Chile debate la despenalización del aborto

La marea verde cruza la cordillera

Apenas dos semanas después de la histórica aprobación de ley de legalización del aborto en Argentina, los feminismos chilenos van por su propia gesta. La Cámara de Diputados del país trasandino debatirá la despenalización del aborto a partir de mañana.

Mañana comenzará a tratarse en la Cámara de Diputados chilena la ley que propone despenalizar el aborto hasta la semana 14. En Chile el aborto terapéutico estuvo legalizado entre 1931 y 1989, cuando Augusto Pinochet instauró una de las legislaciones más restrictivas del continente que penalizaba el aborto bajo cualquier circunstancia. Esta normativa logró modificarse recién en el 2017 durante el gobierno de Michelle Bachelet, quien legalizó la interrupción del embarazo por tres causales: violación, riesgo de vida de la persona gestante o inviabilidad fetal. Si bien este avance resultó significativo no logró terminar con la clandestinidad ni garantizar el derecho a una sexualidad plena para las mujeres, niñas y personas trans, por eso en 2018 un grupo de organizaciones feministas junto con diputadas de la oposición presentaron un proyecto que busca modificar tres artículos del Código Penal para eximir de penas tanto a la persona gestante como al profesional que realice la práctica dentro del plazo establecido.

“Lamentablemente demoramos 30 años en poder salir de la prohibición absoluta y pasar a un modelo de causales. Sin embargo, entendemos que este sistema no protege de manera integral a las mujeres y niñas porque no da cuenta de todos los motivos que pueden llevar a interrumpir un embarazo. Por eso, en 2018, elaboramos un proyecto de despenalización hasta la semana 14 que entró en la cámara de diputados y este miércoles comienza su discusión parlamentaria”, contó a El Gritó del Sur Camila Maturana, integrante de la Corporación Humanas organización redactora del proyecto. “Estamos muy ansiosas por dar el debate y conocer la postura de los parlamentarios frente a esta propuesta”, agregó.

Fotos: Catalina Distéfano

Si bien dentro de la Cámara el proyecto será acompañado por las diputadas, la iniciativa nace de un movimiento que lleva años dando la batalla cultural en las calles y terminó de cobrar visibilidad en 2019, cuando les estudiantes chilenes se levantaron contra el régimen de Sebastián Piñera. Allí las mujeres cumplieron un rol fundamental con la figura de Camila Vallejo a la cabeza, quien será una de las invitadas a la presentación de este miércoles.

La discusión comenzará por la Comisión de Mujeres y Equidad de Género de la Cámara baja  y luego podría pasar a otras hasta llegar al recinto. Al mismo tiempo el movimiento feminista chileno empuja para que la nueva constitución, que será redactada por la convención constituyente, incluya la legalización el aborto. Para esto será necesario que 2 tercios de los constituyentes estén de acuerdo. “La demanda por los derechos sexuales y reproductivos es parte del conjunto de demandas del movimiento feministas desde el gobierno de Bachelet pero especialmente luego del 2019, cuando la ciudadanía comenzó a dar esta discusión en los territorios, las escuelas, las organizaciones sociales”, aseguró Camila. “Las mujeres y la ciudadanía esperan que quienes han sido elegidos como sus representantes voten a favor de una ley que protege los derechos de las mujeres y las niñas, especialmente su derecho a la vida, a la integridad y la dignidad”.

Aunque no hay registros oficiales, según la Mesa de Acción por el Aborto de Corporación Humanas, se estima que en Chile se realizan en entre 80 mil y 260 mil abortos por año. Sin embargo, de estos solamente el 3% están enmarcados dentro de los tres causales, lo que significa que casi la totalidad de las personas que interrumpen su embarazo en el país limítrofe lo hacen clandestinamente.  Además, incluso con el marco legal el 42,7% de los obstetras del sistema público se declara objetores de conciencia en caso de que el embarazo sea producto de una violación, un 20,3% cuando pone en peligro de vida de la madre y un 27,3% cuando se trata de una inviabilidad fetal. Respecto a la penalización un estudio de Miles relevó que entre 2007 y 2017 hubo 166 personas criminalizadas por abortos en el territorio chileno: 108 mujeres y 58 hombres. De ellas un 86% había elegido el aborto bajo su consentimiento.

Fotos: Catalina Distéfano

El 30 de diciembre Argentina se convirtió en el país más poblado de Latinoamérica en conseguir que el aborto sea legal, seguro y gratuito. Que la discusión chilena comience apenas quince días después de la sanción de la ley y uno antes de su promulgación demuestra que el eco que tuvieron los pañuelos verdes del otro lado de la cordillera es insoslayable. “Nosotras siempre hemos visto como un referente al movimiento feminista argentino en su lucha por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito. En 2018 se consiguió instalar una discusión muy amplia para la Argentina y para todo el continente. Lógicamente nos sentimos parte de esa marea verde que no solo es local sino es regional”, concluyó Maturana.