La última víctima falleció una semana atrás en el Hospital Ramos Mejía

La Policía de la Ciudad acumula 23 casos de gatillo fácil durante el segundo mandato de Larreta

Una bala perdida disparada por una oficial de la Policía de la Ciudad impactó en el abdomen de Pablo Pereyra, que cartoneaba en Constitución y murió el martes pasado. Es el caso 23 de gatillo fácil de la fuerza porteña desde diciembre de 2019, según los registros de Correpi, sistematizados por El Grito del Sur.

Cerca de la una de la tarde del 31 de diciembre, una bala perdida impactó en el abdomen de Pablo Pereyra, un joven de 32 años que juntaba cartones en una esquina de Constitución. Doce días más tarde, el martes pasado, Pablo falleció en el hospital Ramos Mejía. El disparo que lo mató partió de la pistola reglamentaria de la oficial de la Policía de la Ciudad Flavia Juárez, de 34 años, procesada por el juez en lo Criminal y Correccional porteño Martín Yadarola, bajo el cargo de homicidio agravado por abuso de la función.

Juárez está detenida, y en la reconstrucción de los hechos fue clave el registro de las cámaras de seguridad de la zona. De lo contrario, se hubiera impuesto la línea de investigación trucha que inventaron desde la Comisaría 1C, donde la oficial prestaba servicio. Sus compañeros y compañeras de fuerza intentaron encubrirla hasta el punto de detener a tres personas que pasaban por el lugar como los principales sospechosos, uno como autor y otros dos como supuestos encubridores del arma homicida. La Comisaría terminó finalmente allanada por el juez, que separó a la fuerza de la causa.

Juárez, según consta en la causa, perseguía a un punguista, que unos minutos antes le había arrebatado el celular por la ventanilla baja del patrullero (una Toyota Hilux) en el que circulaba. Se bajó y pretendió cazarlo a los tiros: ninguno dio en el blanco y uno de ellos impactó sobre Pablo, que estaba juntando cartones a unos 100 metros de distancia.

«La imputada descendió rápidamente del auto, comenzando la persecución del delincuente corriendo por la vereda contraria, a la vez que extrajo un arma de fuego, efectuando disparos en dirección al ladrón, impactando uno de ellos en el abdomen de Pereyra, que se hallaba circunstancialmente cruzando la calle San José en su intersección con Constitución y empujando un carro precario con una bolsa de gran tamaño», dice la resolución del procesamiento firmada por Yadarola.

El caso de gatillo fácil se suma a otros 22 cometidos por efectivos de la Policía de la Ciudad desde el 10 de diciembre de 2019, día en que se inauguró el segundo mandato de Horacio Rodríguez Larreta, de acuerdo al relevamiento en tiempo real que realiza la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (Correpi) a nivel nacional, cuyos datos sobre la fuerza porteña fueron sistematizados por El Grito del Sur.

En la mayoría de los casos relevados por la Correpi, las circunstancias en la que murió Pablo se repiten casi como una constante: efectivos de la Policía porteña disparan sus armas reglamentarias como recurso o forma de intervenir ante un delito del que son testigos o (supuestas) víctimas, lo que termina en la muerte, casi siempre de varones jóvenes y pobres. Con el agravante de que muchas veces están fuera de servicio e, incluso, por fuera de los límites de la General Paz.

De hecho, de los 23 casos, la enorme mayoría (14 en total) se produjo en municipios del conurbano, lo que da cuenta de que lo más probable es que los oficiales no estuvieran dentro del horario formal de trabajo al momento de disparar. Los 6 casos restantes se dieron en territorio porteño; también hubo otros cuatro casos dentro de los márgenes de la Ciudad en ese mismo período de tiempo, aunque los victimarios formaban parte de fuerzas nacionales, como Prefectura y Gendarmería. El caso más famoso de estos últimos fue el de Facundo Scalzo en el Bajo Flores, asesinado por la espalda a mediados del año pasado por el gendarme Diego Rocha, que está procesado.

Facundo Scalzo, asesinado por la espalda por Gendarmería

La lista de casos es la siguiente:

GATILLO FÁCIL EN LA CIUDAD, POR LA POLICÍA PORTEÑA:

  • Una oficial de la Policía de la Ciudad mató a Rubén Sarso, de 30 años, de un balazo en la cabeza. Fue en Flores, el 27 de abril de 2020, en plena cuarentena. Rubén pagó con su vida haber intentado supuestamente robar la rueda de un auto. La oficial fue excarcelada luego de prestar indagatoria, mientras continúa la instrucción. Figura como el caso 7120 de gatillo fácil en democracia según la serie histórica de Correpi.
  • El 15 de agosto de 2020, en una parada de colectivos en Pompeya, en oficial Pablo Méndez, vestido de civil, vio venir un auto en dirección a él con la supuesta intención de asaltarlo. Sacó su arma y disparó. Mató a uno de los tres que iban a bordo. Fue detenido, indagado y más tarde excarcelado. La víctima permanece en los registros de Correpi como NN. Es el caso 7355.
  • La noche del 22 de agosto, efectivos de la Policía de la Ciudad protagonizaron una verdadera cacería en pleno Caballito. Varios patrulleros perseguían a una supuesta banda que escapaba a bordo de un Audi robado. Los vecinos llegaron a filmar la escena, de película, desde alguno de los balcones. La balacera terminó en la muerte de Elías Mareco, un pibe de 17 años de la Villa 1-11-14. Es el caso 7356.
  • Una oficial mujer disparó dos veces y mató a Adolfo Salguero, de 44 años. Fue en Ciudad Oculta, a inicios de septiembre. La oficial estaba fuera de servicio, a bordo de su camioneta. Cerca de la una de la mañana, según su relato, se acercaron supuestamente a robarla. Más tarde se comprobó que con un arma de juguete. Todavía está siendo investigada. Es el caso 7336.
  • A mediados de octubre, un hombre de 32 años y un pibe de 15 intentaron asaltar un colectivo de la línea 47, a la altura de Lugano. Una oficial de la Comisaría Vecinal 8, fuera de servicio, estaba sentada en el fondo. Reaccionó a los tiros y mató a uno de los supuestos asaltantes, que figura como N.N. Masculino en el registro de Correpi.
  • La crónica policial tituló “tiroteo” en Chacarita. Fue el 22 de septiembre y la víctima fue Ángel Marabotto Duarte, un pibe de José C Paz de 23 años, que se había fugado 48 horas antes de una comisaría de esa localidad de la Provincia de Buenos Aires. Lo siguieron oficiales de la división Despliegue de Intervención Rápida (DIR) de la Policía de la Ciudad, creada para reprimir en manifestaciones. Lo mataron de un tiro por la espalda.

GATILLO FÁCIL EN PROVINCIA, POR LA POLICÍA DE LA CIUDAD:

  • El caso de Horacio Cevallo, por insólito, tuvo amplia difusión mediática. Acordó por internet el trueque de su moto por otra, de mayor valor, e inmediatamente después la vendió para hacer una diferencia. Resultó que la moto que había aceptado en el intercambio era robada y quien se la compró, su dueño original. El dueño de la moto, en vez de hacer la denuncia, armó un operativo ilegal, porque tenía amigos policías. Uno de ellos de la Policía de la Ciudad. Lo citaron en una YPF de Almirante Brown y lo “detuvieron” por la fuerza. Horacio, de 23 años, tenía problemas cardíacos y esperaba un trasplante. La violencia que ejercieron sobre él le produjo un paro cardíaco que lo mató en el instante. Fue el 28 de diciembre pasado.
  • Maximilano Gorosito quedó en medio de una balacera entre un oficial de la Comisaría Vecinal C13 de Belgrano y unos asaltantes que lo abordaron desde una moto, en plena Autopista Ricchieri, a la altura de La Matanza, a fines de septiembre. El oficial Giovany Toranzos se bajó de la moto y comenzó a disparar. Una de las balas de la balacera impactó en el pecho de Maximiliano. El hecho no quedó esclarecido.
  • Un oficial de la Policía de la Ciudad decidió intervenir por su cuenta y a los tiros en una supuesta ocupación de un terreno en Longchamps, Almirante Brown. Dos personas salieron corriendo, pero Juan Francisco Romero recibió un tiro por la espalda y murió. Fue el 18 de julio de 2020.
  • Una oficial de la Policía de la Ciudad escuchó ruidos extraños frente a la ventana de su casa, en Rafael Castillo, La Matanza. Eran dos hombres que intentaban una entradera. Mató a uno e hirió a otro. Fue el 4 de julio de 2020.
  • A mediados de julio, Diego Arzamendia fue fusilado en pleno centro de Berazategui por un Policía de la Ciudad. Dos días antes, Diego había logrado escapar de otro Rati Horror Show: había logrado escapar de otro policía que lo persiguió a los tiros por Plátanos, durante el cual murió Augusto Oscar Iturralde, de 25 años. El policía porteño llegó a disparar 9 cartuchos. La causa está en etapa de instrucción.
  • Alexis Lucero se acercó por la espalda de una oficial mujer de la Policía de la Ciudad para robarle el celular. La oficial se resistió, Alexis corrió y cuando escapaba, la oficial disparó, dándole muerte. Fue el 12 de junio de 2020, en La Reja, Moreno.
  • Santiago Santucho recibió dos disparos de una oficial de la Policía porteña el 3 de mayo de 2020, en José C Paz. Murió cuatro días después en el hospital. La oficial dijo que supuestamente fue asaltada. La causa está en instrucción.
  • Maximiliano Nahuel Gómez fue a buscar pan para darle al caballo con el que cartoneaba. Se toparon con un oficial de la Ciudad al que supuestamente intentaron robar y que reaccionó a los tiros. Una de las balas lo mató. Fue a inicios de la cuarentena, el 28 de marzo, en Temperley, Lomas de Zamora.
  • El 23 de marzo, en Rafael Calzada, Almirante Brown, un oficial de civil de la Ciudad disparó contra tres varones que supuestamente intentaron asaltarlo con un cuchillo. Mató a uno de ellos que figura como N.N. Masculino en los registros de Correpi.
  • El 2 de marzo, también en Temperley, un efectivo de la Policía reaccionó a los tiros cuando entendió que acercaban a la parada del colectivo para robarle. Mató a un pibe, que figura como NN en los registros de Correpi.
  • Rodolfo Merelles intentó supuestamente robar una mochila de una pasajera del colectivo 159 a la altura de Avellaneda. En el colectivo viajaba un oficial de la Ciudad, que sacó su arma y le disparó dos veces en el pecho y lo mató. Fue el 29 de febrero de 2020.
  • Mario Chávez era cajero de un banco en Isidro Casanova, La Matanza, donde un grupo de delincuentes entró a robar. La oficial Estefanía Díaz disparó, sin demasiado acierto, y lo mató. Fue el 31 de enero del año pasado. Se está cerca de que se haga justicia.
  • Camila Pérez, oficial de la policía de la Ciudad y su marido, Fernando Ramírez, policía bonaerense de Berazategui, ingresaron a la casa de Lucas Fernández, en La Plata. Lo acusaban de ser cómplice del robo de una bicicleta. La discusión subió de tono y la oficial disparó y mató a Lucas. Está detenida por homicidio agravado por abuso de la función. Su marido está prófugo.
  • Un policía de la Ciudad usaba su coche personal para hacerse unos pesos más con la aplicación Beat, similar a Uber. Un grupo de pasajeros, según su relato, intentó asaltarlo el 13 de enero de 2020, a la altura de Loma Hermosa, en San Martín. Con su arma reglamentaria, mató al pasajero-asaltante que iba en el asiento del acompañante, de varios disparos. La víctima fatal fue Silvio Pérez.
  • Una oficial esperaba el colectivo en Lomas. Según su relato, se acercaron en un auto a asaltarla. Sacó su arma reglamentaria y disparó. Mató a un varón de nombre Emiliano Díaz. Fue el 6 de enero de 2020. La detuvieron, indagaron por homicidio con exceso en la legítima defensa y la excarcelaron.
  • En Villa Celina, La Matanza, una pareja de policías de la Ciudad esperaba el colectivo cuando vieron a supuestos asaltantes bajarse de un auto para robarlos. Los asaltantes huyeron cuando se identificaron, pero igual dispararon. Murió un varón que figura como NN en los registros de Correpi. Fue el 28 de diciembre de 2019.

Por los casos de Rubén Sarso, Maximiliano Nahuel Gómez, Santiago Santucho, Alexis Lucero, y Augusto Itaurralde, la dirigente porteña del FIT, Myriam Bregman, presentó a mediados de año un pedido de informes en la Legislatura para conocer si existieron medidas al interior de la Policía.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

“Queremos trabajar, queremos soluciones”