El arbolado público y su nueva plaga

🌳 Con la poda descontrolada del Gobierno porteño, continuamos perdiendo el follaje frondoso que nos brinda oxígeno y filtra sustancias contaminantes, entre otros beneficios.

–¿Por qué están podando ese árbol que da tan hermosa sombra?
–Despeje de luminarias.
–No, dejen ese árbol, ya lo podaron este invierno.
–Despeje de luminarias.
–No, no toquen ese árbol. Es el árbol preferido del zorzal.
–Despeje de luminarias.

El “despeje de luminarias” no se incluye en la Ley Nº 3263 como justificación de poda. Esta excusa para podar, oculta que las nuevas luminarias fueron colocadas sin tener en cuenta el arbolado preexistente y que muchas veces la iluminación no cumple con los LUXs exigidos en el pliego de licitación. Una muestra de la falta de planificación integral del espacio público.

Una historia ciudadana en la Comuna 7

El GCBA -mediante pliego N° 652/2015- readecuó la iluminación pública, con el recambio de luminarias por las de tecnología LED (por diodo emisor de luz). En dicho pliego se fijaron condiciones exigentes de niveles de iluminación para calles (24 lux) y avenidas (40 lux), que superan los sugeridos en la norma IRAM AADL J 2022, y deben cumplirse con homogeneidad.

Muchos vecinos de la Comuna 7 (Flores y Parque Chacabuco) notamos con desagradable sorpresa que, luego del cambio de luminarias en varias cuadras, veíamos menos en las noches que antes, por lo que realizamos una serie de reclamos.

En primer lugar, (2013) los reclamos verbales en la sede comunal 7 se formalizaron en un reclamo escrito, con fotos y mediciones con un luxómetro.

El reclamo fue presentado también a la máxima autoridad de la Dirección General de Alumbrado (DGALum) de la CABA (en 2017 el Dir. era Ramiro Reyno), y, a la vez, al ENTE DE REGULACIÓN DE SERVICIOS PÚBLICOS de la Ciudad. En ese mismo año, al contactar al legislador Alejandro Bodart, nos enteramos de que había presentado una acción de amparo en 2014 y que no había recibido respuesta.

El ENTE comprobó en 2017 el incumplimiento de los niveles de iluminación exigidos en el pliego 652/2015 y elevó el dictamen a la DGAlum. Mientras tanto, los vecinos nuevamente recurrimos a la Defensoría del Pueblo de la CABA (antes en 2014) para radicar la denuncia correspondiente aportando documentación, mediciones, fotos y el dictamen del ENTE.

Desde la DGAlum nunca más se obtuvo respuesta, por lo cual los vecinos pedimos una reunión con el superior de dicha dirección, Sr. Ezequiel Capelli, Subsecretario de Mantenimiento del Espacio Público, quien luego de ciertas dilaciones se acercó a la zona, asistió a una reunión con más de 50 vecinos y recorrió las calles (agosto 2017) aceptando que la obra era inadecuada por no brindar la iluminación necesaria.

El reemplazo de las viejas luminarias, suspendidas por lingas en medio de la calzada, por LEDs en columnas en la línea del arbolado, hizo que en muchos casos las luminarias quedaran entre las copas de los árboles y en otros casos produjeran contaminación lumínica frente a ventanas de viviendas.

Siempre se debería iluminar esquivando obstáculos y sin modificar el entorno. Por lo tanto, la iluminación en la vía pública debe ser por debajo de las copas de los árboles. La DGAlum parece entender que los árboles son obstáculos en vez de considerarlos como parte de la fisonomía barrial a respetar. Como alternativa viable, se podría disminuir la altura de las luminarias ya colocadas, y/o instalar nuevas lingas desde la columna para suspender LEDs en medio de la calzada por debajo de las copas del arbolado. Esta opción aportaría “el cambio sustancial” para resolver el problema de la inadecuada instalación nueva.

Por supuesto, siempre existen esos reclamos vecinales que el GCABA intenta solucionar con la magia “del despeje de luminarias“. Solución poco feliz, porque además de comenzar CON MUTILACIONES RECURRENTES DEL ARBOLADO, la nueva luminaria LED no es reemplazo directo de las de vapor de sodio anteriores, además de la inapropiada ubicación física, por lo cual jamás cumplirá con los niveles exigidos por el pliego 652/2015.

Es cierto que los LEDs consumen menos energía, pero para lograr los niveles de iluminación exigidos por el pliego se necesitan más LEDs y de mayor potencia y ubicados en mitad de calzada para lograr la iluminación HOMOGENEA. Por ende, no es eficiente desde el punto de vista económico y tampoco si se tiene en cuenta que el ojo humano tiene mejor sensibilidad con iluminación ámbar y amarilla.

La tecnología LED en iluminación pública aún no está madura, por lo cual su corta historia no permite concluir que los LEDs producen un cambio sustancial en cuanto al ahorro energético vs. la amortización de instalación. No debemos olvidar que, en estas obras, se empieza a ahorrar luego de que la obra quedó amortizada. Habría que considerar la gran inversión por instalación de nuevas columnas, nuevos cableados, levantar y cerrar veredas por canalizaciones, por cambios en la central maestra que controla el encendido y monitoreo de cada luminaria LED y finalmente la compra de los artefactos LED propiamente dichos antes de comenzar a calcular cuánto dinero ahorramos. También deberíamos tener en cuenta que cada poda puntual nos cuesta 5500 pesos (según pliego de licitación 5587/2019). Este es un gasto que se reitera año a año.

Finalmente en 2019, recibimos respuesta al expediente (21543/17) en la defensoría, el defensor emite las resoluciones 175/19, 0077/18 y 0491/18 en las que dicta recomendaciones y exhortaciones a funcionarios de la DGAlum, del Ente Regulador, de la Auditoría General de la CABA, del entonces Ministerio de Ambiente y Espacio Público, de la Comisión de Obras y Servicios Públicos de la Legislatura de la CABA y al presidente de la Junta comunal 7. Al día de la fecha (mayo 2021), nada se cumplió. Ni lo sugerido por el ENTE de la CABA, ni lo resuelto por la Defensoría. 

Todo está como era entonces. Perdón, sí, los árboles están mutilados por las podas por “despeje de luminarias”, mal ubicadas además de ser insuficientes. 

TODOS hicimos nuestro trabajo, los vecinos el reclamo, los órganos de control las comprobaciones, la Defensoría las resoluciones; menos la DGAlum que BRILLA por su ausencia en cuanto a las obligadas soluciones por la inadecuada iluminación.

*Carlos Paz es ingeniero e integrante de Basta de Mutilar Nuestros Árboles.

Compartí

Comentarios