Sergio Palazzo

“Necesitamos una CGT fuerte para disputarle la agenda a las corporaciones”

Luego de cerrar otra paritaria ejemplar que incluye un protocolo por violencia de género, el titular de La Bancaria dialogó con El Grito del Sur sobre precios, salarios, impuesto a las Ganancias y las elecciones de la CGT: “Hay que priorizar un programa y el que mejor lo exprese tendrá la responsabilidad de conducir”.

La importancia de Sergio Palazzo y de la paritaria bancaria quedó en evidencia esta semana, luego de conseguir cerrar la negociación y pasar a ser protagonista principal de la agenda mediática. La particularidad de ser una paritaria que va a de enero a enero y el antecedente cercano de conseguir los mejores aumentos durante años anteriores, suele instalarlo como referencia a nivel gremial. Pero además el gobierno nacional ha elegido darle especial atención a los acuerdos paritarios, para intentar que los salarios recuperen terreno frente a lo perdido en los últimos cinco años. “Las paritarias deberían estar por encima de la inflación”, asegura Palazzo. El dirigente bancario tendrá hoy su segundo encuentro con el gobierno nacional en menos de una semana, donde buscará junto a otros gremios darle inicio al acuerdo entre precios y salarios y que luego continuará con una representación empresaria.

Previo a esto, la Asociación Bancaria (AB) y las cuatro cámaras empresarias del sector acordaron una actualización salarial del 2,1% pendiente para 2020 y una mejora del 29% sobre el salario resultante para 2021, en tres tramos que se abonarán en dos cuotas de 11,5% desde enero y abril y de otro 6% a partir del 1 de agosto. El acuerdo incluyó un compromiso de ambas partes para realizar dos revisiones durante el año, el primero sobre la segunda quincena del mes de septiembre y luego en la segunda quincena del mes de noviembre del 2021. Cláusula que, desde hace años, los bancarios vienen incorporando en sus negociaciones paritarias y que les ha permitido sostener los salarios a la par de la inflación. “La negociación fue dura”, señala Palazzo.

Cerraron un acuerdo paritario muy importante que incluye un porcentaje que iguala a la inflación esperada para este año. ¿Cómo fue esta negociación que en algún momento parecía complicarse?

En principio firmamos un acuerdo que contempla un 2,1% de recuperación del salario, porque habíamos firmado un 34% en el 2020 y la inflación fue de un 36,1%. Sobre esta base de cálculos, se establece un 29% de incremento en tres tramos, que es lo que al 1 de agosto ya se totaliza, llegando a un salario inicial de $106.500 aproximadamente. Además, se firmó un bono del Día del Bancario que arranca en $89.900 y ahí va subiendo en cada categoría. También se firmó un protocolo sobre violencia de género, con nuevos derechos para las y los compañeros que sufran violencia de género o intrafamiliar. La negociación fue dura, eso está claro. Al principio el sector empresario había propuesto crear una nueva categoría en el convenio, que le disminuyera el 30% del salario a quienes ingresaban. Es decir, durante un año proponían que cobrarán un 30% menos de lo que cobra un trabajador inicial, y desde ese punto de partida hasta este acuerdo, transcurrieron varias reuniones, varias posiciones y celebro que haya destrabado esta discusión el mandatario de ABAPRA, que preside el Banco Nación y también el Ministro de Trabajo que ayudó a sacar la paritaria en estos términos.

El gobierno nacional pretende que las paritarias superen la estimación de inflación que tiene el presupuesto en uno o dos puntos. ¿Faltó voluntad por parte del sector empresario para lograr ese objetivo?

El Gobierno habla de recuperación del salario en dos, tres o cuatro puntos, porque durante los cuatro años del gobierno de Macri el empleo privado perdió 20 puntos. Y en muchas actividades no se desarrolló una paritaria normal en el 2020, producto de la pandemia, y esto incrementó ese porcentaje de pérdida del poder adquisitivo. Cuando se habla de crecer por encima de la inflación, se habla para esos sectores que tuvieron pérdida del poder adquisitivo y a mí me parece bien. Hay señales de reactivación en muchas actividades económicas y creo que en esos sectores en donde se perdió el poder adquisitivo, hay que recuperar el salario perdido, porque, en definitiva, salario perdido es menos consumo y salario recuperado es más consumo. Más consumo es mayor actividad económica, así que me parece bien la posición del Gobierno. En nuestro caso hemos perdido solamente 2,1% y ya lo recuperamos en esta negociación. Así que creo que las paritarias deberían estar por encima de la inflación.

¿Cómo fue el encuentro que tuviste con el presidente Alberto Fernández? ¿Dialogaron sobre el acuerdo entre precios y salarios en el que vas a estar participando?

Fue una reunión agradable con el Presidente, con el cual tenemos una relación muy cordial y amena. Además de explicarle cómo había sido el acuerdo, él estaba muy entusiasmado por el acuerdo sobre violencia de género firmado y así lo hizo notar en sus redes sociales. También hablamos de la necesidad de esa construcción del Consejo Económico y Social, para que se logren los consensos suficientes para cambiar las bases de Argentina o muchas etapas de frustración en la Argentina, y me parece que es un buen ámbito. Lo que yo le pedí, y coincide plenamente, es en no limitarnos, si bien es importante hablar de precios y salarios y que no tengan techo las paritarias, es una buena oportunidad para hablar de todos los temas y no limitarnos solamente a precios y salarios.

¿Hablaron sobre el proyecto del aumento del mínimo no imponible de Ganancias que se presentó en el Congreso?

De eso no hablamos. Me parece un buen proyecto que tendrá que tener algún tipo de corrección, para que no queden superpuestos en algunos casos responsabilidades de funciones. El proyecto es bueno porque deja un montón de gente sin pagar impuesto a las Ganancias y eso hay que celebrarlo. También establece un tramo de monto en el cual se faculta al Poder Ejecutivo a implementar algún tipo de deducciones para seguir preservando esos roles que cada uno tiene en una empresa. Porque puede pasar, por ejemplo, en el ambiente bancario, que un auxiliar termine cobrando lo mismo que un gerente vendiendo un par de tarjetas de crédito. Ojala que esto se pueda corregir en el tratamiento del proyecto.

Si este año lo permite, tendrían que darse las elecciones en La Bancaria y en la CGT. ¿Cómo estás viendo esos dos procesos y cómo crees que deberían darse dichas elecciones en este contexto?

En cuanto a la CGT, creo que hay que producir estas elecciones que vienen postergadas desde agosto del año pasado, cuando en plena pandemia no se pudieron realizar. Me parece que hay que avanzar en ese proceso, el cual tiene que contener inexorablemente la unidad de todos los sectores en la representación de la CGT. Es un momento en donde necesitamos tener una CGT fuerte, que discuta de igual a igual en este Consejo Económico y Social para no dejar librada la agenda a las corporaciones o solamente al sector empresario. Hay que soslayar las diferencias que puedan haber. Pero si tenemos un programa y detrás de éste se encolumna la conducción de la CGT, me parece que es el camino. Y con respecto a La Bancaria, veremos cuál es resolución del ministerio y convocaremos al proceso electoral. Estimo que va a ser un proceso electoral tranquilo, todas las seccionales están trabajando en unidad con el secretariado nacional y trataremos de llegar a una síntesis que represente a todos.

¿Sos candidato a secretario general de la CGT o estarías dispuesto a ser parte de un secretariado amplio? ¿O quién ves con buenos ojos para ocupar ese lugar?

Hablar de candidaturas seria impropio. Me parece que hay que priorizar un programa y la unidad. Y después el que mejor exprese ese programa tendrá la responsabilidad de conducir. No me gustaría dar nombres porque no me parece oportuno para este momento.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Más de 150 mil porteños dejarían de pagar Ganancias por el proyecto del Gobierno