Amparo y reparaci贸n: pensar la justicia desde el feminismo ind铆gena

馃挏Un grupo de colectivas feministas present贸 un petitorio al Tribunal de Bariloche para que integre el principio de reparaci贸n del da帽o por el origen 茅tnico y el enfoque de derechos colectivos en el caso de la violaci贸n a una mujer ind铆gena.

Pensar una justicia en clave feminista parece ser el pr贸ximo gran objetivo de un movimiento que cerr贸 el 2020 con la gran batalla por el aborto ganada. Mientras la frase 鈥渞eforma judicial feminista鈥 se vuelve consigna, aunque a煤n cueste definirla, la necesidad de buscar l贸gicas que excedan al punitivismo obliga a escuchar la experiencia de quienes hace siglos vienen elaborando otros recursos a la hora de concebir el castigo y la retribuci贸n. En ese sentido, el caso de Pilcaniyeu (R铆o Negro) resulta esclarecedor. 

En febrero del 2019, una mujer mapuche fue abusada sexualmente por un empleado del Municipio de Pilcaniyeu en la Secretar铆a de Cultura de la Municipalidad, mientras realizaba una contraprestaci贸n laboral por el plan social del cual era beneficiaria. Luego de m谩s de dos a帽os, el 煤ltimo 19 de marzo, el Tribunal de Bariloche determin贸 que el acusado, que al momento del hecho ejerc铆a como capataz, era culpable de los delitos de abuso sexual simple y abuso con acceso carnal al acusado, por lo que estableci贸 un plazo de cinco d铆as para la presentaci贸n de nuevo material probatorio con vistas a la audiencia donde se establecer铆a el monto y plazo de la pena.

En ese marco, m谩s de una veintena de colectivas feministas englobadas bajo la campa帽a 鈥淪omos plurinacional鈥 decidieron presentar un petitorio exigiendo al juez a cargo de la causa, H茅ctor Leguizam贸n Pondal, que la sentencia incorpore a la perspectiva de g茅nero el principio de reparaci贸n del da帽o por el origen 茅tnico y el enfoque de derechos colectivos. 鈥淟a l贸gica estatal surge del pretexto de que todas las mujeres argentinas son blancas, hablan castellano y tienen s贸lo derechos individuales. Se trata de un proceso de desatenci贸n, blanqueamiento y omisi贸n de las mujeres ind铆genas, como si ellas no tuvieran una historia territorial y sus derechos colectivos鈥, asegura Ver贸nica Azpiroz Cle帽an, mapuche e integrante del Tejido de Profesionales Ind铆genas en Argentina. 

鈥淓l Poder Judicial argentino est谩 pensado en el contexto del castigo al culpable; sin embargo, en la filosof铆a de los pueblos originarios lo que se busca frente a un da帽o es repararlo. A partir del origen 茅tnico consideramos que el Estado debe hacer una acci贸n afirmativa reconociendo que esta mujer fue v铆ctima de un genocidio pensado por el mismo Estado. Entendemos que hay una falta de equidad desde el punto de inicio de la vida, porque ella es hija de esta historia de despojo鈥, alega la polit贸loga y hace hincapi茅 en que la primera causa de discriminaci贸n hacia las mujeres mapuches tiene que ver con el desarraigo territorial que arrastran colectivamente desde la conquista. 

El petitorio, que apunta a la discriminaci贸n positiva de la v铆ctima y su comunidad, exige tambi茅n que la mujer sea incorporada como trabajadora permanente en alguna dependencia municipal o provincial, que se le brinde una beca de estudio en un nivel superior y que se le garantice un tratamiento terap茅utico de tipo complementario entre la medicina mapuche y la psicolog铆a cl铆nica. Adem谩s, pide que se obligue a la Secretar铆a de Equidad de G茅nero provincial a incorporar a las mujeres ind铆genas en el dise帽o de las pol铆ticas p煤blicas, visibilizando su identidad y resolviendo la barrera ling眉铆stica en el acceso a la justicia.

鈥淟a justicia est谩 atravesada por un sentido com煤n racista donde percibe a la mujer ind铆gena como un sujeto inferior a otras mujeres en base a prejuicios. Cuando se toma una denuncia por violencia de g茅nero, no se tiene en cuenta el origen 茅tnico de la persona. Muchas veces la v铆ctima no comprende el castellano t茅cnico que se utiliza en los procesos judiciales, sin embargo en la mayor parte del pa铆s el escaneo judicial no contempla como obligatorio el rol del int茅rprete biling眉e o multiling眉e鈥, se帽ala el petitorio.

鈥淐reemos que es necesario que exista una condena para poder salvaguardar a la v铆ctima, porque si el hombre est谩 en la calle ella sigue teniendo vulnerada su libertad de transitar y llevar su vida adelante, pero la pena sola no es suficiente. Lo que se pide es una reparaci贸n hist贸rica para reconocer y reparar el da帽o de no haber acompa帽ado a la mujer y haber puesto en duda su testimonio. Durante todo este tiempo ella debi贸 llevar adelante un juicio sola, sin apoyo estatal, m谩s all谩 de las represalias y la discriminaci贸n. Creemos que el da帽o que sufri贸 se va a reparar cuando la justicia deje en claro que le cree鈥, explic贸 a El Grito del Sur Daniela Liska, integrante de Somos Plurinacional Furilofche y de Ni Unx Menos Furilofche. Desde Bariloche, Liska narra el abandono estatal durante el proceso y recalca que la credibilidad que le otorga la justicia al relato cambia seg煤n el g茅nero y el tono de piel de quien est茅 enfrente.聽

La dificultad para acceder al trabajo y la dependencia econ贸mica es otro de los factores que deja a las mujeres ind铆genas m谩s expuestas a la violencia de g茅nero. En los pueblos peque帽os, muchas veces quedan a merced de capataces o patrones que -de manera extorsiva y arbitraria- especulan con su retribuci贸n monetaria o la posibilidad del acceso a un programa estatal.

En el caso de Pilcaniyeu, si bien el acusado qued贸 separado del cargo, continu贸 cobrando sus honorarios y transitando libremente por el pueblo.聽 鈥淗ay situaciones donde las mujeres ind铆genas deben migrar del entorno rural hacia la ciudad porque las echan o no tienen las suficientes tierras para vivir. Como no cuentan con una profesionalizaci贸n terminan accediendo a trabajos muy mal remunerados, lo que le sucede a muchas otras mujeres de barrios populares, pero adem谩s ellas son conscientes de que son v铆ctimas de un despojo ancestral, de que otra hubiera sido su situaci贸n si tuvieran un contexto apto para desarrollar su modo de vida鈥, manifiesta Ver贸nica.

En el 煤ltimo censo permanente de hogares, realizado en 2010, el INDEC contabiliz贸 955.032 personas que se reconoc铆an como parte o descendientes de los pueblos originarios: 481.074 varones y 473.958 mujeres. Sin embargo, las organizaciones calculan que este n煤mero llegar铆a al doble y recalcan que -mientras los dispositivos estatales no integren la variable 茅tnica a sus an谩lisis- se perpetuar谩 la invisibilizaci贸n estad铆stica que dificulta la creaci贸n de pol铆ticas p煤blicas que les contemplen. En ese sentido, las militantes feministas bregan por la creaci贸n de un Registro Provincial de Casos de Violencia de G茅nero contra Mujeres Ind铆genas que contemple las dimensiones estructurales y聽 la formaci贸n de las 谩reas locales de atenci贸n a v铆ctimas de violencia de g茅nero sobre derechos de las mujeres ind铆genas.

鈥淒if铆cilmente se pueda construir una pol铆tica p煤blica desde la abstracci贸n. Es imposible pensar en las pol铆ticas de reparaci贸n si no est谩n situadas en territorio. Por eso, para poder generar estrategias id贸neas, necesitamos conocer el abanico que atraviesa cada caso en particular鈥, explica la activista de Tejido de Profesionales Ind铆genas. 鈥淟as mujeres mapuches tienen un mont贸n de particularidades que quedan por fuera del Estado y por eso nos parec铆a que 茅sta era una instancia para visibilizar todas las interseccionalidades que acontecen. El caso del que estamos hablando ahora no es una violencia excepcional, viene de arrastre de otras situaciones, de una historia de opresiones por las que en este momento se la vuelve a revictimizar鈥, agrega Daniela.

Invitada a reflexionar sobre el aporte que pueden hacer los pueblos originarios a la hora de desarmar la justicia hegem贸nica, blanca, euroc茅ntrica y patriarcal, Ver贸nica reflexiona: 鈥淓l principio de restituci贸n es algo que existe en los pueblos originarios desde la conquista. Nunca se apag贸, est谩 latente. Creo que a partir de este tipo de casos empieza a resurgir la memoria colectiva de un pueblo que ten铆a otra manera de resolver las cosas, otra manera de amparar a la v铆ctima, porque somos pueblos de amparo. Nosotras vamos por el feminismo decolonial, por eso hablamos del feminismo del arco铆ris. Queremos que algo que es bueno para nuestras sociedades lo tome la sociedad mayoritaria, hegem贸nica, envolvente. Creemos que para que haya una reforma judicial feminista hay que mirar un poco para atr谩s, a los pueblos originarios, tomar esos principios y hacerlos presentes鈥.

Compart铆

Comentarios

El Grito del Sur

El Grito del Sur es un medio popular de la Ciudad de Buenos Aires.
Fundado el 23 de septiembre de 2012 en el natalicio de Mariano Moreno.