Parque de la Innovación

El Gobierno porteño pone a prueba el nuevo negocio inmobiliario de Larreta

Luego de la estrepitosa paliza recibida por el Gobierno porteño en la audiencia pública contra la privatización de Costa Salguero, este lunes comienzan las audiencias para evaluar el impacto ambiental que tendrá la venta de los terrenos del Tiro Federal para la construcción de torres de viviendas.

No hay nada nuevo bajo el sol en la ciudad de la furia: en una típica jugada de valorización del suelo urbano y especulación inmobiliaria, este lunes tendrá su inicio la audiencia pública que evaluará el impacto ambiental del «Parque de la Innovación», el nuevo proyecto del Gobierno de la Ciudad para construir torres en los terrenos del ex Tiro Federal sobre el barrio porteño de Núñez.

La historia viene de larga data: ya en el año 2016 se aprobó la partición del terreno y en 2018 comenzaron las subastas en las tres áreas en que se subdividió el predio a partir del Master Plan aprobado. Oficinas, empresas y viviendas de lujo: detrás del mote científico, lo que resaltan son exenciones impositivas para empresas de tecnología y un importante negociado a través de las subastas de tierras del Banco Ciudad, que tuvo como beneficiarios -entre otros- a la familia Werthein a través del fideicomiso Buenos Aires Landmark. La excusa para la asignación fue que parte de lo recaudado (20%) se destinará a la reurbanización de la Villa 31 de Retiro, mientras que el restante 80% servirá para financiar el propio emprendimiento.

El Parque de la Innovación ocupará 12 manzanas con una superficie equivalente a las 17,5 hectáreas. La web oficial del GCBA lo promociona como “un nuevo espacio en la Ciudad de Buenos Aires que va a potenciar la economía del conocimiento de todo el país y su proyección global», y resalta los acuerdos alcanzados con diferentes universidades públicas y privadas para que se instalen en el lugar, tales como la UBA, la UTN, la Torcuato di Tella, la Universidad Abierta Interamericana o la ORTDesde las organizaciones ambientalistas y la oposición política se denuncia el impacto ambiental del proyecto lindero al estadio de River Plate.

El Frente de Todos sostuvo que la letra de la ley contempla un sector equivalente al 65% del Parque de la Innovación destinado a espacios públicos, pero también advirtió que estas plazoletas terminan fungiendo como espacios comunes de los edificios de lujo, tal como sucederá con el Barrio Náutico que el GCBA pretende instalar en la Costanera Norte. A esto se suma que un 20% de ese espacio público equivale a nuevas calles que deberán abrirse, por lo que los espacios verdes contemplarán apenas un 45% de la superficie total. La altura permitida para la construcción alcanza los 37 metros, lo que habilitará la instalación de edificios de más de 13 pisos en el lugar.

Otro de los puntos conflictivos es que la ley crea un ente público no estatal para la administración del Parque de la Innovación. Desde la oposición comentan que la figura elegida dista de ser la más apropiada, ya que dicho ente no se encontraría sometido a los lineamientos de la administración del Ejecutivo porteño, sino que tendría una autonomía relativa para decidir sobre el predio, sobre todo en lo que hace a compras y contrataciones.

Este lunes comienza la audiencia pública virtual: allí se evaluará el impacto ambiental del nuevo emprendimiento que fue calificado como el «intento de construir un nuevo Puerto Madero». Desde la oposición denunciaron el afán de valorizar el entorno ribereño, aumentando el precio del suelo y generando una mayor exclusión en el acceso al río. Asimismo advirtieron que dentro de este mismo plan se encuentra la ofensiva por trasladar el histórico edifico del CENARD (ubicado sobre Avenida del Libertador), cuyo principal promotor fue el propio Werthein.

Cabe destacar que el histórico Club Tiro Federal debió mudarse a un nuevo terreno, ubicado frente al Río de la Plata a la altura del Parque de los Niños, justo en la desembocadura del Arroyo Medrano. Allí se emplazarán las nuevas instalaciones y la institución contará con el usufructo del lugar por 75 años. Las socias y los socios se opusieron durante largo tiempo al traslado, señalando incluso la la violación del patrimonio de la Ciudad, al tratarse de un Monumento Histórico Nacional, que había sido cedido al club en el año 1921.

A poco menos de un mes de que finalizara la audiencia pública más masiva de la historia de la Ciudad, donde el 97% de los participantes se opusieron a la privatización de Costa Salguero, ahora el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta vuelve a arremeter contra las tierras públicas ribereñas en el afán inmobiliario por transformar espacios verdes en torres de lujo.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Con Recalde y Muiños, se renueva el PJ porteño