Día del médico en la calle

Los residentes van al paro y escala el conflicto con los médicos de la Ciudad

En el día del médico y en medio de una pandemia que les exigió el máximo esfuerzo laboral, los residentes y concurrentes que enfrentaron el COVID-19 en primera línea rechazan el 23% en tres cuotas que ofreció Larreta y van al paro. Por su parte, Médicos Municipales convocó a un cese de tareas por apenas cinco horas.

En el año en que la salud pública cobró mayor visibilidad y relevancia en lo que va del siglo, los médicos y las médicas siguen sin percibir los salarios dignos que reclaman. Es que en un 2020 marcado por la pandemia, donde debieron redoblar esfuerzos, no pudieron tener vacaciones y enfrentaron al COVID-19 en primera línea, ahora deben hacer frente a otro virus: el de la desidia gubernamental.

Este jueves, residentes y concurrentes vuelven a ir al paro. La medida de cese de actividades por 24 horas es la segunda desde que comenzó la negociación paritaria y esta vez será acompañada de una movilización a Jefatura de Gobierno, en la calle Uspallata, con el objetivo de hacer oír el reclamo. Entre sus demandas exigen una mejora sustancial de la oferta económica de Larreta, que propuso un magro 23% en tres cuotas, pero al reclamo salarial se le suma la exigencia de que los R1 (los residentes de primer año) puedan cobrar sus haberes a tiempo -suelen tener retrasos de hasta tres meses- y la demanda de salario para las y los concurrentes, que trabajan en un régimen sin paga y con nulos derechos laborales.

«Los residentes y concurrentes pusimos el cuerpo durante toda la pandemia y nuestro trabajo no fue reconocido. La única forma de que se reconozca es haciéndolo valer en las calles», explica Noelia Kirikian, residente de Pediatría del Casa Cuna y delegada de su hospital. «Vamos a exigir que nos paguen el salario que nos merecemos», agregó la doctora.

Ezequiel Paizal, residente de Pediatría del Hospital de Niños, agrega: «Los reclamos implican una recomposición salarial luego de años de paritarias mal negociadas entre el GCBA y Médicos Municipales, siempre a puertas cerradas y siendo éste el único gremio con el cual, de manera perversa, negocia el Gobierno de la Ciudad», señala Paizal. «Médicos Municipales está encabezado por Jorge Gilardi y siempre se caracterizó por aceptar propuestas salariales en detrimento de los trabajadores de la salud».

Pese a la convocatoria unánime de la Asamblea de Residentes y Concurrentes de CABA al paro, Médicos Municipales -la representación sindical de estos trabajadores y trabajadoras- no se pliega a la medida y convocó a un cese de actividades por cinco horas durante la jornada de hoy. «Las asociaciones gremiales nos dan la espalda como siempre», señala Kirikian. «Si bien nosotros hicimos un primer intento, con mucha voluntad, de ser convergentes en el plan de lucha, evidentemente tenemos que meter presión para que nuestra voz sea escuchada», concluye la pediatra.

«Solo para recomponer nuestro salario de los últimos tres años necesitaríamos un aumento del 100%», agrega Paizal, quien sostiene que dentro de los pliegos del reclamo también destaca el pase a carrera profesional de los enfermeros y las enfermeras, considerados como administrativos en la Ciudad de Buenos Aires. También señalan el recorte en las residencias de salud mental y exigen mejoras contractuales para residentes y concurrentes.

En el día de médico, a los profesionales de la salud no les tocan ni flores ni bombones sino salir a la calle a luchar. Un síntoma de época en la ciudad más rica del país, que mientras busca privatizar el Río de la Plata olvida a sus trabajadores y trabajadoras más esenciales.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

«Nos van a dejar Chubut como un queso gruyere»