Lu Castro Feijoo

Lxs que militamos llevamos tatuado que la Patria es el Otro

Matías Zalduendo recuerda en este sentido texto a Lucrecia Castro Feijoo, secretaria de Juventud de APA y de la CTA Ciudad.

Lucrecia es la secretaria de Juventud de APA y de la CTA Ciudad, pero para la gran mayoría que la conocimos es una enorme compañera, una militante incondicional y para mí una amiga.

En esta elección de vida que es la militancia te encontrás con personas que te unen sueños, proyectos e ideales y una forma de mirar el mundo. Hay de esos compañerxs que te marcan y dejan huellas profundas, sin dudas Lucre es de esas.

No me alcanzan las palabras para describir a Lucre.
Lucre era generosa, honesta, cariñosa, compañera de sus compañerxs y una madre increíble. Siempre generando espacios de participación, yendo para adelante y abriendo su casa, el sindicato que tanto quería. Lucre entendía que la militancia era abrir puertas, que teníamos que juntarnos todos, que no podíamos pensar solo desde nuestro sector o sindicato. Fue, es y será fundamental en la construcción de la Juventud de la CTA. Para Lucre, la lealtad era una bandera y una característica de su práctica militante. Entendía la lealtad como la construcción de vínculos de confianza, de respeto y de cuidado para ser compañeros.

Por todo esto “la patria es el otro”, ella lo llevaba tatuado en el alma y lo hacía realidad en cada acción.

En lo personal, conmigo Lucre fue todo esto y mucho más. Incondicional es poco. Me acompañó en cada locura e iniciativa con su alegría y empuje.

Este mundo tan gris y hostil, hoy se puso un poco más feo.
Me cuesta mucho escribir sin llorarte. Hoy son muchisimos lxs que te recuerdan.

Te voy y te vamos a extrañar muchísimo. Vamos a seguir construyendo y militando, llevándote en cada lucha y en cada acto militante.

¡Hasta la victoria siempre, siempre!