700 empresas beneficiadas, de las casi 137 mil que hay en la Ciudad

Los paraísos fiscales de Larreta se expanden con una nueva quita de impuestos

La Legislatura porteña aprobó una nueva regulación para los Distritos Audiovisual y de las Artes, de Diseño y Tecnológico que exime de impuestos y financia parte de la inversión a las nuevas empresas que busquen radicarse allí. Polémica por la expansión de estos paraísos fiscales en el sur de la Ciudad.

El jueves 10 de diciembre, la Legislatura porteña volvió a hacer uso de una lucrativa costumbre: sancionar leyes para favorecer los negocios inmobiliarios y profundizar la especulación financiera con las tierras. En ese marco, la mayoría parlamentaria del Pro y aliados aprobó una nueva regulación para los Distritos Audiovisual y de las Artes, de Diseño y Tecnológico en el sur de la Ciudad, que funcionan como una especie de paraísos fiscales a partir de beneficios e incentivos financieros que el Estado brinda.

La política de creación de Distritos comenzó en el año 2008 con el Tecnológico bajo la lógica de generar desarrollo del conocimiento y de la producción a través de la llegada de empresas en la zona sur de la Ciudad. Luego se aprobaron el Distrito Audiovisual (año 2011), el Distrito de las Artes (año 2012), el Distrito del Diseño (año 2013) y el Distrito del Deporte (año 2014). Entre los beneficios que ofrecen, se encuentran fuertes exenciones del pago de impuesto a los Ingresos Brutos, del ABL, Impuesto a los Sellos, Derecho de Delineación y Construcciones, y subsidios para la obtención de certificaciones de calidad, entre otros. Sin embargo, los tres proyectos de ley que se aprobaron el jueves -bajo la firma del legislador oficialista Martín Ocampo (UCR/Evolución)- facilitan aún más la obtención de beneficios impositivos por parte de las empresas.

“No sólo se lleva al 100% la exención del impuesto a los Ingresos Brutos (IIBB) sino que también el GCBA financiará al 50% de la inversión de las empresas a través del otorgamiento de un crédito fiscal que podrá ser vendido a otras empresas que sí paguen IIBB. Un doble estímulo: no pagarán impuestos y la mitad de la inversión la financia la sociedad porteña”, cuestionaron desde el Observatorio del Derecho a la Ciudad (ODC) y el Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas (IPyPP). Esta serie de beneficios se pondrán en marcha a través de la figura del crédito fiscal transferible, destinado a empresas que al momento de solicitar su inscripción en el Registro no se encuentren anotadas como contribuyentes en el IIBB.

Por otro lado, el Distrito Audiovisual y de las Artes -así como el de Diseño- pondrá a disposición de los desarrolladores de infraestructura la posibilidad de computar como pago a cuenta del Impuesto sobre los Ingresos Brutos el 50% del monto invertido si se trata de actividades audiovisuales y el 80% del monto invertido si ejercen actividades artísticas. Desde el ODC y el IPyPP plantearon que, a lo largo de estos 12 años en que se implementó la política de Distritos, “tampoco se han transparentado intencionalmente los montos que el GCBA resigna en materia impositiva, esfuerzo fiscal que en palabras de Juan Manuel Seco (director de Distritos Económicos del GCBA) representó 200 millones de dólares en 2009, hace más de diez años”. “Además se desconoce la cantidad de empleo generado, si es que hubo generación, y los logros obtenidos en materia de desarrollo del conocimiento y la producción”, agregaron.

En la actualidad, los Distritos son disfrutados por menos de 700 empresas de las casi 137 mil que hay en la Ciudad. Esta política fue cuestionada por incrementar los procesos de gentrificación de la población a partir de la elevación del valor del suelo. Lo paradójico es que el Presupuesto 2021, refrendado por la Legislatura dos días atrás, crea nuevos impuestos como el destinado al uso de las tarjetas de crédito -ajuste impositivo que recae principalmente sobre los sectores medios-, mientras que se profundiza una política de beneficios impositivos a un grupo selecto de empresas que se han convertido en las mejores aprovechadoras de los paraísos fiscales larretistas.

Los nuevos sectores que pretende beneficiar el Gobierno porteño, presentados bajo la etiqueta «economía del conocimiento», están ubicados en los rubros software y servicios informáticos y digitales; biotecnología, bioeconomía, biología, química, microbiología, bioinformática, biología molecular, neurotecnología e ingeniería genética, geoingeniería; nanotecnología y nanociencia; industria aeroespacial y satelital, tecnologías espaciales; e ingeniería para la industria nuclear.

 

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

«En un año excepcional, las acciones del Gobierno siempre fueron para cuidar a la inmensa mayoría»