Crece la preocupación en la comunidad educativa por los contagios

Suman 11 casos de COVID en escuelas porteñas y denuncian a una vicedirectora «anticuarentena»

La nueva persona infectada es el director de la Escuela N°2 del DE 5, ubicada en Parque Patricios. El trabajador contrajo la enfermedad a partir del contacto con la vicedirectora, que dio positivo la semana pasada pero no informó de su estado y siguió exponiendo a todo el personal.

Durante la jornada de hoy se conoció otro caso de COVID positivo en una escuela de la Ciudad de Buenos Aires, a tan solo un mes de haberse puesto en marcha las burbujas donde el gobierno porteño realiza jornadas socioeducativas. Hasta el momento son 11 los contagios positivos de coronavirus. En este caso la persona infectada es el director de la Escuela N°2 del DE 5, ubicada en Parque Patricios. El trabajador contrajo la enfermedad de su vicedirectora, que dio positivo la semana pasada.

Este caso es el más polémico hasta el momento, ya que la vicedirectora no avisó en ningún momento que tuvo síntomas de la enfermedad mientras estuvo en contacto estrecho con todo el personal de la escuela en la última entrega de canastas alimenticias; y recién anunció su enfermedad el jueves pasado, 24 horas después de haber confirmado su positivo. Como consecuencia de este grave hecho de irresponsabilidad, el director de la escuela contrajo la enfermedad y aislaron a siete personas que estuvieron en contacto directo con ella.

“Lo grave de todo esto es que el director entregó el martes 3 de noviembre computadoras junto a la secretaria, porque no sabía que su compañera de trabajo tenía síntomas porque la vicedirectora en ningún momento anunció sobre su estado”, explicó a El Grito del Sur Fabio Devalle, auxiliar casero de la escuela que se mantiene aislado como consecuencia de este hecho. La situación se agravó cuando la vicedirectora apareció en la escuela en la mañana de este jueves, a 8 días de haber dado positivo de COVID, exponiendo a todo el personal auxiliar de cocina que está trabajando en el establecimiento. “Esta mujer nos informó que tuvo COVID 24 horas después de haber tenido el resultado y en ningún momento avisó de su estado de salud. Además, casi todo el personal estuvo en contacto con el director que ayer se le confirmó su positivo”, agregó el casero de la escuela.

Fabio denuncia que la vicedirectora quiso venir el lunes 9 de noviembre a la escuela, asegurando que ya tenía el alta epidemiológica. “Obviamente no le creímos porque no nos daban los números, nos avisó el jueves pasado que tenía COVID y 4 días después quería venir a la escuela. El lunes logramos que no aparezca, pero se presentó hoy exponiendo a todo el personal de cocina”, confirma. En este momento hay incertidumbre en la comunidad educativa de la escuela, porque mañana se reparten las canastas alimenticias, y temen que la vicedirectora vuelva a aparecer en el lugar.

Este caso es aún más grave que el de Eric Torales, el joven que asistió a una fiesta de 15 tras volver de Estados Unidos y que, como resultado de no cumplir la cuarentena, contagió a su madre y su abuelo, Luis María Suárez (78 años), que el 1° de abril falleció en el Instituto Malbrán también como consecuencia del COVID. Torales fue embargado por 50 millones de pesos y puede recibir hasta cinco años de cárcel.

Este medio se comunicó con la abogada María Cecilia Fernández, que lleva adelante diferentes casos relacionados con la comunidad educativa. Fernández aseguró que en el caso de la vicedirectora de la Escuela N°2 de Parque Patricios “no solamente se da la propagación de la enfermedad, sino que aparte se violan las medidas que impuso el gobierno nacional para evitar que la epidemia se propague, con lo cual son varios los tipos penales que están en juego: el 202 y 205. Asimismo, su calidad de empleada pública constituye un agravante que rozaría casi por lo menos el dolo eventual”.

La abogada considera que también se incluye entre las penas el artículo 203 que prevé la pena de multas: “la pena de violar las medidas adoptadas por las autoridades puede ser de 6 meses a 2 años, pero la pena por propagar una enfermedad peligrosa es de 3 a 15 años. A esto, insisto, se debe sumar la pena por ser empleada pública que implica un agravante”, sintetiza Fernández.

Hasta el momento, la lista de casos confirmados en escuelas de la Ciudad de Buenos Aires es la siguiente: una auxiliar casera de la Escuela Primaria 10 del Distrito Escolar 11; otra auxiliar tercerizada de la Escuela Técnica 15 DE 5; dos auxiliares y una asesora pedagógica de la Escuela Técnica 14 DE 5; un profesor de educación física y una auxiliar Escuela 5 DE 3; un integrante del equipo de conducción, la directora de la Escuela 24 DE 2; 1 maestra de la Escuela 11 DE 5; y, por último, la vicedirectora de la Escuela 2 DE 5 en cuestión, y el director de esta misma escuela.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Califican de «criminal» la apertura masiva de escuelas en la Ciudad de Buenos Aires