Ley de educaci贸n ambiental integral, 驴nacional y federal?

馃尡 Argentina tiene finalmente una ley de educaci贸n ambiental integral, pero no todo es color de rosa. 驴Qu茅 se debe tener en cuenta a la hora de militar su correcta implementaci贸n? Columna de J贸venes por el Clima.

Hace pocos d铆as se aprob贸 en nuestro pa铆s la ley 27.621, que regula la implementaci贸n de la educaci贸n ambiental en las curr铆culas de todos los 谩mbitos y esferas educacionales, ya sean formales, no formales o informales. Para ello, la ley comprende la creaci贸n de una Estrategia Nacional de Educaci贸n Ambiental Integral, el instrumento que se ocupar谩 de aplicar y planificar, pero los contenidos ser谩n construidos en conjunto por el COFEMA y un Consejo Consultivo integrado por representantes de pueblos ind铆genas, guardaparques, organizaciones socioambientales, recicladoras y recicladores, con la intenci贸n de garantizar representatividad de varios sectores y la pluralidad de voces. 

Esta ley ha sido muy esperada por todxs nosotrxs: la educaci贸n ambiental es incluso el eje en el que muchxs hemos basado nuestras militancias, las juventudes mas que nadie necesitan acceso a conocimientos y herramientas que les permitan comprender qu茅 es la crisis clim谩tica y ecol贸gica y c贸mo luchar contra ella. Son estas futuras generaciones las que tendr谩n que hacerle frente a las consecuencias seguramente de forma m谩s intensa.

Asimismo, la necesidad de regulaci贸n de la educaci贸n ambiental en nuestro pa铆s se encuentra prevista desde el a帽o 1994 cuando al reformarse la Constituci贸n Nacional, el art铆culo 41 determin贸 respecto al derecho a un ambiente sano: 鈥淟as autoridades proveer谩n a la protecci贸n de este derecho, a la utilizaci贸n racional de los recursos naturales, a la preservaci贸n del patrimonio natural y cultural y de la diversidad biol贸gica, y a la informaci贸n y educaci贸n ambientales鈥.

Posteriormente, normativas como la Ley General de Ambiente (N潞 25.675, que data de noviembre del 2002) en sus art铆culos 14 y 15 y la Ley de Educaci贸n Nacional (N潞 26.206, sancionada en diciembre de 2006) en el art铆culo 89, hacen alusi贸n a la necesidad imperante de la aplicaci贸n de la materia ambiental en las curr铆culas escolares.

驴Por qu茅 una voluntad plasmada en la Carta Magna se demor贸 tanto?

Desde donde sea que miremos, sabemos que se trata de un tema que nos compete a todas y todos. Afortunadamente no responde a una 煤nica bandera pol铆tica, sino que representantes de varios sectores del pa铆s parecieran reconocer que la regulaci贸n en materia ambiental es una deuda pendiente.

El problema se encuentra entonces en algunos sectores que responden a lobbies que se ver铆an perjudicados, o tambi茅n en aquellos funcionarios que parecieran no darles la prioridad que merecen a este tipo de normativas, creyendo y pregonando que dichas regulaciones 鈥減ueden esperar鈥, sin entender finalmente que ya nos encontramos inmersos en una crisis clim谩tica y ecol贸gica.

驴Qu茅 significa que su aplicaci贸n sea federal?

Algunas provincias cuentan al d铆a de hoy con leyes que regulan la educaci贸n ambiental, como es el caso de Rio Negro, Misiones, Corrientes, Chubut, CABA, Entre R铆os y Jujuy, pero 茅stas deber谩n tener en cuenta lo estipulado por la nueva ley y, de ser necesario, queremos creer que se realizar谩n las modificaciones pertinentes. Asimismo, las 17 jurisdicciones restantes deber谩n ocuparse primeramente de la regulaci贸n educacional en materia ambiental para acercarse a la correcta implementaci贸n de esta nueva normativa nacional.

Entendiendo que la educaci贸n desde los 90鈥 se maneja de forma federal, esta implementaci贸n se deber谩 adaptar a las circunstancias y contextos de las distintas jurisdicciones, lo cual representa un arma de doble filo. Por un lado se sobreentiende que la aplicaci贸n no puede darse de otra manera, ya que los contextos ambientales son completamente distintos en, por ejemplo, Jujuy o Santa Cruz. Por ello las juventudes deben educarse con una perspectiva local que les sirva para comprender y luchar por las problem谩ticas que puedan acontecer en sus territorios.

Por el otro, y ac谩 est谩 el problema, si bien la ley sali贸 de manera un谩nime es importante tener en cuenta la perspectiva con la que diversos sectores sociales, pol铆ticos y econ贸micos podr铆an influenciar su aplicaci贸n dentro de cada jurisdicci贸n. La educaci贸n ambiental no debe bajo ning煤n t茅rmino ser utilizada como instrumento legitimador de saqueo, producci贸n da帽ina para los ecosistemas o distintas formas de maldesarrollo.

La cuesti贸n est谩 en que nuestras militancias ahora pongan el ojo en los gobiernos provinciales y municipales para que lo m谩s pronto posible se introduzcan estos temas en los programas educativos de forma transversal y sin manipulaciones de sectores malintencionados. 

Es nuestro deber como sociedad poner la vista en lo que hacen quienes nos gobiernan en las distintas esferas de la pol铆tica para que realmente la ley de educaci贸n ambiental integral sirva como herramienta de lucha, concientizaci贸n y transformaci贸n social hacia una Argentina m谩s justa y sostenible.

Compart铆

Comentarios