El Garrahan le responde al ministro Ginés González García

«No tenemos otras intenciones que luchar por salarios dignos»

Trabajadoras y trabajadores del Hospital Garrahan salieron a responderle al ministro de Salud, Ginés González García, quien los había acusado públicamente de encarar una protesta con "otras intencionalidades". "Nos cayó como una patada en el hígado", dijeron, "porque no estamos reclamando otra cosa que salarios dignos".

El ministro de Salud, Ginés González García, criticó a los trabajadores y a las trabajadoras del Hospital Garrahan, que vienen luchando desde hace meses por un aumento salarial, porque, según dijo, las protestas tenían «otras intencionalidades». Lo dicho por el ministro cayó muy mal entre les trabajadores, que salieron a responderle. «Este ataque se da en el marco de unidad muy importante en el hospital. Estamos en un proceso de lucha desatado por el acuerdo de UPCN, el Gobierno, y el Consejo de Administración, dando un 7 por ciento de aumento en el mes de octubre, lo que significó una bronca importantísima en todos los trabajadores del hospital», describió Gustavo Lerer, delegado por la Lista Roja de la junta interna de ATE del Hospital, al abrir la conferencia de prensa convocada este mediodía en respuesta a los dichos de González García.

Gustavo Lerer, delegado de la junta interna de ATE. Foto: Cristina Sille

«A todos nos cayó como una patada en el hígado que el ministro Ginés González García se dirigiera a nosotros como mentirosos, como que somos un pequeño grupo y diciendo que tenemos otras intencionalidades», sumó más adelante Lerer. En ese sentido, Ivone Malla, de la Comisión de Condiciones de Trabajo Insalubres y/o Agotamiento Prematuro (CTIAP), expresó: «Si fueron declaraciones que lo encontraron bruscamente al ministro de Salud en otro contexto, en el Instituto Malbrán, y dijo cosas que no pensaba, que se retracte, que diga que no mentimos, que no tenemos otras intencionalidades y, mientras tanto, nosotros sigamos luchando organizados». «Esto no tiene ninguna característica de escrache, esto es simplemente una respuesta a declaraciones que fueron muy agresivas con les trabajadores del Hospital Garrahan -aclaró-. Nos dijeron que éramos un sector, que teníamos otras intencionalidades, y sería bueno que eso se explicara o se retractara. No tenemos más intencionalidades que pedir salarios dignos y condiciones de trabajo adecuadas», sentenció.

La semana pasada, exactamente el mismo día en que el ministro de Salud de la Nación pronunció las declaraciones en cuestión, se reunió el Consejo de Administración del Hospital Garrahan, y frente a los cuestionamientos de los trabajadores y las trabajadoras a Guillermo González Prieto, presidente del Consejo, no hubo respuesta más que silencios. «Es muy importante que hoy estemos acá reafirmando nuestra lucha y diciendo que no somos mentirosos», dijo Luisa Fernanda Pérez, enfermera y delegada de la junta interna de ATE por la Lista Roja. Y añadió con firmeza: «Defender nuestro salario es defender la salud pública».

Luisa Fernanda Pérez, enfermera y delegada de la junta interna. Foto: Cristina Sille

Malla fue la última oradora y fue quien se encargó de explicar detalladamente los aumentos recibidos y prometidos hasta el momento: «No tenemos aumentos mucho mayores que los que tuvimos, que hasta hoy es solamente del 7 por ciento. Se nos propone un 18 por ciento en cuotas a terminar en marzo, eso da un 25 por ciento y se suman unos puchitos extra, que no se mantienen en el tiempo, para dar una suma mayor que ni aún así llega a empatar a la inflación. Lo cierto es que las paritarias fueron una rebaja salarial, que fue del 7 por ciento en 2020 y ahora llegamos a un 18 por ciento más, que vamos a tener recién en marzo de 2021». La suma del aumento aplicado en octubre y el que terminará de cobrarse en marzo de este año llega apenas a la mitad de lo solicitado por los trabajadores y las trabajadoras de la salud, que exigen una suba salarial del 50 por ciento indexada por inflación y un salario mínimo igual a la canasta familiar, que se encuentra rondando hoy los 79 mil pesos.

Reclaman, además, que se reconozcan las características agoviantes de su trabajo, con un régimen especial que contemple reducción horaria sin afectar el salario; licencia por estrés, que ya existe en todos los hospitales de la Provincia de Buenos Aires, todos los hospitales municipales y casi todos los hospitales con muchísima menos complejidad que el Garrahan; y reducción de los requisitos jubilatorios. «Son todas características que necesitamos para no seguir enfermándonos física y mentalmente, como ya lo hemos comprobado en múltiples informes que hemos presentado al Consejo e incluso al ministro», aseguró Malla.

Ivone Malla, integrante de la Comisión de Condiciones de Trabajo Insalubre y/o Agotamiento Prematuro. Foto: Cristina Sille

El Grito del Sur habló también con Franco Bova, residente de primer año de pediatría del Hospital Garrahan, para consultarle cómo se sintió al escuchar las declaraciones del ministro el jueves 6 de enero: «Lo primero fue el enojo, junto con una gran decepción porque yo fui una de las personas que vio esperanza en que Ginés conduzca nuevamente el Ministerio de Salud, de recuperar el ministerio, pero nunca imaginé que un ministro de Salud peronista iba a atacar a sus trabajadores de manera tan directa». Y continuó: «Me parece que el señor ministro cuando atacó públicamente a todos los trabajadores y todas las trabajadoras del Hospital Garrahan decidió poner a parte de la sociedad en nuestra contra y deslegitimar nuestro reclamo».

Bova ingresó al Garrahan el año pasado y permaneció sin cobrar los primeros tres meses de trabajo, tiempo que tuvo que esperar hasta empezar a percibir un ingreso neto de $36.533 y un bono remunerativo de 12.500 pesos. «A todos los que ingresamos al hospital el año pasado todavía no nos pagaron el sueldo -a la gran mayoría-, algunos hemos cobrado una parte, no todos los meses trabajados y, además, se nos un aumentó solo un 7 por ciento el año pasado y este año un 25 por ciento que va a llegar en cuotas. Estamos muy tristes porque lo único que queremos es un salario igual a la canasta básica familiar como cualquier trabajador, que nos paguen de forma registrada y que todos y todas podamos cobrar en tiempo y forma», cuenta.

También te puede interesar:

Divide y reinarás: Acuña convocó a los gremios docentes por separado para hablar de la vuelta a la presencialidad

Por último, en relación a la situación en la que se encuentra el conflicto, el joven residente de pediatría asegura que, a pesar de las distintas cartas presentadas y las reuniones mantenidas con distintos funcionarios, siguen sin obtener una respuesta favorable. Sin embargo, no pierde las esperanzas y afirma que «queremos seguir trabajando, queremos articular con el Gobierno, queremos que nos reciban y queremos que dejen de intentar hacernos parecer oposición al Gobierno». «Nosotros apoyamos este Gobierno, estamos agradecidos de tener y haber recuperado el Ministerio de Salud de la Nación, pero así como se está priorizando la respuesta al COVID en materia de insumos, la vacuna y un montón de cuestiones, nos parece que igualmente tiene que estar valorizado el trabajo. Un médico que está cursando una especialidad no puede estar cobrando 36.500 pesos de sueldo neto y no puede estar trabajando tres, cuatro o cinco meses sin cobrar», concluyó.