Nuevos ataques contra vendedores ambulantes

Denuncian la contratación de «barrabravas» para provocar a manteros en Flores

Tras los incidentes ocurridos ayer en la Avenida Avellaneda y el centro comercial de Flores, desde el Sindicato de Vendedores Libres acusaron a FECOBA y CAME de instar a la violencia a partir de la contratación de patotas. "Quienes salieron a provocarnos no eran empleados ni dueños de los comercios", señaló Omar Guaraz.

Ayer por la tarde se viralizó un video donde se veía una batalla campal en el cruce de las calles Bogotá y Helguera, en pleno centro comercial del barrio de Flores, lo cual dejó al menos tres personas heridas. Si bien algunos medios de comunicación plantearon que se trató de una pelea entre «manteros y comerciantes», desde el Sindicato de Vendedores Libres dejaron en claro a través de un comunicado que, detrás de estos incidentes, estuvo la contratación de «barrabravas muy violentos» para provocar a los manteros y las manteras.

Estos hechos de violencia llegaron un mes después de que se difundiera otro video en el que la policía porteña le pegaba a un vendedor senegalés en Flores, lo cual motivó la denuncia de diferentes organismos de Derechos Humanos. A partir de entonces, el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta tomó la decisión -inédita hasta ese momento- de no utilizar a la policía para reprimir a los vendedores ambulantes. En ese contexto, éstos últimos tuvieron vía libre a lo largo de este mes navideño para salir a vender sus productos y encontraron como respuesta un nuevo ataque de los comerciantes.

«Los comerciantes, que han tomado distintas iniciativas para eliminar a los vendedores, están con mucha bronca y decidieron contratar personal particular -patoteros y barras- que generaron disturbios sobre todo con los senegaleses, lo cual motivó su reacción. La represión que sufren los vendedores tiene que ver con la presión de los comerciantes a partir de la financiación a las comisarías y a los funcionarios policiales para generar detenciones ilegales y golpizas masivas. Ellos no son ajenos a los hechos de violencia que sucedieron ayer, esto es una continuidad. Debido a estas represiones, ya tuvimos dos compañeras muertas», explicó el secretario general de Vendedores Libres, Omar Guaraz, en diálogo con El Grito del Sur.

Precisamente, el comunicado de la organización gremial que representa a los vendedores y vendedoras ambulantes responsabilizó por estos acontecimientos a la Cámara de Comerciantes de la Avenida Avellaneda, a FECOBA (Federación de Comercio de Buenos Aires) y CAME (Cámara de la Mediana Empresa). Respecto a la acusación de la llegada de «barrabravas» a la zona, Guaraz señaló que «esos tipos no laburan ahí, nunca fueron vistos por los compañeros, no son propietarios de los locales. Acá somos todos de la calle y sabemos quién es quién. No nos cabe la menor duda de que quienes salieron a provocarnos no eran empleados ni dueños de los comercios. Su actitud era la de generar provocación e incidentes».

Cabe destacar que el sector de la venta ambulante se está reponiendo después de casi nueve meses de parate, en el que la mayoría de los trabajadores y trabajadoras subsistió como pudo sin acceder al Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) y acumulando deudas. Esta nueva situación de violencia busca dar un nuevo golpe a sus aspiraciones de recuperación económica. «Para nosotros, hoy es un día normal mientras la policía no reprima y nos dejen vender. Festejamos la nueva posición de Larreta, de que haya un buen diálogo, después de tantos años con miles de detenidos, muertos entre los vendedores y represiones diarias. Es un cambio muy drástico que celebramos. Estamos intentando recuperarnos después de estos últimos meses que fueron muy difíciles para los vendedores, porque la mayoría no tuvieron ayuda», concluyó el referente de Vendedores Libres.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Confiscación de la dignidad senegalesa