Dudas en el Gobierno por la extensión del decreto de alquileres

La paciencia de los inquilinos se va agotando

El 31 de enero pierde vigencia el decreto que suspende los desalojos y congela el precio de los alquileres en todo el país. El Gobierno dejó trascender que habrá una prórroga, posiblemente hasta el 28 de febrero, pero vuelve a estirar el anuncio hasta último momento. Organizaciones sociales marchan este jueves al Ministerio de Hábitat para evitar que "miles de familias queden en la calle".

A menos de dos semanas de que finalice la vigencia del decreto que suspende desalojos y congela el precio de los alquileres en todo el país, esta semana se conoció que el Gobierno evalúa extender esta medida sólo hasta el 28 de febrero, lo cual significaría un duro golpe para los 9 millones de inquilinos e inquilinas a partir del primero de marzo. Desde Inquilinos Agrupados ya dejaron en claro que si “se toman medidas cortoplacistas” realizarán una movilización a Plaza de Mayo, mientras que la Campaña #ProhibidoDesalojar -que aglutina a Asambleas de Inquilinxs y habitantes del mercado informal de vivienda- concentrará en el Obelisco este jueves 21 de enero a las 10 de la mañana para trasladar su reclamo hasta el Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat que conduce Jorge Ferraresi.

El malestar de las organizaciones de inquilinos por la extensión del decreto ya viene desde septiembre del año pasado, cuando el presidente Alberto Fernández anunció su prórroga con apenas 48 horas de antelación. Luego se produjo la salida de la ministra María Eugenia Bielsa y la llegada de Ferraresi, quien se había comprometido a dar una respuesta antes de las Fiestas, lo que no sucedió. A lo que se suma la falta de reglamentación de varios artículos de la Ley de Alquileres, así como la ausencia de control para su cumplimiento y de una campaña de difusión de derechos.

“Si hay movilización, lo vamos a estar anunciando en los próximos días. Por el momento estamos negociando con el Gobierno la extensión del decreto”, afirmó Gervasio Muñoz en diálogo con El Grito del Sur. En un duro comunicado, la organización que nuclea a inquilinas e inquilinos porteños señaló que “extender el decreto sólo un mes es la confirmación de cientos de miles de familias desalojadas el 1º de marzo. Mientras los países suspenden desalojos hasta septiembre y brindan ayuda económica para saldar las deudas de alquileres, aquí se toman medidas cortoplacistas”. Se estima que recién va a haber una definición por este tema la semana que viene y fuentes del Ministerio de Hábitat dejaron entrever a este medio que la prórroga podría ampliarse a dos meses, aunque aún no existe una definición tomada.

Por otro lado, asambleas de inquilinxs se movilizarán este jueves por la mañana junto a organizaciones sociales de izquierda desde el Obelisco al Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat de la Nación para exigir la extensión y la ampliación del DNU 766/20 que -en caso de no prorrogarse- podría desatar “una ola de desalojos sin precedentes”. “No hay plan de contingencia en ningún nivel del Estado para las miles de personas y familias habitantes e inquilinas a nivel nacional que se ven al borde de quedar en la calle. El decreto de por sí fue de un cumplimiento parcial para muchxs de nosotrxs que vivimos en hoteles, pensiones, villas y casas colectivas”, plantearon les vecines del Hotel Costa Azul, de Casa Suipacha, Consejerías de Vivienda, MTL Rebelde, Marabunta, APDH, Acción Personas en Situación de Calle, Polo Obrero, Abriendo Caminos, Inquilinos en Lucha y Proyecto 7, entre otras organizaciones.

Además de solicitar la extensión del DNU 766 hasta el 31 de diciembre de 2021, este sector exige ampliar el decreto para lograr una suspensión real de todos los desalojos, incluso cuando haya una falta de pago de locaciones con o sin contrato, así como los devenidos por causas que tramitan en juzgados de distintos fueros.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Venga esa Sputnik