Gremios, padres y cooperadoras reclamaron mayores garantías

«Queremos volver a las aulas, pero de forma segura»

Una decena de colectivos y organizaciones estudiantiles, docentes y familias realizaron una conferencia de prensa donde solicitaron que el regreso a las escuelas tenga una modalidad mixta y que el inicio del ciclo lectivo se postergue para el mes de marzo.

Coordinadoras de estudiantes, sindicatos docentes, cooperadoras escolares y colectivos de familias protagonizaron esta mañana una conferencia de prensa frente a la Jefatura de Gobierno porteño. El motivo que reunió a más de una decena de diversos espacios de la comunidad educativa de la Ciudad de Buenos Aires fue la vuelta a clases presenciales fijada para el 17 de febrero. Aunque la ministra Soledad Acuña presentó un borrador hace unos días en una reunión con los gremios, aún estando a tan solo 13 días del regreso a las escuelas, sigue habiendo pocas certezas acerca del protocolo que se aplicará en la Ciudad para que la presencialidad en los colegios no desate una nueva ola de contagios. «Venimos de un año 2020 donde hubo clases de forma virtual y desde el Gobierno porteño no se aprovechó para hacer las obras necesarias en las escuelas. También fue un año donde no se resolvió la falta de computadoras y de conectividad para miles de estudiantes. Hoy todos queremos la vuelta presencial, pero se debe hacer bien. Planteamos que la vuelta tiene que ser de forma segura, hay serios problemas edilicios en muchísimas escuelas, problemas de aulas que son chicas, baños clausurados, falta de agua, ventilación, etc.», expresó Pablo Cesaroni, de Cooperadores en Movimiento, al dar inicio a la conferencia de prensa.

Foto: Christian Acuña / Prensa María Bielli

Cesaroni aseguró que «al día de hoy no están garantizadas las condiciones para la vuelta de forma presencial el 17 de febrero» y anunció dos propuestas que tienen para acercarle a la ministra Soledad Acuña: por un lado, que el inicio de clases se postergue para el mes de marzo y, en segundo lugar, que la vuelta a clases se dé de forma mixta, combinando la modalidad virtual y la presencial. Actualmente los únicos dos distritos que plantean un regreso a las aulas 100 por ciento presencial son la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y Río Negro. «Si el Gobierno de la Ciudad no escucha nuestras propuestas y de otros sectores, serán los únicos responsables de lo que pueda pasar. Los hacemos responsables a ellos y no a las conducciones de las escuelas», advirtió el referente de Cooperadores en Movimiento.

Amparo López es secretaria general del colegio Lenguas Vivas e integrante de la Coordinadora de Estudiantes de Base (CEB), y en diálogo con El Grito del Sur planteó: «Es necesario entender que una presencialidad es sinónimo de sentarnos a pensar un retorno seguro y necesitamos un protocolo que esté a la altura de las circunstancias que estamos atravesando». En este sentido, la estudiante reclamó que el Gobierno porteño convoque a estudiantes y familias a discutir de conjunto los términos en los que se piensa la vuelta presencial a las escuelas. «Muchas veces escuchamos que los jóvenes somos el futuro, pero por qué no están invirtiendo en el presente entonces en nuestra educación y en nuestras instituciones», cuestionó López.

La conferencia de prensa duró poco más de una hora y más allá de la presencia del Cuerpo de Delegades de Cooperadoras, Cooperadores en Movimiento, la Coordinadora de Estudiantes de Base, la Coordinadora de Estudiantes Terciarios, Familias por la Escuela Pública, Familias Organizadas del Acosta, el Grupo de Litigio Estratégico, el colectivo La vacante es derecho, la Coope del Alva, la Universidad Popular Barrios de Pie y el colectivo de Vacantes para todes en la Escuela Pública, se acercaron también a sumar su apoyo los sindicatos docentes UTE y ADEMYS. Lorena Pokoik, Laura Velasco y María Bielli, legisladoras del Frente de Todos, como así también Gabriel Solano y Alejandrina Barry, del Frente de Izquierda, participaron también de la protesta frente a la sede del Gobierno porteño.

Foto: Christian Acuña / Prensa María Bielli

«Queremos una presencialidad cuidada, que contemple la situación de alumnos, alumnas, docentes, auxiliares y todo el personal que está en las escuelas. Estamos abiertos al diálogo y a seguir trabajando con el Gobierno de la Ciudad en algún sistema bimodal que nos garantice salud y educación, y no que haya que elegir entre una y otra», le dijo a este medio Paula Galigniana, secretaria de Comunicación de la Unión de Trabajadores de la Educación. La representante de uno de los dos gremios mayoritarios de la Ciudad comentó que hace pocos días recibieron una nueva propuesta del Ministerio de Educación, que aún están estudiando en detalle, aunque reconocen ya que es «impracticable» un regreso a las escuelas con todes les estudiantes, todos los días, durante cuatro horas. Ahora esperan ser convocados nuevamente para mañana, según habían prometido las autoridades de la cartera educativa. «Esperamos que la voluntad del Ejecutivo termine haciendo un protocolo coherente que permita realmente que podamos volver a ciertas formas de presencialidad y que garanticen fundamentalmente la conectividad y los dispositivos para quienes no vayan a estar en condiciones de poder sostener ningún tipo de presencialidad», cerró.

Por su parte, Amanda Martin, secretaria general de ADEMYS, apuntó: «Acá se pone de relieve un ajuste presupuestario de enormes magnitudes: en la infraestructura, en la falta de una red de transporte escolar, en la falta de nombramientos docentes, en la falta de becas para estudiantes, la alimentación, y por supuesto todo lo que tiene que ver con todas las demandas y reivindicaciones de los trabajadores y las trabajadoras de la educación». La titular de la Asociación Docente de Enseñanza Media y Superior afirmó que la administración de Larreta, junto a sus ministros Soledad Acuña y Fernán Quirós, no tiene en cuenta el riesgo que implica el cuadro epidemiológico que atraviesa hoy la Ciudad de Buenos Aires: «Estamos denunciando al Gobierno porteño que quiere contagiar a las trabajadoras y los trabajadores, a los estudiantes y, por ende, también a las familias, sin ningún tipo de condiciones».

Foto: Christian Acuña / Prensa María Bielli

La diputada y vicepresidenta de la Comisión de Educación de la Legislatura porteña, Lorena Pokoik, también dialogó con El Grito del Sur y se mostró fuertemente preocupada por la situación que se avecina en la Ciudad de Buenos Aires en caso de concretarse los planes de las autoridades larretistas. «El llamado gobierno del diálogo, de Larreta, en realidad es el gobierno de la mentira, de la hipocresía y del marketing político. El diálogo no existe, acá tenemos diferentes fuerzas plurales y diversas de la oposición de la Ciudad que no han sido convocadas a ninguna mesa de diálogo», protestó.

La legisladora expuso además que el 66 por ciento de las aulas no cuenta con ventilación, fueron suspendidas cuatro licitaciones, se produjo un recorte de alrededor del 70 por ciento en materia de infraestructura y se asignó para el 2021 el presupuesto educativo más bajo de la historia de la Ciudad. Además, cuestionó duramente el «lawfare porteño» instalado por el Jefe de Gobierno, donde «se persigue a todo aquel juez que falle en favor de la Constitución de la Ciudad, y en este caso a favor de la comunidad educativa». «La recusación del juez Gallardo es una vergüenza que demuestra el nivel de adicción que tiene el Poder Judicial de la Ciudad hacia Larreta», reforzó.

Para finalizar, Pokoik desmintió los discursos oficialistas replicados por los principales medios de comunicación, que acusan a docentes y estudiantes de rechazar el retorno a las escuelas: «Estamos en contra de la vuelta a las clases presenciales en estas condiciones donde la salud y la vida de estudiantes, docentes y la comunidad educativa en general no se preservan». «Si la escuela está primero, debieran invertir el presupuesto necesario para cumplir con ese slogan. Este es el gobierno de la mentira y la hipocresía», concluyó.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

«Jamás descreímos de la vacuna rusa»