A nivel nacional, beneficiaría a 1.267.000 personas

Más de 150 mil porteños dejarían de pagar Ganancias por el proyecto del Gobierno

La iniciativa lograría reducir en un 50% la cantidad de trabajadores y trabajadoras que pagan el Impuesto a las Ganancias en la Ciudad de Buenos Aires, hoy estimada en 308.130 personas. "Esta forma de inyectar dinero en los bolsillos de la clase media impactará positivamente en el consumo interno", expresó el economista Agustín D´Attellis.

El Gobierno pisó el acelerador y presentó un proyecto para desandar otra de las herencias negativas de la gestión Macri: el esquema regresivo por el cual cada vez más trabajadores y trabajadoras de clase media empezaron a pagar el denominado impuesto a las Ganancias en los últimos cinco años. A nivel nacional, fueron más de un millón que se vieron afectados por la deducción del mínimo no imponible al ritmo de que se destruía en forma acelerada el empleo privado en relación de dependencia. En la Ciudad de Buenos Aires, la cifra de laburantes perjudicados también fue sideral a pesar de que una parte importante de éstos había creído en aquella falsa promesa electoral de Cambiemos en 2015 de eliminar el impuesto a las Ganancias.

La iniciativa redactada por el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, recuerda que en 2013 la cantidad de empleados y jubilados «retenidos» llegó a un porcentaje cercano al 30% y, por esta razón, en dicho año el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner estableció un incremento extraordinario de la deducción especial por la cual hasta el año 2015 se volvió a la proporción histórica del 10% del total de empleados en relación de dependencia afectados por el pago de este impuesto. «Dicho esquema progresivo se dejó de aplicar con la sanción del Decreto 394 del 22 de febrero de 2016 que volvió al esquema tradicional de deducciones del mínimo no imponible», señala el proyecto en sus fundamentos.

A fines del año 2020, en medio de la crisis económica agravada por la pandemia, un total de 2,3 millones de personas pagaron el impuesto a las Ganancias, representando así un 25,6% de la masa de trabajadores y trabajadoras por dentro y fuera del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA). En enero de este año, la administración de Alberto Fernández elevó en un 35,38% el mínimo no imponible para el pago de este tributo. Sin embargo, lo que busca el flamante proyecto es que sólo lo paguen quienes perciban salarios brutos mayores a $150 mil mensuales y las jubilaciones que superen los ocho haberes mínimos garantizados (actualmente $152.280). La aplicación del nuevo piso permitiría que 1.267.000 personas dejen de pagar Ganancias a partir de un esfuerzo fiscal de 40 mil millones de pesos.

En diálogo con El Grito del Sur, el economista Agustín D´Attellis destacó la iniciativa y sostuvo que «la clave de este año para sostener la recuperación económica que se empezó a ver en la segunda mitad de 2020 y estimular la demanda es hacer que los salarios crezcan por encima de los precios, que haya una mejora en términos del poder adquisitivo. Cosa que hace bastantes años que no ocurre porque durante el macrismo hubo una pérdida constante en este sentido y el año pasado también hubo un golpe tremendo al bolsillo». «Esta forma de inyectar dinero directamente en los bolsillos de la clase media acomoda un poco las cosas porque se había saltado a un 25% de trabajadores en relación de dependencia alcanzados por este impuesto, que está pensado para los sectores de ingresos más altos», expresó el economista.

¿Qué ocurre en la Ciudad de Buenos Aires? En la actualidad, 308.130 trabajadores y trabajadoras pagan este impuesto. Según pudo saber El Grito del Sur a través de información provista por el Ministerio de Economía porteño, la gran mayoría son del sector privado: a enero de 2021, de los 165 mil empleados públicos de la Ciudad, 63 mil (38%) abonaron Ganancias. De esta forma, si se aprueba esta modificación progresiva, 157.583 porteños y porteñas (51,1%) que hoy pagan dicho tributo dejarían de hacerlo. Cabe destacar también que la jurisdicción con mayor peso en este sentido es la Provincia de Buenos Aires, donde hoy están afectados a Ganancias unos 850 mil laburantes pero el nuevo beneficio alcanzaría a el 67%.

La medida del Gobierno apunta a fomentar el consumo interno y seducir el corazón de la clase media, que en parte decidió apoyar la reelección de Mauricio Macri en 2019 a pesar de que sus políticas económicas fueron también en contra de lo que éste planteaba originalmente en relación al impuesto a las Ganancias. En este sentido, D´Attellis opinó: «Entre 2015 y 2019, la cantidad de trabajadores registrados en relación de dependencia cayó en unos 700 mil y, en paralelo, el porcentaje que pagaba el impuesto -del 12% en el año 2015- pasó a ser de más del 23%. Es decir, incorporó mucha más gente a pagar el impuesto. Entonces ordenar un poco esta situación tiene sentido». «Si bien esto va a tener un impacto fiscal directo en términos recaudatorios, al final del camino debería impactar de manera positiva en la recaudación porque el sector beneficiado va a destinar este dinero al consumo interno», culminó el economista.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Escuelas vacías, sucias y sin elementos de cuidado: docentes cuentan el primer día de la vuelta