de Buenos Aires (SBASE), quien desembarcó allí en agosto de este año de la mano del ex ministro de Transporte Guillermo Dietrich. Desde la Secretaría de Obras de Transporte, López Menéndez promovió el modelo de Participación Público-Privada (PPP) y hasta fue presentada como «la señora Metrobús».

Asbesto y obras paralizadas

El año 2020 finaliza con nuevos laburantes del subte infectados de asbesto, que ya sumarían 32 entre los 800 que pudieron hacerse los estudios. La Asamblea del Taller Rancagua, ubicada en el barrio porteño de Chacarita, denunció recientemente que la empresa Sbase envió telegramas para otorgar vacaciones en forma «unilateral» y «compulsiva», lo cual fue entendido como «una acción sancionatoria y una represalia al conjunto de la lucha contra el asbesto en el Subte, enfocada esta vez a un sector que se encuentra en retención de tareas desde hace más de un año, en reclamo de obras que permitan mejorar nuestras condiciones de salud laboral, teniendo ya 13 compañeros afectados por asbesto en nuestro Taller».

Cabe destacar que las obras de readecuación del Taller Rancagua incluyen la limpieza del lugar y la obra para el recambio y filtrado del aire ambiental, así como el cambio de flota de la Línea B, pero están frenadas desde que comenzó la emergencia sanitaria en marzo de 2020.

Por otro lado, Sbase postergó el mes pasado por octava vez la apertura de sobres de la licitación de estudios para la Línea F. Si bien la licitación fue lanzada hace más de un año, la gestión López Menéndez volvió a patearla para diciembre y la construcción sigue sin fecha ni financiamiento previsto. Incluso antes de la llegada de la pandemia, el propio Horacio Rodríguez Larreta había planteado que no proyectaba iniciar las obras de la Línea F durante su mandato y esto se evidenció con las nulas menciones al tema en el discurso de apertura de sesiones en la Legislatura porteña a comienzos de este año.

“Éste es un gobierno que hizo campaña de entrada en el año 2007 diciendo que iban a construir 10km de subte y a lo largo de 13 años de gestión no llegaron ni a esa cifra. Apenas asumieron, se dedicaron en este caso al negocio del transporte automotor y por eso desarrollaron los carriles exclusivos para colectivos. Esto no es casualidad porque el Ministro de Transporte fue Guillermo Dietrich, casualmente un lobbysta de las empresas que hacen buses. El Gobierno de la Ciudad no tiene la planificación de hacer ni un metro más de subte, esto va a contramano de las grandes ciudades del mundo», concluyó Pianelli.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

«Queremos volver a la presencialidad pero con niveles bajos o nulos de circulación del virus»