La Legislatura debate la Ley de Rezonificación

Volver a Boedo

Este jueves 19 de noviembre se tratará la Ley de Rezonificación en la Legislatura porteña, a dos años de la movilización que reunió a más de 100 mil hinchas en la Plaza de Mayo. Tras dictaduras, democracias y una lucha incansable por recuperar su locación fundacional, San Lorenzo siente cada vez más cerca la posibilidad de concretar el ansiado retorno.

Noviembre del 2020 será un mes fundamental para San Lorenzo y su “vuelta a Boedo”. Es que esta semana se confirmó que el próximo jueves 19 se tratará la Ley de Rezonificación en la Legislatura porteña, luego de que el legislador del Frente de Todos, Leandro Santoro, pidiera una moción de preferencia a fin de incluir dicho proyecto en el temario de la próxima sesión. Así, a 8 años desde aquella movilización de más de 100 mil hinchas a Plaza de Mayo y el voto por unanimidad de la Ley de Restitución Histórica en la Legislatura porteña, el sueño sanlorencista está cada vez más cerca.

El club azulgrana busca erigir un nuevo estadio en el mismo predio donde funcionó “El Viejo Gasómetro” de Boedo, entre los años 1916 y 1979. En ese año, el por entonces intendente de facto, Osvaldo Cacciatore, decidió expropiar los terrenos al club, donde la última dictadura militar proyectaba la apertura de la calle Avelino Díaz, (que cortaba la cancha en dos partes desde la entrada principal de Avenida La Plata) y a su vez la construcción de viviendas populares para la zona. Esto nunca sucedió y, a mediados de la década de 1980, la empresa francesa Carrefour compró el predio e instaló allí una de sus sucursales más grandes del país. “Esta lucha impresionante de tantos sanlorencistas entra en su etapa final. Confiamos plenamente en los legisladores, para devolverle a @SanLorenzo lo que le arrebataron en la dictadura», comentó en su cuenta de Twitter el presidente del Club, Marcelo Tinelli.

Para concluir con esta gran gesta falta todavía un paso. Si bien la ley de Restitución Histórica permitió que San Lorenzo recuperase sus terrenos, lo cierto es que para poder hacer su nuevo estadio, el Club necesita cambiar (re-zonificar) la categoría del código urbanístico del predio de Av. La Plata. El código urbanístico es un instrumento jurídico de planificación urbana y territorial, a través del cual la Ciudad establece los usos permitidos, las dimensiones de los terrenos y la superficie máxima a construir. Este código determina qué zonificación le corresponde a cada parcela, lo que depende del tipo de uso que se puede hacer en ella. El predio que San Lorenzo recuperó en Av. La Plata tiene la zonificación E, la misma que poseen hospitales, shoppings y supermercados, entre otros. Estas son zonas de circulación constante pero el club necesita cambiarla por una categoría U, para zonas de apoyo y complemento de las necesidades de las zonas residenciales: escuelas, iglesias, clubes. Esta rezonificación no la necesita sólo para hacer un estadio, sino también para poder utilizar el predio de cualquier otra forma: ya sea una escuela, una biblioteca, un polideportivo. En los art 1 y 2 del Proyecto de Ley de Rezonificación, San Lorenzo pide específicamente este cambio para recuperar la zonificación que tuvo el predio cuando aún estaba el Viejo Gasómetro.

El proyecto de ley que presentó el club a través del legislador Manuel Socias (Frente de Todos) habla de un Estadio 365, que abarca no solo al predio sino su integración con el barrio. Será un estadio multipropósito que se prevé cuente con locales comerciales, puestos de seguridad, oficinas, museos, biblioteca, bar, restaurante y espacios verdes. Además contempla algo fundamental en relación a la función social del club y las necesidades del barrio y la comuna: un jardín maternal y de infantes, una escuela primaria y secundaria y una academia de enseñanza especializada y superior.

Sin embargo, algunos vecinos se oponen a la construcción del estadio. En respuesta, el lunes 28 de septiembre, el club San Lorenzo presentó en la Legislatura porteña el resultado del programa “San Lorenzo te escucha”. El mismo, moderado y coordinado por la empresa constructora GEHL, contó con 3355 encuestas y aproximadamente 1000 personas participando en 23 reuniones vía Zoom, las cuales fueron programadas con distintas temáticas (reuniones vecinales, adultos mayores, jóvenes, mujeres, inmobiliarias, Red de Cultura Boedo, comerciantes). El resultado fue impactante: el 80% de las vecinas y vecinos se mostró “optimista” en relación a un nuevo proyecto en el predio que pertenece al club. Se escucharon las problemáticas del barrio, entre las que figuran la inseguridad, la falta de espacios verdes e iluminación y la necesidad de creación de nuevos establecimientos deportivos y culturales.

A partir de este estudio, el proyecto de ley contempla la problemática del estacionamiento y el tránsito, una de las grandes preocupaciones de los vecinos. Por eso, habrá estacionamientos subterráneos para que los utilicen los socios del club pero también los vecinos. Y para evitar atascos en los días de partido, habrá bases para estacionar los autos en espacios ubicados en la zona.

“San Lorenzo es un club social, y el rol social de los clubes hay que tenerlo siempre presente. En un terreno en donde había un negocio, va haber un lugar donde los chicos y chicas puedan estar contenidos fuera del horario escolar”, comenta Gustavo De Rosa, asambleísta del Club y miembro de la Agrupación La Soriano. “Este proyecto viene a mejorar al barrio: fijate que durante la pandemia se cedió el predio de Avenida La Plata a la Ciudad para que funcione como Centro de Contención y además en el Estadio Bidegain funcionó del programa Detectar para contener el COVID”, agrega De Rosa.

El club de Boedo supo ser un núcleo importante en la vida del sur de la ciudad, donde ya casi no existen ese tipo de espacios, y su vuelta completa sería una reparación no solo al alma de los hinchas, sino también a la salud y al espíritu del barrio. El pueblo azulgrana aguarda expectante el trato del proyecto de Ley de Rezonificación, el cual debe tener una primera lectura, audiencia publica, segunda lectura y aprobación.