Aborto 2020

El aborto continúa su trayectoria hacia la ley

Mientras el debate del aborto continúa en la Cámara de Senadores El Grito del Sur habló con Josefina Mendoza, diputada de la UCR sobre lo sucedido el pasado viernes cuando se obtuvo por segunda vez la media sanción.

Este viernes la Cámara de Diputados volvió a demostrar que está a la altura de las circunstancias al dar media sanción al proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo. En una jornada extensa y calurosa, 131 diputadas y diputados reivindicaron la autonomía de las personas gestantes a decidir sobre sus cuerpos, mientras miles de mujeres, lesbianas, travestis, trans, intersex y no binaries coparon las calles bailando entre barbijos verdes. En línea con lo sucedido en 2018, el debate tuvo fundamentos que giraron en torno a la salud pública y la justicia social por un lado y a la religión y la vida por otro, con discursos destacados -a favor y en contra- que incluso dieron para memes. Sin embargo, el hiato entre ambas discusiones dejó en claro que en este tiempo hubo un fuerte crecimiento de los argumentos feministas.

Como quedó demostrado en estos días en los que comenzó la discusión en el Senado, la Cámara Baja es más permeable a los conflictos sociales, no sólo por su mayor número de representantes (hay un 1 diputado cada 161.000 habitantes o fracción superior a 80.500, no puede haber menos de 5 por distrito y cada uno debe tener más de los que tenía en 1976) sino porque permite que se pueda ocupar una banca desde los 25 años, algo que en el caso de les senadores sucede desde los 30. No es casual que en muchas intervenciones se haya hablado de la importancia que tuvo la marea verde en la conquista de este derecho.

“Creo que es una discusión que nos debíamos hace tiempo. Hoy se da porque somos parte de un cambio social, de una batalla cultural que llevamos adelante sobre todo las mujeres pero gran parte de la sociedad en su conjunto, porque el objetivo es un país más igualitario. En este sentido, el rol de la juventud es clave, somos los primeros en querer construir una sociedad en la que hombres y mujeres tengamos las mismas oportunidades.” aseguró a el Grito del Sur Josefina Mendoza, representante de la UCR, quien con 28 años es parte de la nueva camada de jóvenes políticos.

Entre quienes no están a favor de la legalización del aborto los tópicos fueron los mismos: la vida desde la concepción, el aborto como genocidio y la influencia de la iglesia. Sin embargo, las soluciones que proponen  a los abortos los autodenominados “provida”suelen ser las mismas estrategias a las que se oponen, como la aplicación de la ESI o la distribución de anticonceptivos gratuitos. Otra de las opciones que proponen los antiderechos para evitar el aborto es la adopción, lo cual no solo obliga a la persona gestante a llevar a cabo un embarazo no deseado, sino que significa un trámite mucho más complejo de lo que parece. En ese sentido, la diputada Gabriela Estévez, la anteúltima en tomar la palabra, habló de su propia experiencia como mamá adoptante y las dificultades de un proceso que lleva realizando hace cinco años.

Respecto a los votos, según el informe Tratamiento del Proyecto de Ley de
Interrupción Voluntaria del Embarazo Comparativo 2018 / 2020 (HCDN) de la Subsecretaría de Asuntos Parlamentarios en comparación con el 2018 hubo un pequeño aumento de los afirmativos (129 y 131 respectivamente) y un aumento de las abstenciones. Hace dos años el Frente para la Victoria aportó 54 votos afirmativos frente a los 82 que dio en esta ocasión (siendo el Frente de Todos), la UCR mantuvo los 27 apoyos a la legalización y el PRO bajó de 17 a 11. Esto significa que el porcentaje de rechazos en el PRO pasó del 68,5% a 75,5%, mientras que en el Frente de Todos el voto afirmativo se mantuvo alrededor del 70%.

“En el caso de Aborto  lo que se pone en jaque es el rol de la mujer en nuestra sociedad. La maternidad ya no puede ser por obligación, debe ser deseada. Y todo esto debe ir de la mano de la educación sexual integral y el acceso a métodos anticonceptivos. Un triunfo de la ampliación de derechos, de las libertades individuales y sobre todo, un avance en cuanto a cómo entenderemos el rol de la mujer a partir de ahora.” agregó Mendoza.

Si bien las reuniones en el Senado muestran ciertas dificultades sobre el destino del proyecto, la diputada es positiva y considera que los números son los necesarios para llegar a obtener la ley antes de fin de año. “Creo que el oficialismo no hubiese mandado el proyecto sino hubiese tenido por seguro que contaría con los votos en ambas cámaras.”